Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Comiéndole bien el orto

Para todos aquellos que nunca leyeron mis anteriores relatos les recuerdo que me llamo Javier y mi chica se llama Andrea, obviamente estos no son nuestros verdaderos nombres ya que yo estoy casado y Andrea está en pleno divorcio…

La historia que comenzare a relatarles ocurrió hace un mes aproximadamente, era una calurosa mañana de primavera, con Andrea hacia un par de días que no teníamos sexo y se nos había dificultado un poco poder vernos, lo cual nos generaba un estado casi de desesperación, ya que cada vez nos cuesta más poder estar el uno sin el otro, es más, hace unos días cumplimos un año de estar juntos pero la noche del aniversario será tema de un próximo relato…

Volvamos a la historia que hoy nos ocupa, como les conté era una calurosa mañana de primavera, telefónicamente con Andrea habíamos acordado encontrarnos a media mañana en nuestro lugar especial, en la ciudad donde vivimos hay un hermoso parque publico donde hay bellos lugares para pasar un buen rato, si es de noche tienes que caminar con cuidado para no pisar a las parejas que pueden estar fifando, de día la situación cambia ya que es muy concurrido por aquellos que aman la vida sana y hacen deportes pero igual podes estar con tu chica transando, pero culiar se complica un poco, para aquellos que no viven en mi ciudad, provincia o país les diré que este parque que hago mención se asemeja bastante al Central Park de Nueva York…

Pero retornemos a la historia, tras el acuerdo telefónico, yo recibo un llamado de mi cónyuge, la que me refiere que saldrá antes del trabajo sin decirme a que hora saldría exactamente, obviamente no podría ausentarme de casa para encontrarme con Andrea, lo que ocurriría minutos más tarde nunca pensé que podría llegar a suceder, bueno reconozco que varias veces estuvo entre mis fantasías pero nunca imagine que se podría hacer realidad…

Tras haber terminado de hablar con la madre de mi hijo, volví a llamar a Andrea para explicarle que se me complicaba un poco salir de mi casa pero en vez de decirle que dejáramos el encuentro para otro día le propuse que ella viniera a mi casa, con el peligro que eso implica, ya que yo no estaba solo en la casa, en sus cuartos dormían mi hijo y los hijos de mi mujer, pero las ganas de ver a Andrea pudieron más y al parecer las ganas de verme de ella también porque si bien dudo un instante respondió que sí iría…

Habrían transcurrido unos diez minutos y mi celular sonó nuevamente, era Andrea que estaba en la esquina de mi casa y quería saber bien el numero del departamento, pasaron unos dos minutos más y Andrea golpeaba la puerta, mejor dicho se paraba en la puerta del departamento ya que yo había abierto la puerta para que no golpeara y evitar así que los boys se despertaran…

Cuando Andrea ingreso a la casa nos dimos un tímido piquito aunque creo que nuestros corazones estaban a mil, si bien estábamos algo nerviosos creo que la idea de ser descubiertos nos excitaba bastante más a los dos…

Andrea estaba hermosa como siempre, vestia una remerita de esas que dejan ver el pupo, un pantalón rojo que le calza alucinante y hace que su hermoso culo le quede más paradito pero lo que le pondría la frutilla a la torta estaba a punto de descubrirlo, por mi parte yo tenia puesta una remera de Los Piojos, banda de Rock Argento de la cual soy fanático y un pantalón pescador, obviamente sin ropa interior, como ya les conté en los anteriores relatos, no suelo usar dichas prendas…

Al ingresar Andrea cerré con llaves la puerta de calle, pero la ventana del frente quedo abierta, lo que hizo pensar a Andrea que alguien podría asomarse por la misma pero yo le dije que la cortina evitaría que algún curioso lo intentara, además no tengo mucha relación con los vecinos como para que alguno tenga tanta confianza y levante la cortina para ver si hay alguien en la casa…

Andrea se sentó en uno de los sillones del living, que casualmente había sido movido y estaba detrás de la silla que yo estaba ocupando ya que para disimular, había prendido mi computadora, había puesto un DVD de la Bersuit, otra banda de Rock Argento, y si alguien llegaba a descubrir la presencia de Andrea diría que había venido a buscar un disco, lo cual en parte era cierto, ya que Andrea me había pedido que le grabara unos discos para la madre y una de sus hermanas…

