Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Chiquito pero picoso

Hola, me llamo Ricardo y esta historia es real, ya verán porque…

Esto paso hace como 3 meses, actualmente tengo 19 años, mido 1.70, soy moreno, ojos oscuros, delgado… y con un “pequeño” problema.

Desde que era niño note que mi pene era pequeño, ya que siempre me gusto leer libros de sexualidad, y veía que el tamaño promedio era aun más de lo que yo tenía. Poco a poco me fui creando cierta inseguridad, y me forje la idea de que debía ser bueno en otras cosas y no tanto en el sexo. Pero bueno, la verdadera historia comienza así:

Hace como 4 años un tío mió, hermano de mi papá, vino a vivir a unas cuadras de mi casa, y a los pocos meses se caso. Como estamos muy cerca, mi familia se hizo buenos amigos de su esposa llamada Abigail, desde que la vi, pensé que era muy guapa, mide como 1.65, es de tez un poco blanca, de buen cuerpo, sus senos no son tan grandes ni tan pequeños, y sus nalgas eran medianas pero bien paraditas. Hoy tienen una hija de tres añitos.

Por mi defecto genital (por así decirle), me refugie en la masturbación, empecé a hacerlo a los 15 o 16 y hasta hace 3 meses aun lo hacia, pero un día…

Mi tío me hablo por teléfono para decirme que si podía ir a revisar su computadora, por un programa que yo había instalado pero se trababa, y accedí, iría al día siguiente llegando de la escuela, o sea, a las 2 PM.

Y a esa hora fui a ver la compu, al llegar Abigail me recibió como de costumbre,  diciéndome del problema, me dirigí a la maquina y la revise, y volví a instalar el programa, esta vez ya no se trababa, al terminar, ella me ofreció un vaso de refresco y mientras lo bebía alguien le hablo por teléfono, ella me dijo que tenia que ir a dejar no se que papeles a una vecina, pero su hija estaba durmiendo y yo me quede a cuidarla.

La compu esta en el cuarto de mi tío, al lado del ropero, me senté para revisar otra vez y al voltear pude ver unas prendas de encaje, mi curiosidad no lo soporto y las tome, eran unos calzones rojos de encaje bástate sexis, y me imagine a Abigail con ellos puestos, mi pequeño amigo también reacciono.

Abrí la puerta para ver si tenía alguna otra prenda, y encontré diversas tangas diminutas, y varios sostenes también de encaje. Mi pene se estaba erectando y como llevaba un pans se notaba mi excitación, de repente escuche muy cerca:

-¿te gustan?- era Abigail que ya había regresado. Me asuste al verla, y creí que me echaría a patadas por revisar sus cosas, pero a contrario de eso me dijo…

-tranquilo, no pasa nada- y señalando mi bulto dijo –veo que tienes gran imaginación, no?- me puse todo rojo, sin saber que decir, le pedí perdón mientras caminaba a la puerta de cuarto, ella me detuvo y dijo

-espera, si te gustaron deberías verme con algo de eso puesto, te lo mereces por arreglar la computadora- además de nervioso y asustado seguí excitado y no podía creer lo que decía.

Ella dio un paso hacia mi, y sin previo aviso, me beso, yo me deje, y lo disfrute, me sentó en la cama, y quedando ella de pie, empezó a desabotonarse la blusa, sus pechos se veían hermosos(de hecho es la parte de la mujer que mas me gusta), traía un brasier blanco, y repitió la primer pregunta – ¿te gustan?- yo respiraba rápido, y solo asentí con la cabeza, se inclino hacia mi y me volvió a besar,

Hubo un momento en que creí estar soñando, pero aun así lo estaba disfrutando. Mientras nos besamos ella empezó a alzarme la playera hasta quitármela, y a unos centímetros de mi cara se empezó a quitar el brasier, sus hermosas tetas parecían suaves y deliciosas, sus pezones son color cafecito, me tomo las manos y las puso sobre sus monumentos, y si, eran muy suaves, mi pene estaba al máximo, mientras yo apretaba aquello.

