Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi catedrático favorito…

Hola, les cuento que Clarita obviamente es un pseudónimo. Principiaré por comentarles que cuando estudiaba el segundo año de la universidad, yo tenía novio y estaba próxima a casarme, pero eso no impidió que un hombre me atrajera enormemente, era mi catedrático. Él es un catedrático universitario joven, pero yo soy aún mas joven, me lleva 8 años, y cuando recibía clase con él, siempre sentía su mirada, sentía como yo al entrar a la clase, lo desconcentraba y hasta se le olvidaba lo que decía (algo que mis compañeros notaron pronto). Yo por ser mala gente, me salía a cada rato de la clase y volvía a entrar, cada vez que lo hacía, a él se le olvidaba en qué iba y a todos les daba risa, aunque yo sabía que amaba profundamente a mi novio, no me impedía jugar con eso, aunque fuese inocente, me gustaba el juego. Como él es un mujeriego de marca, y le gustaba a muchas de mis compañeras, yo supuse que a él le gustaban TODAS, asi que no le puse importancia e igual me casé con mi “descente” y adorado novio (grave error, pero eso es otra historia). Tres años después, cuando mi matrimonio estaba a punto de romperse, y me separé de mi esposo, recibí otro curso con él (me asigné con él a propósito). Parecía que esos tres años no habían pasado, porque me miraba de la misma forma que antes (aunque yo ya estaba un poquito mas rellenita, gracias a que tuve un bebé). Siempre que entraba a la clase, él me miraba y se ponía nervioso, otra vez mis otros compañeros lo notaron y me hacían bromas al respecto, pero como yo era casada y la mayoría no sabía de mi separación, no se atrevían a hacer mayores comentarios, porque yo siempre he sido muy seria y remilgada. Empecé a coquetearle sutilmente, como sabía que me miraba, me hacía la desentendida y me super arreglaba cuando me tocaba su curso, en fin, quería llegarle al subconsciente. Al tiempo, decidí despues de sus muchas súplicas, salir con el, e inevitablemente, llegamos a hacer el amor, justo tres años y medio después de nuestro primer “click”. El día que quedamos que ibamos a lo que ibamos (yo me hice de rogar demasiado, no confío en él, igual no lo quiero para esposo), él iba muy nervioso en su carro, pasamos comprando unos traguitos algo suaves y yo me relajé un poquito. Fuimos a un hotel y cuando estábamos en el cuarto, no sabía como quitarle los nervios, y no quería comenzar porque iba a pensar que me moría por él (es un arrogante) asi que le pregunté si le dolía la espalda ¿? a lo que contestó obviamente que si, entonces lo puse boca abajo en la cama y me subí, poniendo mis enormes piernas a horcadas sobre él (estoy muy orgullosa de mis larguísimas, bien formadas y ricas piernas), coloqué mi trasero sobre su trasero, y me puse a hacerle un rico masajito relajante, mientras hablábamos de cotidianidades, que si el trabajo, que si la universidad, etc. De repente no aguantó mas el masaje y se volteó, y me agarró y se puso a besarme de una forma riquísima, a lo que yo respondía tocándolo y acariciándole el pene, que ya estaba durísimo. Cuando nos deshicimos de la ropa, él me acostó en la cama, me penetró fuerte, energica y ricamente, ya hasta se me había olvidado lo rico que se siente un hombre sobre mi, porque llevaba como ocho meses separada de mi ex, lo hicimos en varias posiciones, yo me subía sobre él, y me movía como mejor sé hacerlo, él gemía, solo acordarme de esos gemidos me siento húmeda otra vez, lo hicimos dos veces, pero como de 45 minutos cada vez!!! cuando llegaba yo al orgasmo (tuve como cuatro en cada vez), gritaba como desesperada y él se asustaba un poco y me comentaba que gritaba muy fuerte, me caía mal su comentario porque a la mayoría de hombre les gusta que las mujeres giman, griten, lloren, etc. pero como ya estoy acostumbrada a tratarlo mal, y hemos tenido nuestras discusiones, le decía que se dejara de tonterías, que las mujeres también disfrutamos el sexo y que me estaba encantando, que qué creía, que estaba con una muñeca inflable? jejeje, me contestaba que alego demasiado y me penetraba aún más duro, como queriendo callarme de una buena vez, y me dejaba sin habla; nunca me imaginé que lo ibamos a disfrutar tanto, pensé que simplemente nos ibamos a quitar la gana de tanto tiempo, y que era una cosa “de una vez” pero por lo visto seguiremos; una de las cosas que más me excita de nuestra “relación” es que es conocido de mi ex esposo, hasta fueron compañeros de universidad, también el tiempo que nos hemos aguantado, yo por estar casada y él por respetar eso, las muchas veces que lo soñé, aún estando casada, y fueron “wet dreams”, ya lo había hecho con él en mis sueños, pero la realidad sobrepasó por mucho ni el mas rico de mis sueños. Ahora no puedo esperar a que regrese de sus vacaciones en el extranjero para comérmelo y hacerle tantas cosas que por los nervios no me atrevía a hacerle, no me importa si tiene novia o qué, o si conoció a alguien en éste tiempo, él me llama y escribe que quiere seguir con ésto y pues, yo pienso darle gusto al cuerpo, además gracias a él saqué en el curso que él nos daba una de las mejores notas de la clase, jejeje, creo que con gusto le pago el favor!!! siempre los mantendré actualizados… Clarita.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


5 comentarios en “Mi catedrático favorito…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*