Yo deje sentada sola en el living a Andrea unos segundos, para ver si alguien en la casa se había despertado, por suerte esto no había ocurrido, así que regrese con Andrea y cerré la puerta que comunica el living con la cocina para poder así estar más tranquilos…

Tras cerrar la puerta Andrea se levanto rápidamente del sillón para ir a mi encuentro, cuando quedamos frente a frente nos fundimos en un hermoso beso francés y nuestras manos comenzaron a recorrer nuestros excitados cuerpos…

Parados en el medio del living mi cuerpo y el de Andrea se fundieron en uno solo, nuestras lenguas comenzaron a explorar todo, nuestras manos fueron ganando terreno primero, debajo de nuestras respectivas remeras para luego buscar refugio dentro de nuestros molestos pantalones…

Andrea desprendió mi pantalón y sus manos comenzaron a acariciar mi miembro levemente erecto, sus delicadas manos recorrían todo mi pene que crecía de tamaño al ser estimulado tan delicadamente…

Yo por mi parte también comencé a acariciar con mis manos a Andrea pero mi sorpresa fue mayor ya que al desabrocharle los botones del pantalón descubrí una hermosa tanga roja, de esas que llaman hilo dental, esta tiene el detalle de una mariposa de metal que une los tres hilos, y que a mi particularmente me alucina como le queda, bueno de más está decir que yo fui quien le regalo dicha tanguita…

Al comenzar a darle placer con mis manos note que la tanguita de Andrea estaba levemente húmeda, lo que me daba la pauta que a mi chica la situación la excitaba tanto como a mí, sin dejar de mandarnos mano y de besarnos arrastre a Andrea contra la pared y comencé a desprenderle del todo el pantalón, Andrea por su parte había sacado todo mi pene fuera de mi pantalón y había comenzado a pajearme…

Yo con una de mis manos acariciaba su depilada y chorrearte chuchita mientras que con la otra mano estimulaba su ano que estaba mas apetecible que nunca Andrea noto que mi pija estaba en su punto máximo y mientras arrastraba mi pene hacia su chorreante concha con una mano, con la otra se corría la tanga hacia un costado para posibilitar la penetración…

Yo de mi parte si bien acompañe sus movimientos jamás saque el dedo que había introducido en su ano para estimularlo es más creo que lo metí más adentro pero Andrea estaba tan caliente que no le importaba mucho ese pequeño detalle, sus líquidos vaginales le habían dado una excelente lubricación y mi pija estaba tan dura casi a punto de estallar que no tuvo mayor dificultad para penetrarla, una vez adentro comencé el mete y saca movimiento que acompañaba con mi dedo en su culo…

Luego de un rato de estar meta y saque Andrea tuvo su primer orgasmo, al cual le siguieron otros, yo estaba a punto de irme junto con Andrea pero me contuve saque mi dedo del ano y le di vuelta a Andrea que apoyo sus manos contra la pared, sin decirle nada le corrí un poco más la tanguita y aprovechando el flujo de Andrea y con un poco de saliva lubrique su ano para así poder penetrarlo…

Andrea que disfruta tanto como yo cuando le como el orto dejo solo una mano apoyada en la pared y con la otra me ayudo a acomodar bien mi pene en la puerta de su culo para poder así ser bien penetrada…

Primero entro mi capullo, Andrea siempre me pide que la penetre despacio hasta que su culo se adapte a mi pija, una vez que entro la cabeza comencé a penetrarla despacio hasta que mi huevos chocaron con sus nalgas lo que daba la pauta que le había perdido toda mi pija en su hermoso orto…

Con la pija bien adentro del orto comencé nuevamente con el mete y saca primero lentamente pero luego más y más rápido, Andrea por su parte se inclinaba apoyándose en la pared lo que hacia que su orto quedara más parado aun y yo podía penetrarlo mejor, yo le había agarrado de la cintura y de esta forma hacia que Andrea acompañara mis movimientos, cuando comencé a sentir que Andrea tenia un nuevo orgasmo mi pija comenzó a largar chorros de leche que poco a poco fueron llenando el hermoso orto de Andrea…

Luego de tan excitante experiencia nos quedamos un rato en silencio, nos acomodamos las ropas y nos dimos un beso sin decirnos nada pero ambos sabíamos que nuestro amor ya no tendría límites…

Espero les haya gustado y si quieren hacernos llegar su comentarios lo pueden hacer a tumejor_69@hotmail.com

Bye, bye…

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*