Me dijo que me pusiera de pie y así lo hice, solté sus senos para abrazarla y besarnos nuevamente, mientras ella con sus hábiles manos se desabrochaba el pantalón, solo escuche cuando este cayo a suelo, mire de reojo hacia abajo y vi que tenia puesto un calzoncito rosa muy impactante, se safo el pantalón y se inclino para quitarme el pans, al quedar en bóxer le dije sin hablar bien…

-es que…yo…mi pene es…-ella me bajo el pans y dijo –shhhh, el tamaño no importa, además, ya eras que así es mejor para otras cosas-

Yo ya estaba completamente desnudo y Abigail estaba frente a mí, me sobo mis huevos, y de un movimiento metió mi pene en su boca (por lo mismo, le cupo todo sin problema), lo chupo y lo saco enseguida, se levanto y a mí me sentó en la cama, y antes de continuar me pregunto:

-eres virgen ¿verdad?- solo moví la cabeza asintiendo, ella sonrió y dijo –que bien, yo te voy a iniciarte.

Se dio media vuelta, quedando de espaldas y se quita el calzón inclinándose, mostrando sus nalgas perfectas, ya alcance a ver su ano y unos cuantos pelos, se volteo y jamás olvidare su panocha, sus pelos eran cortos como si los recortara, me dio su calzón y dijo que lo mirara, lo tome y note que esta mojado, dijo:

-ya ves lo que me provocaste, tú hiciste que lo empapara.-

Ella camino hacia mí y nos recostamos en la cama besándonos, ella tocándome mi amiguito, y yo agarrándole las nalgas buscando tocar por primera vez una panocha. Y por fin dijo, -ya es hora- se levanto y fue al tocador, saco un condón, y enseguida se acerco y me dijo que ella me lo ponía, sus suaves tocaron mi pene y puso el gorro, dijo

-para quitarte la virginidad debes cogerme por la pagina-, se coloco sobre mi tomo mi pene y se lo metió por su dulce puchita, mi corazón estaba latiendo muy fuerte y rápido, ella empezó a moverse y a cada movimiento lanzaba un pequeño gemido, que me prendía aun mas, tras varios movimientos mas, me dijo que ahora yo estaría arriba, de a misionero la penetre ella gemía cada vez mas fuerte, y de repente su cuerpo se estremeció, hizo un gesto de placer, eso lo hizo dos veces, pasaron como 10 minutos desde que empezamos cuando sentí la venida, saque mi pene victorioso, y me dijo:

-aun no termina, quítate el condón y prepárate, ahorita vengo- me lo quite, y ella salio del cuarto desnuda, hermosa, ella regreso con un frasco, lo dejo a un lado, se recostó conmigo, y nos besamos nuevamente, yo trataba de ocultar mi pene flácido, ya que si erecto es pequeño, ya se imaginaran normal, pero aun así ella acaricio mis huevos y yo sus pezones y sus nalgas, pasaron varios minutos para que mi pene volviera a erectarse, ella al notarlo dijo:

-por mi conchita fue solo tu desquinte, te dije que tenerlo pequeño sirve mejor para otras cosas- tomo el frasco y me lo dio, ella se colocaba en mi posición favorita: de perrito, y me dijo que untara algo de la crema en su culito, así lo hice, y ella ya comenzaba a gemir, se dio la vuelta y me dijo –te lo voy a chupar para entre mejor- le dio dos lamidas, y volvió a ponerse de a cañón, y me dijo –ya, ya métemela, despacito-

Apenas puse mi cabecita por afuera, y ella gemía y gemía, y poco a poco fui metiéndola, ella decía, sigue, sigue, con una voz mas de dolor que de placer, estaba sumamente apretado, a mi me gusta la sensación, cuando se la metí toda, empecé el mete saca, ella volteaba a verme y hacia gestos de dolor pero decía –así, así continua – y como con la pagina note que tuvo un orgasmo, esta dure un poco menos ya que estaba mucho mas excitado y eyacule en su culo.

Cuando se lo saque, ella se tiro en la cama, estaba agotada y complacida, al igual que yo, mientras descansábamos yo le acariciaba sus pezones y después me dijo que le prometiera que jamás se lo iba a decir a alguien, le dije que si, y comenzamos a vestirnos. Así fue mi primera vez.

Al ir saliendo de su casa, ella me dijo, -bien hecho- mi autoestima subió mucho, y he cogido con otras chavas tres veces mas, cogiéndolas por el culo, que por donde mi pequeño pene hace maravillas.

Si tiene algún comentario o proposición, escríbanme a   kicaro_magia@hotmail.com

FIN

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


3 comentarios en “Chiquito pero picoso

  1. guau, de veras es real, TODOS los hombres ke esciben sus relatos, siempre dicen tener una vergototota y no se ke tanto, pero tu a pesar de ke talvez se reirian de ti pusiste ke lo tienes chikito. yo soy de las ke piensan ke el tamaño no importa. saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*