Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi mujer esclava / Capí­tulo 2

Al final no la deje ver el vídeo. “Cuando lleguemos a casa ya lo veras. ” Vale lo que tu mandes” dijo entre risa y mucho morbo y ganas de seguir con el juego.
Nos fuimos a las calas (suelen ser calas de nudistas)  por supuesto ella bajaba, desde el coche hasta la cala, totalmente desnuda y cargada con todos los bártulos. Yo iba detrás observando su cuerpo cubierto por la transpiración, brillando bajo el sol. Andaba dificultosamente, impedida por las toallas, bolsas, y sombrilla. Yo no podía quitar los ojos de su  culo, viendo como se bamboleaba al compás de sus pasos, recordando la polla de aquel chaval  entre esas carnosas pero firmes, adorables, imponentes nalgas. Solo apartaba la mirada, cuando en un vaivén especialmente brusco, una de las tetas asomaba ligeramente por el costado del tórax. La gente por supuesto se quedaba mirándola. Una vez instalados la recordaba la obligación de mantener las piernas separadas y claro yo elegía los emplazamientos y siempre coincidían con grupos de parejas o incluso  solo tíos, que sin cortarse un pelo se fijaban bien en ella y en su brillante sexo entre abierto. Me causo mucho morbo el ver como un niño o no tan niño (+ – 12 años) se masturbaba desde el agua con tan maravilloso paisaje. Algunas tías también miraban. Iban desnudas algunas pero claro ninguna exponía su sexo como lo hacia ella y la verdad ninguna tenia el cuerpo que tiene ella.
Quería volver a probarla y en una de esas preciosas calas la ordene que bajara y se  instalara sola.
Fue cuestión de minutos para que se le pegaran varios mirones eso si ella hacia ya afán de mucha experiencia y los calentaba de mala manera, agachándose mostrando bien su culo, untándose la crema bronceadora, pero no paso de eso. Hasta que se le sentó al lado un rubiales con un rabo  que asusta y la pregunto que si necesitaba ayuda para aplicarse la crema, o eso intuí, yo desde la distancia, ella me miro y yo la hice un gesto frunciendo las cejas y bajando como afirmando que siguiera con el juego. El rubio lleno su mano de la crema y empezó por la espalda, el cuello, tocando lateralmente los pechos con sus pezones erectos. No se hablaban ni se miraban, ella solo se dejaba tal y como la ordene que hiciera.
No quedaba casi nadie en la cala y los que quedaban eran parejas y  muy distanciadas.
Bajó con las manos a las piernas, subiendo haciendo un masaje, de las rodillas pasando por el interior de los muslos hasta rozarle o mas bien tocarle los labios vaginales y separárselos. Mi mujer que no sabia como parar una cosa que ella misma habia provocado, se quedaba inmóvil. El tras tanta pasividad y con la picha  descomunal totalmente erecta.
La hizo un gesto de que se diera la vuelta para untarla por delante, empezó por los pechos bajo al vientre, y separándola algo mas las piernas se sitúo entre las mismas y empezó a masajearle descaradamente su coño rapado. Ella no hizo mas que cerrar los ojos, quizás esperando que esto ya acababa pero que ilusa, el se tumbo encima y sin mas tocamiento busco el orificio vaginal con su gigante glande y se la fue  hincando despacito empezando a moverse como un auténtico animal. Ella empezó a moverse siguiendo con los ojos cerrados y todo acabó con una corrida en sus tetas y cara.
Humillada abrió los ojos y este  intentó darle un morreo pero  ella directamente rechazandole con un empujón y yéndose al agua para lavarse. El sin mas se fue con su polla aun inflada.
Fui a por ella , estaba aturdida sin entender lo que habia ocurrido, se quedo aun mas sorprendida cuando la felicite diciendo que habia hecho lo que esperaba de ella. Me abrazo y soltó unas lagrimas diciendo: “TE QUIERO  Y ME ESTAN ENCANTANDO ESTAS VACACIONES, pero quiero que tu también disfrutes…”
” Yo disfruto así, venga vete a por tus cosa que nos vamos al hotel”
CONTINUARA ¿? ¿?

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*