Vacaciones lesbicas con mi esposa

mayo 23rd, 2015

Somos un matrimonio español y hace ya como 11 meses para irnos de vacaciones estábamos buscando algún sitio en donde pasar unos días de vacaciones, lo comente con mi esposa y ella me propuso ir a las islas canarias y acepte, ya que es un lugar fabuloso por sus playas, sus hoteles y su clima, así que decidimos irnos, contrate un paquete de 6 días y 5 noches en régimen de todo incluido, llegamos a nuestro destino un lunes por la tarde.

Un hotel fabuloso, con unas instalaciones impresionantes cogimos nuestra habitación y como siempre cuando estamos fuera de casa hicimos el amor de muy variadas maneras para pasárnoslo bien y disfrutar de cada momento de vacaciones, así transcurrieron tres días mi mujer estaba fascinada igual que yo ya que lo estábamos pasando muy bien, esa noche, la tercera, decidimos ir a la sala de baile del hotel para disfrutar de la música, como a las 12 de la noche, vimos a una chica joven muy bonita que parecía extranjera, mi esposa la miraba cada poco y por curiosidad le pregunta que porque la miraba tanto, me quede sorprendido cuando me dijo que le gustaba mucho.

En esto me dijo que me acercase a ella para invitarla a la mesa a hacernos compañía, eso hice, fui hacia ella y le pregunte si estaba sola, a lo que ella me contesto que si, con un acento portugués, la invite a la mesa a que nos acompañara y ella accedió, al llegar le presente a mi mujer y se sentó, le preguntamos que de donde era y nos respondió que brasileña, le preguntamos que hacia tan lejos de su tierra y nos dijo que estaba de viaje con varios familiares, pero que mientras viajaban a la península ella había decidido quedar en la isla, mi mujer le pregunto qué edad tenía y nos dijo que 29, pero no los aparentaba tenía un cutis muy cuidado y una figura muy esbelta.

En un momento comenzó a sonar música disco y salimos los tres a bailar a la pista, vi que mi esposa se le acerca al oído a María la chica que así se llamaba y se reían las dos, luego nos fuimos a tomar unas copas y mientras hablábamos, de repente mi esposa se acerco a María y se empezaron a besar, yo me quede atónico, María sin casi conocerla estaba jugando con la lengua de mis esposa, me quede asombrado y mi esposa me dice, cariño no me creo que no te hallas dado cuenta que María es lesbiana, lo descubrí por la forma de vestirse y como me miraba mis pechos, yo le dije que lo había sospechado, pero tampoco lo tenía muy claro.

De repente mi esposa me dice que le gustaría practicar sexo con ella, me puse súper caliente al escuchar a mi mujer decir eso y pensar en poder verlo, le dije que no estaba acostumbrado a dejar que disfrutara sola, en eso María habla y me dice, nadie te va dejar solo, ya que quiero que disfrutemos los 3 juntos, eso me puso aun mas cachondo, mi esposa me dijo que quería comprar unos juguetes que había visto en una mini tienda sexshop del hotel, para que disfrutáramos al máximo.

Yo mientras subí a la habitación y como a la media hora llegaron las dos juntas, yo me había duchado mientras esperaba en nuestra habitación, mi esposa nos dijo que iba a ducharse y que mientras fuéramos adelantando trabajo con una voz muy picara, ya era bastante tarde las 2 de la mañana, en eso María se acerca a mí, me baja el bóxer coge mi dura polla y empezó comerme la polla, que gusto, movía su lengua de forma magistral, incluso mejor que mi propia esposa, al rato, demasiado excitado ya, le dije que se desnudara traía un vestido algo ligero sin sujetador, se lo quito y pude contemplar sus preciosos y grandes pechos, se quito el minúsculo tanga y vi su vagina súper depilada y sonrosada y empiece a disfrutar de sus pechos y chupar sus duros pezones.

Al poco rato salió mi esposa y se incorporo con nosotros totalmente desnuda con sus hermosos pechos que siempre disfruto y empezó a jugar con mi polla, mientras yo seguía disfrutando de María, en eso mi esposa deja mi polla y dirigiéndose a por la bolsa que había comprado saco un lubricante y algo que no había visto antes, una bolitas de diferentes tamaños que estaban sujetadas por un hilo fuerte y fino, le pregunte que era contestándome, que era algo con lo que María y ella iban a disfrutar, me pidió que me acostara en la cama y ella se subió encima mío y empezó a cabalgarme con mucho ritmo estaba que no aguantaba más de la tremenda excitación.

