Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Aprendiendo de los maestros / Parte 2

– ¿También te la follas?.- Pregunté admirado.
– Joder, pues claro.- Dijo él con naturalidad. – Con la mierda de tetas
que tenía antes… No se como iba a hacerme las pajas cubanas que me
hago ahora con ella.-
– ¿Y desde cuando?.-
– Desde que a la señorita le empezaron a entrar aires de grandeza.
Que si un atico en Madrid, que si un coche nuevo cada dos años… Esas
cosas me cuestan dinero, y ella tiene que comprender que esos lujos no son
gratis. Yo me parto la espalda para que ella tenga sus caprichitos, asi que
bien puede dejar que papi se lo pase bien con ella un poco de vez en cuando.
Yo soy arquitecto, ella es guapa. Así que llegamos a un acuerdo mutuamente
beneficioso.-
– ¿Y crees que…?.-
– ¿ Que si dejará que te la tires?. Vamos hombre, claro que
si. ¡ Faltaria mas!. Si eres su hermano. Estariamos buenos. Seguro que
deja que cualquier mierda se la tire, y te va a decir a ti que no. Venga, vamos.-
– ¿Ahora?.-
– ¿ Que pasa, no te apetece? ¿Te has quedado seco?.-
– Claro que me apetece.-
– Pues venga.-
Y así sin mas, salimos los dos al patio. Allí estaba ella, tomando
el sol en top less de nuevo, con aquellos melones descomunales tostandose al
sol. Mi padre se acercó a ella conmigo a su lado.
– Oye Susan. ¿Tienes un segundo?. A tu hermanito le apetece hecharte
un polvo. –
Ella nos miró con cara de fastidio, y suspirando, se incorporó un
poco para sacarse el tanga.
– Joder, que pesaditos estais hoy los dos. Bueno, venga, pero aqui mismo,
que no me apetece andar entrando y saliendo de casa cada dos segundos.-

– ¿Quieres que vaya por un condón cielo?.- Preguntó mi
padre previsor.
– No hace falta, estoy con la pildora, y este membrillo no tiene pinta de
follar mucho.- Dijo tumbandose otra vez con las piernas bien extendidas a los
lados, y con aquel coño rubio y coloradito bien abierto. Yo no sabia
que hacer, aunque ya tenia la poya bien tiesa. Así que mi padre tomó la
iniciativa, dandome una palmada en la espalda.
– ¡Venga hombre!. ¡ Follatela con ganas!. ¿ No me diras
ahora que te da corte?.-
Y ni me lo pensé, solo me cogí la poya con la mano, y empecé a
intentar metersela con torpeza, a lo que ella, con otro mohín de fastidio,
repuso congiéndomela y metiéndosela ella misma.
Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm. Fué genial. Su coño me estrujaba la
poya, era cálido y pegajoso, pero muy suave y acogedor. Me sentía
tan bien con la poya dentro de mi hermana que ni siquiera me movía,
así que mi padre me dió una colleja en la nuca.
– ¡Venga chaval, que tu hermana se aburre!.-
Así que empecé a bombear, metiendo y sacando, al principio con
torpeza, pero improvisando rapidamente un movimiento automatico muy satisfactorio.
Mi hermana seguía inmovil, con los ojos cerrados, y tan tranquila, pero
a mi me daba lo mismo. Seguí empujando, cada vez mas freneticamente,
hasta que sentí como el semen fluia de mi poya dentro de ella. Me estaba
corriendo como un loco. Me sentí emocionado y agradecido. ¡Por
fin habia perdido la virginidad!. ¡Y encima con una tia con cuerpo de
supermodelo como mi hermana!. Habia merecido la pena esperar por follarme a
aquella diosa a pelo, antes que malgastarme con cualquier gorda repulsiva,
que encima me obligaria a ponerme goma. Que feliz fuí. Y no habia acabado
de culear, cuando mi padre con voz de salido, ya me estaba apartando.
