Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Las mujeres también desvirgamos culos

Era una linda noche en la que estaba lloviendo, así que no había mucho que hacer por lo que le comente a mi novio que me gustaría cojer con el haciendo, pero esta vez haciendo uno del otro lo que quisiéramos, ambos accedimos sin saber que era lo que nos esperaba.
Una vez que nos habíamos bañado, teníamos cada uno todo preparado, me dijo que el empezaría primero así que me ato a la cama boca abajo, y quede en forma de X, empezó dándome un delicioso masaje en la espalda, en ocasiones pasaba sus dedos por mi clítoris los cuales me hacían estremecer, a veces se hincaba junto a mi y me jalaba los cabellos para que le cogiese su verga con mi boca, cada vez era mas salvaje conmigo, ya que de repente entro en el tanta excitación que cada vez era mas brutal.
El siempre quiso que hiciéramos sexo anal, pero a mi eso no me convencía mucho, por lo que esa situación de tenerme amarrada boca abajo el muy cabron no la iba a desperdiciar.
Después de que había pasado su verga por todo mi cuerpo se vino descaradamente en mi boca, para después empezar a darme de nalgadas, supongo que me dejo las nalgas rojas porque me ardían un poco, mientras el recuperaba una nueva erección, me dijo al oído “vamos a desvirgar ese culito mi amor” y le dije: “que sabia que eso no me gustaba, por lo que tomo una corbata y me la amarro a la boca de manera que hiciera lo que hiciera solo se oirían mis gemidos.
Yo no quería que me hiciera sexo anal, por lo que empecé a moverme demasiado para desanimarlo, pero al parecer lo éxito mas ya que me puso almohadas debajo del vientre para tener mi culo a su disposición, tomo uno de los penes de silicón que tenemos para jugar, me lo metió por la vagina y lo dejo ahí dentro, mientras uno de sus dedos lo metía suavemente untado de vaselina dentro de mi culo, yo sentía muy extraño cuando me metía el dedo, sentía como que me daban ganas de hacer del baño pero al mismo tiempo sentía cosquillitas por dentro, de manera que sin querer mi ano hacia contracciones que le succionaban su dedo.
Después de que acabo de untar la crema dentro de mi culo, tomo el pené de plástico y empezó a meterlo y sacarlo rápidamente de mi vagina hasta que casi me vengo, pero me estaba castigando, pues cuando vió que me estaba viniendo se detuvo y me dijo “te vendrás cuando yo quiera”, entonces volvió a dejar el juguete en mi vagina y me dijo “ahora si mi amor, flojita y cooperando” yo no sabia si resistirme o disfrutarlo, así que deje que pusiera su verga en la entrada de mi ano y metió y saco la puntita varias veces, eso se sentía divinooooo hasta que me tomo de los cabellos y justo cuando me dio el jalón hacia atrás MADRESSSSS que me deja ir toda su vergota dentro de mi culo, fue tal la contracción que tuve que expulse el pene de juguete que tenia en mi vagina, pero empese a gemir como una perra y mientras me daba unas deliciosas embestidas, con la otra mano me estaba acaricio el clítoris como nunca, hasta que me vine como loca, creo que tuve una eyaculacion femenina pues sentía mi vagina mas mojada que de costumbre, era delicioso escucharlo como gemía, pues con semejante venidon que me había provocado le estaba haciendo unas contracciones deliciosas a su vergota, hasta que sentí como regaba su leche dentro de mi, acompañado de un silencioso aagghhh!!!! y aunque me dolía un poco el culo, la sensación que se siente adentro del ano al tener un pene no la cambio por nada.
El quedo exhausto así que era mi turno, por lo que lo ate de la forma en la que el me había amarrado, su verga la tenia ya toda aguada y morada de la cogida que habíamos dado, así que parársela seria una de mis tareas favoritas.
Empecé a excitarme tanto al verlo amarrado que en lo único que pensaba era en romperle el culo como el lo había hecho conmigo, así que empecé a meterle suavemente el dedo a su ano,pero empeso como que a molestarse pues me dijo: “NO SOY PUTO, no me metas nada” eso me puso a milllll, por lo que así como el me tapo la boca se la tape yo a el, se movía bruscamente, así que tenia que apurarme para que se dejara coger, por eso le metí un dedo y le dije: “si no te estas quieto te voy a meter el pene de silicon” esto lo asusto por lo que se dejo acariciar, meter y sacar el dedito en su ano, entonces continué haciéndolo mientras le masajeaba sus enormes huevos, esto creo que empezó a gustarle pues de vez en cuando dejaba escapar uno que otro gemidito, y como por arte de magia la verga se le empezó a poner dura pero como estaba boca abajo casi no podía pajearsela.
Entonces hice lo que jamás había hecho, unte de vaselina al pene de silicón y poco a poco le fui untando con el dedo vaselina en su ano, hasta que le dije: “ahora si mi amor, me desvirgaste el culo, pues ahora vas tu”… le metí la puntita en su culo y al ver su verga, la tenia parada casi a punto de reventar. Con una mano le tome su verga y la jale hacia atrás para que quedara cerca de mi y con la otra mano MMMMMmmm…. que le dejo ir el pene de silicón en su ano…. gimió como puto el cabron, mientras yo sacaba y metía el pene de silicón y mientras mi otra mano jalaba por atrás de sus huevos su verga, se vino como nunca, pero había derramando mucha leche antes por lo que nada mas vi como su pene goteaba unas cuantas gotas de semen el cual con gusto chupe.
Desde esa vez me gusta meterle el dedo en el ano mientras el se masturba o a veces también nos metemos diferentes cosas hasta que nos venimos y las expulsamos con las contracciones anales.
Felices Pajas…

sinamigos

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Un comentario en “Las mujeres también desvirgamos culos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*