En eso veo que María se acerca por detrás de ella y empieza a besarle la espalda mientras le acariciaba sus pechos, para luego ir bajando justo hasta su ano, lo comenzó a besar y mi mujer gemía y jadeaba de placer por mi polla dentro de su coño y aquella mamada que le estaba dando María a su culo, en eso coge el lubricante untándolo en el culo de mi esposa y empezó a meterle las bolas que había comprado mi esposa, mi mujer pegaba gritos de dolor y placer cada vez que María le iba metiendo aquellas bolitas en su culo, mientras sentía que mi mujer se retorcía de placer en un largo orgasmo.
Luego veo que María se pone a cuatro patas y me pide que la penetre, no lo pensé ni un segundo y empecé a darle duro mientras mi mujer se ponía por debajo de ella y empezaba a disfrutar de los pechos de María, le di tan fuerte y rápido que no aguante mas y me corrí llenando su coño de mi esperma, nada más terminar María se acostó y mi mujer se arrodillo delante de ella y comenzó a disfrutar del coño de María, hasta que escuche como María se corría en un largo orgasmo, entonces mi esposa me dijo que quería más de mi polla.

Empezó a besar y chupar mi flácida polla y a jugar con mis huevos hasta que se puso de nuevo dura, se puso a cuatro patas y empecé a follarle su húmedo coño, cuando sentí que ella estaba ya muy excitada, llamo a María diciéndole que le sacara lo que le había metido por su culo, mientras yo seguía fallándomela vi como María se acercaba y comenzaba a sacar una a una las bolas, mi mujer pegaba unos grandes gemidos de placer, cuando saco la última bola, que era la más grande, vi que el agujero del culo de mi esposa quedo grande, no lo pensé ni dos veces, saque mi polla y se la metí por su culo, ella nada más que sintió mi polla dentro me pidio que le diera fuerte, que le gustaba mucho sentir mi polla dentro de su culo.

En ese momento, María que venía de lavar las bolas se acostaba junto a nosotros y se las metía en su coño, María se estremecía de placer y mi esposa me pedía que le diera cada vez más fuerte y mas rápido, María me pidió que colocara a mi esposa en el borde de la cama, para ella poder comerle el coño mientras yo le daba por el culo, al rato mi esposa se corrió en un larguísimo orgasmo dando grandes gemidos de placer, mientras yo seguía dándole pos su culo, María se volvió a acostar y mi esposa comenzó a sacarle las bolas de su coño con su boca mientras jugaba con su clítoris, esto me excito tanto que me volví a correr esta vez dentro del culo de mi mujer, mientras María temblaba de placer al sentir salir las bolas de su coño, hasta que vi cuando salía la última bola como salía liquido de dentro su coño del enorme orgasmo que había tenido.

Los tres terminamos acostados sobre la cama rendidos, hasta el otro día que me levante y María ya se había ido, mi esposa estaba tomando un café que había pedido, disfrutamos aquellas vacaciones recordando todo lo que habíamos echo esa noche, mi esposa me pregunto cómo lo había pasado y le dije que estupendamente y mas al descubrir su gusto lésbico, desde ese día sé que a mi esposa le gusta disfrutar con mujeres, pero lo mejor de todo es que me deja que también yo las disfrute

Buena relacion…

mayo 21st, 2015

Esta es la primera vez que escribo y de alguna manera dejo aquí parte de mi pasado… esto ocurrió estando yo trabajando y en ese momento me encontraba lavando unas cucharas en la bacha de espaldas a la puerta de la cocina cuando siento una mano en mi cola, no que la tocaron suavemente sino que la toco y dejo mano unos segundos, y a vez siento que me dicen que linda cola tenes… para mi sorpresa y agrado era la novia del dueño. Mi contestación no se hizo esperar, le digo, – que pasa si yo te la toco a vos jaja, ¡cuando quieras podes hacer lo que quieras con ella!.
En ese momento la señorita tenia 20 años y la verdad que estaba como una mujer de 20 años jajaj hermosa!!! alta.., una cola divina, y con un rostro hermoso que parecía muy inocente y con todas las hormonas a full…
En ese momento, el de la cocina se percibía que este asunto no terminaba ahí, yo creí en un primer momento que era una joda ( chiste, broma), pero me equivoque, le digo:
– ¿estas seguro que puedo?
– sii, no te gustaría…
Bueno a esta altura mi verga estaba tomando tamaño, vieron como es cuando un hombre tiene 1 minuto para que la cabeza se ponga a trabajar de las cosas que nos haríamos, estaba vestida con jean como una segunda piel, me da la espalda para que le mire esa cola HERMOSA que se le notaba la tanga enterrada en sus nalgas, las cucharas que estaba lavando empezaron a levantar vapor de la calentura que yo tenia jajaja el bulto se me notaba mucho…
– mira como me pusiste…
– te la comería toda me dice..dirigiendo su mirada al bulto y luego a mis ojos como viendo mi interior…
Mi cabeza volaba, pensando como haría para estar con ella y donde, al hotel no, por que este era un pueblo chico y eramos conocidos por actividades deportivas, en el auto no, la primera vez no…
entonces ocurre que mi familia debía de viajar y quedarme solo en casa de mis padres.
Le comento que el miércoles me quedaba solo y que viniera a casa en el horario que me diga y yo la esperaría… esta bien voy a las 17 y puedo quedarme hasta las 21, me dice.
Salto del sofá a abrir la puerta, ahí estaba ella, vestida como una secretaria ejecutiva, el cabello atado en una cola y con antejos, pollera apenas arriba de la rodilla, medias negras y tacos bien altos….TREMENDA!!! yo como LOCO…
apenas traspasa la puerta nos besamos apasionadamente, y nuestras manos recorriendo el cuerpo. Excitados nos dirigimos a mi habitación, ella delante mio subiendo hacia el primer piso moviendo sus caderas en mi cara, hasta ese momento nunca nos habíamos tocado en nuestras partes intimas y menos vernos desnudos, nos acostamos vestidos, hasta que ella comienza a quitarme la ropa, remera, pantalón y me deja solo el slip blanco, que hacia un bulto grande y marcaba toda mi verga dura hacia la izquierda, la agarra y me dice – que ganas de chupártela, siempre quise estar con vos..
le pasa la lengua a lo largo de mi verga con el slip puesto, y me mira a los ojos, ella vestida a aun.
Mi verga daba pequeños pulsos de lo caliente de la situación, me dice que cierre los ojos, todo oscuro y escuchando, imaginando…listo me dice, la veo parada en el medio de la habitación en lencería negra, en tanga con medias bucaneras y los zapatos puestos, todo en color negro. No lo podía creer lo que iba a suceder… da una vuelta y me dice, ¿te gusto? que me vas hacer malo…
y se acerca a agarrarme la verga y saca la cabeza y le pasa la lengua, me aprieta en su justa medida los huevos, una ves afuera la verga la que toma con su mano izquierda la comienza a mamar y como…
si les gusta el relato comenten y sigo, muchas gracias

Masajes con Jessy

mayo 21st, 2015

Ella es bajita, linda carita, muy bien producida. Buenas tetas naturales, y un culo para ponerlo en un marco.

Pase al baño, vlvi a la habitacion, siempre amablemente me pidio que me recostara boca abajo, me pregunto como me gustaban los masajes….Elegi la opcion moderada…

Para los que sos habitues de los amsajes quiero comentarles que jessy es muy…Pero muy buena….Recorre todo el cuerpo, todas las zonas sensibles, pie, espalda, nuca…Siempre con buen rito y armonia….El masaje lo puede realiar con aceite tibio o crema.

Yo iba con dos recomendaciones, la primera que aguantara toda la sesion de masajes, que no me ganara la calentura….Y que tome el relax tantra.

Tuve que poner oda la concentracion en eso ya que sino es para darse vuelta a los cinco minutos y empezar a coger…..Pasada la media hora de masajes, escucho que ella se desviste, deja su ropa al costado del tatami, agarra aceite y se unta to su cuerpo….Mamita querdida.!!!

Sentir su cuerpo rozando el mio, toda aceitadita es impagable, la conchita calentita sobre la espalda…Lastetas apretando tu cuerpo…Sensacional….Llego el tan ansiado date vuelta….Para que….La mina tiene mucha cancha, maneja la situacion a piacere…Va y vien, se mueve con gracia y dulzura….Verla de espaldas con el culo apuntandote a la cara no tiene precio!!!

No pude a guantar mas….Asi que jessy me agarro la pija que ya estaba que explotaba y me dio una excelente chupada de pija…..Gobelinos y black kiss!!!…El garching excelente, se imagina que con los dos cuerpos totalmente aceitado la cosa fluyo increiblemente…

Una lastima que la mina no sea completa, que no entregue ese hermoso culo que tiene….Intente….Ella me dijo que no porque le duele asi que abandone la lucha y le llene la boca de leche despues de una hermosa pajota!!!!

Despues me preparo el baño, me pegue una buena ducha para sacarme todo ela ceite del cuerpo y me fui silvando bajito!!..

Me volvieron a coger, otro maduro

mayo 20th, 2015

Pues les contare mi segunda experiencia, la primera fue hace un año esta fue hace 1 mes, igual que la pasada es 100% real.

Ahora tengo 22 años, soy delgado y de piel blanca. Pues despues de mi primera experiencia pase como 7 meses sin nada, hasta el mes pasado, fue un lunes, no fui a trabajar asi que estuve todo el dia en mi casa, ya como a eso de las 2 empece a chatear, todo igual que siempre no faltaba quien queria cogerme pero pues o no me daban confianza o simplemente no me gustaban. Estuve como 3 horas chateando hasta que vi en un grupo un anuncio que decia “busco pasivo para su primera ves” me intereso bastante y le mande un msj, al cabo de unos minutos me respondio, y empezamos a conversar, el tenia como 45 años era alto y varonil, me pidio una foto y se la mande, de inmediato me empezo a decir que le gustaba mi culito y que queria venirse en el, eso me calento mucho, le pregunte que le gustaba a el, y me dijo que los 69 , penetrar, y besos.

Quedamos de vernos a las 7 de la noche en un fraccionamiento como a 15 min de mi casa, donde el tenia una casa sola, asi que me bañe y me prepare bien para nuestro encuentro, tome el auto y me dirigi a el lugar, cuando llegue, le mande un msj, y me decia que ya hiba para alla, como a los 10 min me marco y escuche su voz, muy varonil, yo estaba muy nervioso, pensaba en irme del lugar, pero pensar la cogida que me darian me animo, y me estacione detras de el, me hizo una seña y lo segui hasta que llegamos a la casa, me baje y no me saludo ni nada, solo habrio la puerta entramos y cerro con llave, fue cuando me dijo hola y me dio un beso delicioso, me sente en el sillon y el fue al baño.

Cuando regreso me dijo vamos a la recamara, lo segui y cuando entramos cerro la puerta, en eso se empezo a quitar la ropa y yo muy nervioso sentado en la cama, en eso me dijo, desnudate, me dieron muchos nervios pero lo hice, en eso le dije que tenia muchos nervios a lo que el me respondio que el me los quitaria, se acerco a mi desnudo y me dijo, chupala, en eso vi su miembro, estaba dormido aun pero se veia rica, sin pensarlo me lo meti en la boca, sabia delicioso, poco a poco se fue haciendo mas grande, yo pasaba la lengua desde el glande hasta abajo, cada ves se agitaba mas.

Estuve chupandosela como 5 min y en eso me dice, quiero hacer el 69, asi que se acosto y yo me puse arriba de el, me meti su pene a la boca y el empezo a lamer mi culito, fue una sensacion tan deliciosa, me moria de placer, despues de un rato me dijo que me la queria meter, asi que intente sentarme en ella, pero no entraba, asi que el se paro y yo me puse en 4 en la cama, cuando siento que me escupe en el ano y mete un dedo, eso fue increible, de pronto siento que pone su glande en mi ano y empieza a empujar, me dolio horrible pero no lo saco, en eso me dice, respira, y me la metio toda, casi no dolio, empezo a bombearme y yo estaba en la gloria, me daba nalgadas y me decia que si queria ser su culito para siempre, yo respondia que si.

Unos minutos despues me volteo y subio a la cama, me puso las piernas en sus hombros y me volvio a penetrar eso era aun mas rico la sentia mas profunda, y veia su cara de placer, en eso me empezo a masturbar, cada embestida era mas rica, yo gritaba de placer, y el gemia, me dijo que se queria venir en mi boca, pero aun no, se acosto y yo me sente en su pene y empeze a cabalgarlo, que rica sensacion, cada salto era una penetracion tan profunda, el me acariciaba los pezones y me besaba el cuello, cuando me dijo me voy a venir, me baje de encima de el y baje a chuparsela, estuve chupandosela como otros 3 minutos cuando siento su leche salir en mi boca, es la primera ves que lo probe, se sentia espeso y caliente yo de tan exitado que estaba me lo trague todo, y se lo deje bien limpio.

Terminando eso nos vestimos y me fui no sin antes dejar que me metiera los dedos en mi culo una ves mas….

Mi compañera de trabajo es toda una puta

mayo 19th, 2015

Bueno pues desde mi ultimo post si que a pasado mucho tiempo actualmenta tengo 20 años y ahora trabajo, para los que son de México, trabajo en la cadena de ventas COPPEL y esto fue lo que me sucedio hace unos dias.

Como todos los días al iniciar mi trabajo tengo que dar una revisión a mi departamento para asegurarme que todos los artículos están en orden y que nada este fuera de su lugar, pasando por los pasillo no me habia dado cuenta que mi compañera “Mariana” asi la llamare, ella ya estaba antes que yo con un hermoso escote, he de mencionar que ella posee un hermoso y redondo trasero, y unas tetas muy buenas podria describirlas como la de la actriz “Jessica Jaymes” oh si son hermosas, ella es de piel clara, cabello castaño muy bonita la verdad. En fin en ese momento ella llevaba un hermoso escote que haria que todos los clientes quisiera ser atendidos por ella.

Paso el resto del dia y ella actuaba muy provocativa, se agachaba y nos dejaba ver su hermoso escote, o se agachaba dandonos la espalda y de modo que su hermoso culo nos quedara a la altura para darle unos arrimones, me asegure que nadie me viera y me arrime frotando mi bulto en su culito, ella lo estaba disfrutando lo meneaba de un lado a otro para frotarselo, se levanto y solo me miro con una mirada picara sin decirme nada.

Mas tarde teniamos que hacer nuestra limpieza, puesto que es para dar buena apariencia al cliente, ella se seguia agachando dejandome ver esas hermosas tetas que le colgaban como dos aretes, me aguantaba a mamarselos, pero mi verga no aguantaba y empece a rosarla con mi bulto enorme, terminamos de limpiar y fuimos a tirar el agua a comedor, afortunadamente ya todos habian bajado al primer piso solo quedabamos ella y yo, y salvo unos de banco asi que aproveche nuestra soledad para dar el paso que me llevaria a sentir la gloria, ella estaba agachada tirando el agua y limpiando los mechudos, pase mi mano por su bonito culo y lo acariciaba tranquilamente, ella se volteo rapidamente pense “Me matara” pero NO!!!!!!, ella me dijo, “Vaya parece que no puedes esperarte mas, te dare algo para tranquilizarte pinche caliente” de inmediato me bajo el cierre y empezo a hacerme una mamada riquisima, como ninguno de ustedes pudiese imaginarse, ella mamaba como si fuera la ultima verga que probaria en su vida, me vine de inmediato, uff estaba super feliz, ella me dijo “con eso tendrás hasta mañana, por hoy es suficiente” se dio la vuelta y antes de que saliera la tome del brazo y la regrese diciendole “No putita, ya me calentaste ahora me cumples bien”, la bese meti mi mano en su pantalon dentro de su panti,y empeze a dedearla ella gemia en mi boca, no se contenia, se retorcia de placer a mas no poder.

Lamentablemente tuve que dejarla unos pasos se escucharon y era nuestro gerente, nos buscaba por que ya iban a cerrar la tienda y ni modo tuvimos que irnos, los dias continuaban y lo nuestro tambien, hasta que un dia ya se habian ido todos, en AFORE aun habia gente y las luces se apagaron, era mi oportunidad, todo o nada rapidamente la bese, abri su blusa sin causar ruido y empeze a chupar esas gloriosas tetas que me apuntaban como el elegido a mamarlas, su pezon rosadito, era gloria, era sabroso, ella se mordia el labio con tal de no lanzar sus gemidos, la voltie le baje el pantalon como pude, la iba a penetrar, ella me susurro “ponte condon” la jale del cabello y le dije, “No putita, es como yo quiera” y puff entre, se sentia tan calido, el entra y sale, entra y sale, jalaba sus pezoncitos y tapaba su boca con mi mano, ella queria, gritar lo mucho que le gustaba…..

Les dejare una foto, sus tetas aun no crecian esta es de hace unos años ella me la regalo, espero pronto llevarla a mi casa y darle mas.

Me acabe en el tren

mayo 18th, 2015

Esto me paso volviendo del trabajo a la hora pico en el viejo tren sarmiento
Solo aquellos que viajamos a la hora pico en ese tren sabemos el martirio y lo incomodo que se viaja
Era una tarde de no recuerdo que día de la semana y como siempre llegaba apurado al andén para no perder el tren que seguramente ya estaba llenísimo
Llegaba un poco atrasado ya que llovía, pero siempre salía atrasado el tren porque seguía subiendo gente
Después de varios intentos para poder subir al vagón y el tren parte dela estación de once
Estábamos todos muy apretados e incomodos, al llegar a la próxima estación como siempre abren las puertas y muchísima gente trata de subir y lo logran
Al empujar para subir quedamos todos más apretados y en otras posiciones, al darme cuenta como estaba noto delante de mí una señorita de unos 30 años de remera y calzas
Por la posición y el movimiento de la gente quede justamente atrás de ella y sin querer la apoyaba bien en el culo y como no tenia de dónde agarrarme tenia los brazos abajo
Con el movimiento del tren la pija se me paro y al llegar a la próxima estación subió más gente y quedamos más apretados ya con mi pija bien apoyada en el canal del culo de la chica
Trataba de pensar en otra cosa para que se me baje la pija pero el movimiento del tren hacia sentir como que ella me apoyaba más
Al pasar el tren un cambio de vías como no tenia de donde sostenerme la tomo de la cintura y le pido disculpas y ella gira la cabeza hacia atrás y me dice que no hay problema
Así pasan una estación más y yo sentía mi pija a punto de estallar
Al estar detenidos en una estación por unos minutos noto que descendió gente y ya no estábamos tan apretados y el tren estaba detenido
Pero la chica seguía con su culo bien apretado contra mi pija y con disimulo lo movía a veces para apoyarlo mas
El tren se pone en marcha y los movimientos aumentaron pero ya noto que son más por parte de ella que ocasionados por el tren
Entonces me arriesgo y la tomo de la cintura y ella no dijo nada eso me calentó más y la empuje más sobre mi pija así ella podía sentir como cabeceaba mi pija dura y sin darme cuenta me acabe todo encima
Ella me parece que se dio cuenta que acabe y separo el culo de mi pija se puso de costado y me miro y sonrió
Al llegar a la próxima estación me dijo solo Chau y se bajó del tren, yo trate de disimular ya mi pija no tan parada pero toda mojada debajo de mi jean
Llegue a casa y al bájame el pantalón tenía todo el calzoncillo mojado por la tremenda acabada que había tenido
Luego de ese día trate de buscar otra vez a esta chica en el tren pero nunca la encontré
Hasta que un día yo ya subido al vagón la veo pasar por el andén
Ahí nomás me baje del vagón y la seguí hasta el vagón que subió ella
Con mucho esfuerzo y lucha ya que el tren se llenó mucho pude llegar al lado de ella pero esta vez ya medio de frente
Otra vez estaba de calzas y una remera y esta vez puedo sentir un poco el roce de sus pechos con mi brazo
Al arrancar el tren quedamos más apretados y ya siento uno de sus pechos apoyado sobre mi cuerpo y mi pija se empezó a parar
Ella me mira fijo a los ojos y me regala una sonrisa y como no tenia de donde agarrarme me animo y la tomo de la cintura
Ella entonces me agarra la otra mano y sin que se diera cuenta nadie la apoyaba en mi pija y así con mi mano y la de ella me tocaba la pija por arriba del pantalón
Al llegar a la estación de floresta me dice –seguime
Me toma de la mano y bajamos del tren
Caminamos hasta la calle y le pregunto qué quería hacer
Me responde –solo cogerte bien
Caminamos una cuadra hasta encontrar un telo que en esa zona hay muchos
Era un hotel bastante berreta, al entrar en la habitación había una cama bastante baja un par de luces tenues, un espejo en el techo y otro grande en una pared, una silla y nada más
Ella se mete en el baño y al cabo de unos minutos sale solo con las calzas y el corpiño puestos y descalza
Se arrima a mí me da un beso de lengua y se pone de espaldas a mí y me dice apóyame como en el tren, quiero sentir tu pija de nuevo en mi culo
Me bajo el pantalón y por arriba del calzoncillos la apoyo en el culo al tiempo que le besaba el cuello y sentía el perfume muy sensual que tenia
Ella empieza a mover el culo apretando más en mi pija y me arrodillo por detrás de ella y bajo su calza muy despacio y queda delante mi cara un culo redondo y duro
Traía puesto un culote negro que se lo bajo al tiempo que apretaba sus nalgas
Ella se inclina para adelante para dejar a mí vista todo su culo y concha bien depilada sin un pelo
Al tiempo que le empiezo a besar las nalgas empiezo a jugar con mis dedos en su concha y voy metiendo uno y luego otro dentro de su concha
Ella gemía mucho cada vez que aceleraba mis dedos dentro de su concha y entonces empiezo a chuparle la concha y el culo
Le metía la lengua y los dedos por todos lados
En un momento que tenía mi lengua dentro de su concha y un dedo dentro de su culo me acaba en la boca
Del éxtasis que tenía cae tendida en la cama y le saco bien las calzas y el culote y me le tiro encima y la apoyo bien en el culo al tiempo que le desabrocho y saco el corpiño
Entonces ella me pone boca arriba y me saca el calzoncillo y empieza a pajear mi pija que estaba por explotar
Se arrodilla en el piso y me empieza a hacer un pete descomunal muy lentamente y me dice que no entiende como a muchas mujeres no le gusta y que ella viviría todo el día con una pija en la boca
Empieza a acelerar el ritmo de las chupadas mientras me masajea los huevos con sus manos y en segundos le acabo en la boca sin preguntarle si podía
Ella siguió chupando y limpiado la pija como si nada hubiera pasado y se tragó toda la leche
Me siguió chupando la pija unos minutos más y se acostó al lado mío y me pregunto si me molestaba si fumaba
Se prendió un cigarrillo y mientras lo fumaba acostada al lado mío me pajeaba a mí
Me pongo de costado y le empiezo a chupar las tetas que tenía unos pezones grandes y negros
Mientras le chupaba los pezones ciento un gusto dulce en mi boca cada vez que los apretaba con las manos y me doy cuenta que le salía leche de las tetas
Ella ya había dejado el cigarrillo y empieza a besarme, en cada beso de lengua se mesclaba el olor al cigarrillo con la saliva de ambos y los restos de leche de sus tetas que quedaron en mi boca
Esto la calentó más y se arrodillo de vuelta y se metió toda la pija de una en la boca y con la lengua me lamia los huevos
Se tomaba su tiempo y de pronto se levanta y se aprieta las tetas y me moja toda la pija y los huevos con la leche que le salía
Cuando estaba todo mojado por su leche me empieza a chupar de nuevo y así secar toda su leche con la lengua
Gemía mucho mientras me la chupaba y eso me calentaba más y de pronto me dice que la coja por favor
Me levanto para ponerme el forro y ella se puso en cuatro en la cama
La penetro por atrás y siento su concha muy caliente y apretada
Con cada embate mío ella gritaba como loca y pedía más
Yo rebotaba contra su culo y me doy cuenta que ella acaba
Cuando ella se da cuenta que estoy por acabar me pide que la coja por el culo
Me sorprendió el pedido y saco la pija de su concha y se la apoyo en el ano y ella con su mano la empieza a meter en su culo
Entro fácil como si lo hiciera seguido por el culo
Empezó a mover las caderas cada vez más con mi pija dentro de su culo hasta que me hiso acabar así
Se la saco muy despacio del culo para no romper el forro y cuando lo voy a tirar al baño me pide que me la lave ya que me la quería chupar de vuelta y no le gustaba el sabor que dejaba el forro
Cuando vuelvo a la cama ella estaba fumando apaga su cigarrillo y agarra de la cintura y se mete la pija en la boca que estaba dormida
La empieza a chupar y empieza a crecer en su boca
Y me hace uno de los mejores petes que me hicieron en mi vida
Le acabo de vuelta en la boca
Se traga la leche y se para al lado mío me da un beso en la boca y se va al baño con su ropa
Al cabo de unos minutos sale vestida y me pide si nos podemos ir ya que se la había hecho muy tarde
Me higienizo y visto y salimos
Mientras salíamos me pregunta si lo disfrute tanto como ella
Me comenta que va a tomar un taxi para volver a su casa porque ya era tarde para ir la curso al que asistía
Para un taxi se despide con un beso en la mejilla y se
Al irse el taxi me doy cuenta que había cogido con una mina con la que casi ni cambiamos palabras y ninguno de los 2 sabe el nombre del otro
La vi un par de veces más en el tren pero no pude acercarme ni ella tampoco intento hacer lo mismo
Y nunca más la vi

Feminizada y convertida en una cross puta y sumisa, parte 2

mayo 17th, 2015

2-Cristian

El despertar fue dulce. Olía como una perrita con mi culotte manchado de leche y las medias ya secas del pis de mis amos que las había impregnado. El top blanco se me había pegado en parte al cuerpo cuando se secaron los escupitajos. No quería bañarme, pero tenía que ir a a trabajar, último día de la semana, así que a desgano me quité las medias y el top. El culotte me costó más: con el semen seco, estaba duro como una tabla y olía maravillosamente. Cuando por fin me lo quité, me quedé un largo rato acostada desnuda y oliéndolo, acariciándolo, como una quinceñera con un osito perfumado. Una putita besando la lechita seca que pronto esperaba tomar.

Sentía más curiosidad que miedo por lo que fuera a ocurrir con mis nuevos amos. Por un momento temí que se hubiesen contentado con la humillación de la noche anterior, pero entonces, cuando estaba por salir al trabajo, vi otra notita debajo de mi puerta. Debían haberla dejado después de mi salida enchastrada al balcón. Era corta: “Hoy a las 11 de la noche voy a estar ahí. Recibime vestida como lo que sos”.

Pensé en lo raro de que la nota dijera “voy” y no “venimos”, pero estaba tan contenta que no le di más vueltas.

Terminé de prepararme, guardé la notita y, después de ponerme con un poquito de saliva y cuidado mi tampón del día en la cola, salí a la calle.

Mi día corrió en dos dimensiones. Hice todo lo que debía hacer como una maquinita, pero mi cabeza no podía salir de mi encuentro de las 11, preparándome con miedos, ansiedades, fantasías y anhelos. Volví a mi casa lo más rápido que pude, con tiempo a prepararme. Primero dejé el departamento brillante y ordenado, y después terminé de decidir qué ponerme.

“Recibime vestida como lo que sos”, decía la nota. Y fue fácil adivinar la intención: ¡Cómo una puta, claro! Después de deliberar un poco, me decidí por unas medias negras con portaligas, una tanguita del mismo color minúscula, que apenas servía para mantener todo en su lugar, una pollerita escocesa tableada y un corpiño corset muy sexy, también negro y con cierre de broches adelante; una belleza que decidí adoptar como cábala. Mi pelo, negro azabache corto y peinado con un flequillito, completaba el cuadro.

Como me di cuenta de que me veía como una puta sí, pero una bastante refinada, le sumé un poco de ordinariez con un rouge casi fluorescente.

A las 10 y media ya estaba lista y ansiosa. Como no me podía contener decidí tomar un cuaderno nuevo y escribí en la primera hoja: “Todo lo que quiero que me hagan”. Para matar el tiempo, decidí que iba a empezar una lista con mis fantasías.

Ya había anotado unas cuantas cuando sonó el timbre. Dos timbrazos, secos y cortos. Miré el reloj y eran las 11 en punto. Me quedé quieta como una columna y me invadió el pánico. Estaba aterrada. Otros dos timbrazos, más enérgicos.

Entonces salí disparada como un rayo y sin espiar por la mirilla abrí la puerta y me quedé detrás, con el alma en la garganta.

Entró dando pasos firmes. Vestía como un oficinista, sin corbata pero con un pantalón de vestir café y una camisa impecable, con un saco en la mano. Debía medir más de 1,80, robusto, pelo corto y prolijamente afeitado.

Llevaba una bolsita de farmacia en una mano. Estaba haciendo esa radiografía cuando se dio vuelta y me dijo:

-Cerrá ya.

El tono era imperativo, pero también era cálido y me dio algo de seguridad. Yo sentía que toda la sangre se me había agolpado en la cara. Estaba rojísima de vergüenza y de excitación. Estaba ahí vestida como una trola enfrente de un extraño. Cerré y me quedé parada mirando al suelo, aturdida por la vergüenza.

Sentí que durante unos segundos eternos mi amo me recorría con la vista en detalle. Noté un esbozo de sonrisa. Al parecer, se sentía satisfecho con lo que veía.

-Mirame. Eso es. Yo soy Cristian y ahora vamos a hablar un poquito, pero primero vamos al baño. Quiero que te saques el tampón como una señorita. Cuando me vaya te ponés uno nuevo.

-Sí, señor- dije instintivamente, y se escuchó muy bien. Fui caminando coqueta hasta el baño y bajo su mirada atenta corrí un poco la bombacha, tiré con cuidado del hilito del tampón, lo enrollé en un poco de papel higiénico y lo tiré al cesto. Después, más envalentonada, miré a Cristian buscando más indicaciones.

-También bajate la bombacha hasta encima de las rodillas. Va ser donde va a estar todo el tiempo, putita, así que va a ser mejor que te acostumbres a tenerla ahí. Eso, muy bien.

Entonces volvió directo al living y se sentó en una silla. Tamborileó los dedos en la mesa, como impaciente.

-De rodillas, acá- dijo y me señaló a su costado. Como hipnotizada, con la bombacha flotando en los muslos fui y me arrodillé a su lado.

-Saludame como hacen las perritas como vos- dijo mientras me extendió una mano.

Tardé un segundo entenderlo, pero enseguida empecé a lamerle los dedos. Despacio, deteniéndome primero en uno, luego en otro, después un poco la palma de la mano. No me los metía en la boca, sino que los lamía, pero él parecía satisfecho porque habló en un tono más confidente.

– A partir de ahora te llamás Alina. Y vas a comportarte como una puta conmigo y otros, pero quiero que te quede algo bien claro. Bien claro. Vas a portarte como una puta con otros, pero vos sos mi puta. Mía. ¿Entendiste? ¿Qué sos?

-Soy tu puta- le dije mientras seguía lamiendo sus dedos. Creo que incluso me salió una caída de ojos sin pensarla.

-Bien. Me lo vas a recordar cada vez que tengas mi pija en la boca o en la cola. Que no se te olvide. Y cuando te esté cogiendo otro y yo ande por ahí, y va a pasar seguido, quiero que lo digas también, pero mirándome a los ojos a mí.

Asentí todavía con la lengua recorriendo su dedo índice y Cristian me dio una palmadita suave en la cara. Tomó la bolsita de farmacia que había sobre la mesa y tomó de ahí un frasco. Era, obviamente, vaselina. Me lo dio mientras abría las piernas y me hacía señas de que me colocara entre ellas. Mis pulsaciones se aceleraron.

-Alina, estoy seguro de que una putita como vos no puede pasar más de un rato sin pija. ¿Es así?

-Sí, señor, sí, no me aguanto.

-Vení, tocá -dijo y me acercó una mano hasta que palpé su bulto- y contáme: ¿cuánto querés esta pija?

-Esa pija es mi dueña. Como soy tu puta, quiero esta pija todo el tiempo.

Sentí que mi lengua empezaba a soltarse, y no sólo para hablar. Estaba mojando un poco mi pollerita tableada sólo con tocar esa pija por encima del pantalón. Cristian se bajó el cierre, corrió la ropa interior, en la que llegué a ver una manchita tenue de líquido preseminal y sacó, erecta y perfecta, su poronga.

-Te voy a dejar chupármela un rato, pero sólo un rato, para que no te envicies. