Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Durmiendo a mi suegra y a mi cuñada / Parte 1

Yo sabía que mi novia estaría todo el día fuera, ya que tenía que hacer clases en la facultad. Sin embargo, haciéndome el tonto, fui a su casa.

Serían las 10 de la mañana, con lo que su padre no estaría en casa hasta la noche. Cuando me presenté, me abrió la puerta mi cuñada (que tiene mi edad). Ella me comentó que mi novia no vendría a comer pero que, si quería, podía pasar y almorzar.

Mi cuñada es una chica bajita 1.60m, delgada y con unas tetas 90 y muy tiesas. Además, es tremendamente guapa y tiene el pelo castaño oscuro, lacio y de media melena.

Al entrar, observé que había dos tazas de café preparadas y, entonces, presté atención y me di cuenta de que mi suegra estaba en el lavabo duchándose. Cuando mi cuñada fue a la cocina a por una taza de café más para mí, llevé a cabo mi plan: eché una pastilla en cada taza de café (realmente no esperaba que estuviese mi suegra en casa pues no recordé que hoy hacía fiesta en su trabajo, pero afortunadamente tenía dos pastillas).

Mi suegra llegó al comedor cubierta por un albornoz blanco. Ella es delgada y de unos 1.60m. Tiene una tetas espectaculares y un culo que quita el hipo. Su pelo es corto y castaño y, para su edad (47 años), está bastante bien conservada.

Tras saludarme, llegó mi cuñada con una taza de café para mí y, luego, nos sentamos los tres. No tardaron ni cinco minutos en caer rendidas; mi suegra sobre el sofá y mi cuñada sentada en la mesa.

Sólo con pensar en la situación, se me puso la polla dura como una roca ( aquí hago un inciso, y digo que mi picha no es ni más ni menos larga que la de cualquiera; y que da mucha rabia que haya FANTASMONES diciendo que la tienen así o asá!).

Pese a que mi idea era, en principio, gozar de mi cuñada, cuando me acerqué a mi suegra y la vi en albornoz, he de confesar que me olvidé un momento de ella.

Preparé la cámara de vídeo y, desde un punto fijo, comencé a grabar. Abrí el albornoz de mi suegra y, al verla toda desnuda, caí rendido a su entrepierna y comencé a chuparle el coño. Pese a que las pastillas en cuestión son bastante fuertes, ella respiraba entrecortadamente y gemía de vez en cuando. Mi barbilla estaba, ahora, completamente mojada a causa de sus flujos, que le chorreaban sin parar.

Lamí tres dedos de mi mano y se los metín por su chocho, moviéndolos sin parar. Mientras, le sobaba las tetas con mi boca y, con la otra mano, le acariciaba, como podía, su precioso culo.

Me desnudé. Mi polla estaba totalmente tiesa. La moví hacia adelante, separando bien sus piernas, entonces, arrodilado frente a ella, le metí mi polla (con un condón puesto) hasta donde pude. ¡Tuve que hacer milagros para no correrme!, ya que la persona a la que estaba sometiendo era a mi suegra.

Decidí levantarla y, como pude, la recliné sobre la mesa de forma que su precioso culo quedaba hacia mí. Cogí la vaselina y le hunté su ojete; metiéndole, incluso, un par de dedos. Hunté, también, mi polla. Entonces, se la introduje poco a poco (parece que era virgen por ahí) hasta que, al cabo de unos minutos, se la clave al tope. Comencé a empujar con fuerza mientras notaba mi polla prensada por su culo. Al poco rato, ya no podía más. Con un mivimiento rápido, la giré, la puse de rodillas, abrí su boca, me quité el condón y me corrí en su boca.

¡Joder! Fué muy excitante tener la cabeza de mi suegra sujeta entre mis manos mientras yo me corría en su boca…¡sin que ella se enterase de nada!
Entonces, la recoloqué en el sofá y le limpié el semen de la boca. Para recalentarme, cosa que duro casi nada, cogí la cámara de donde estaba y la grabé mientras la sobaba con mis manos y mi boca…

Ahora, era el turno de mi cuñada…

Continuará…

Para cualquier comentario, enviar mensaje a: motojet75@wanadoo.es

Agradecería mensajes de mujeres que harían que me esmerase. Sobre todo profesoras. Sí, profesoras. Pues ya enviaré otros relatos que me han sucedido.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*