– Anda chaval, me habeis puesto cachondo, dejame el sitio.-
– Jo papi, ¿tu también?. ¿Qué os habeis tomado
hoy?. Con todo este trabajo ya me podrias pagar tu la entrada del fiat.-
– Lo que quieras cielo, lo que tu quieras, pero dejame que te la meta.-
Y sin mas preambulos, igual que yo, cogió su enorme poya palpitante,
y se hundió en el coño de su hijita. Ahora ella si que gimió como
una loca, y empezó a moverse y a murmurar, aparentemente muy excitada.
No se si es que se lo estaba pasando bien, o que le gustaba fingir para mi
padre y caerle en gracia, pero lo cierto es que se removia como si la estuviese
matando. Eso se notaba que le excitaba mucho, así que le daba unas culadas
tremendas, haciendo temblar incluso la tumbona donde estaban jodiendo. Crujia
sin parar. Por no decir mi hermana, a la que agitaba como una hoja con cada
embestida. Encima no dejaba de mugir como un toro. Lo cierto es que me excitaba
muchisimo, y hasta me hice una pajita mirandolos. Al final, entre estertores,
acabó corriendose, empujando tanto contra mi hermana, que parecia que
queria meterse dentro de ella. El si que se quedó tranquilo un buen
rato encima de ella, y al levantarse le dió un cariñoso besito
en la cabeza.
– Gracias mi vida. Ha sido genial. Como siempre.-
Ella sonreia orgullosa y coqueta.
– ¿Tanto como para la entrada del fiat?.-
El se rió condescendiente.
– Ya conoces nuestro trato, tu preocupate de estar guapa y bien abierta de
piernas para papi, y deja que papi pague las facturas.-
– ¡Gracias papi!.- Gritó ella saltando de la tumbona y abrazandose
a él, cubriendolo de besos.
– Venga, venga, vale ya preciosa, que todavia vamos a tener que joder otra
vez.-
– ¿Y eso no te gustaría?.- Dijo ella poniendo carita de niña
buena para su papi.
– Venga cariño, ya me he corrido dos veces.-
– Ohhhhh.- Dijo ella, y enseguida se puso a cuatro patas apoyada en la tumbona,
meneando aquel culo enorme y precioso. Desde luego que sabia como ganarse un
coche nuevo. Yo le hubiese comprado hasta un mercedes.
– Bueno cielo, esto nunca lo habiamos probado. ¿De verdad quieres que
te de por el culo?.- Preguntó mi padre babeando.
– Jejeje. Por mi papi lo que quieras. Ya que tu no me desvirgaste por delante,
puedes hacerlo por detras.-
Joder. Mi padre se puso como una bestia, y antes de lo que se tarda en contarlo
ya tenia la polla tiesa como una barra de acero. Empezó a hurgar en
el culo de mi hermana con los pulgares, mientras ella gemia como una gata susy.
No se tomó mucho trabajo, por que estaba muy caliente, y de golpe, sin
pensarlo, se la metió de un golpe.
– ¡Ahhhyyyy!.- Gritó ella sorprendida por el dolor.
– ¿Te he hecho daño cariño?.- Preguntó mi padre
asustado, pero sin dejar de encularla.
– No pasa, mmmmm, nada, mmmm, puedo aguantarlo papi, en serio. Tu disfruta
y correte a gusto.-
– Gracias cariño, dijo él besándole la nuca.-
Le sujetaba la cintura con firmeza, y su poya entraba y salia de aquel minusculo
agujerito. El no podia verlo, pero mi hermana apretaba los labios con fuerza,
igual que los ojos. Estaba claro que aquella cosa tan grande en un agujerito
tan minusculo tenia que dolerle. Pero era una chica codiciosa. Quería
su coche. Seguia bombeandole dentro, y tardó bastante, lo que era logico
a pesar de su excitación, por que se habia corrido ya dos veces.
– Siento tardar tanto mi vida, ¿Te hago mucho daño?.-
– Un poco papi, pero tu disfruta, puedo aguantarlo.-
Y volvió a besarle la nuca. Entonces empezó a gemir, y a sufrir
espasmos muy fuertes. Yo creí que se moría, pero empezó a
gritar.
– ¡Joder, si, si,si!.- Gritaba él. Y luego a bufar y resoplar,
para acabar gritando.- ¡Me corooooooooooooooooooooooooo.!.- Aquello si
que era entusiasmo.Y se cayó de lado junto a la tumbona. Susan sudaba
mucho y se sujetaba a la tumbona. Después de que papa le hubiese follado
el culo con aquella cosa, no le quedarian muchas ganas de sentarse.
– Venga chaval, rompele el culo tu también.- Me animó mi padre
irguiendose un poco.
– No, no, me duele mucho. Una vez ya ha estado bien.- Dijo mi hermana con
cara de susto volviendo la cara.
– Venga tonta, no ves que la tiene muy pequeñita. Te vendrá bien.
Ni lo notarás.-
– Jo papi, me ha dolido mucho. No quiero que el me haga daño también.-
– Venga nena, hazlo por papi. Es una poyita muy pequeña. Además
si le dejás ya tienes el Fiat.-
– ¡Entonces vale!.- Dijo ella con el rostro iluminado. Menuda puta.
Yo no sabia que iba a hacer, asi que me quede un poco atontado. Entonces ella
me miró con lascivia y empezó a mover el culo.
– Venga nene, no me digas que no te apetece. Va a salir el expreso al paraiso. ¿ No
quieres montarme?. ¿ Ahora te va a dar verguenza?.-
Bufffff. Que cachondo me puso. Y yo ya me habia corrido tres veces, pero aquello
era demasiado.Me acerqué, y con cuidado le fuí metiendo el capullo
en el ojete. En cuanto estuvo encarrilado, empecé a empujar con cuidado.
Ella gemia, pero mucho menos que con papa. El culito ya se le habia dilatado
mucho. No me costó demasiado empujar dentro, pero sus enormes cachetes
me apretaron la poya una vez bien dentro. Empecé a bombear.
Me costaba, me estrujaba la poya, pero era fantastico. Además, apretando
sus cachetes hasta exprimirlos, podia apretarme mas la tranca. Era genial.
El mismo dia mi madre me habia hecho una paja y ya me habia follado a mi hermana
por dos agujeros. Era feliz. Quien me lo iba a decir a mi al despertarme. Aquel
agujerito era una delicia. Empujar era más incomodo, pero la penetración
en sí, mucho más deliciosa. Estaba enculandome a mi hermanita,
que encima era una putita que follaba con nosotros dos por dinero. Bueno, por
mucho dinero, pero por dinero al fin y al cabo.
Cuando estaba a punto de correrme, la poya se me puso tan dura que me dolia,
creia que no podria correrme y que explotaria, pero enseguida empezó a
fluir mi leche, y yo tb empecé a gemir como un burro, mas que nada por
copiar a papa. Me corrí bien dentro de ella, y me dejé caer encima
suyo, abrazandola y relajandome como papa no me habi dejado antes. Allí estabamos
los tres, sucios y satisfechos, después de corrernos como locos. Y todo
gracias a mi hermana. Je. La pasta que mi padre le daba valia aquello y mucho
mas.
Entonces llegó mama con el delantal sucio.
– Bueno, bueno, menuda tarde. Por lo menos os lo habreis pasado bien. Venga
tontitos, a cenar.-
Eso si, mi hermana tuvo que cenar de pie, pero no estuvo tan mal, por que
yo no tenia hambre y lo único que me comí fué su coño
que chorreaba esperma. Papá y mamá se rieron toda la cena con
mi ocurrencia, mientras Susan escupía la mitad de lo que comia a causa
de sus orgasmos.

( Basado en una escena comica).

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*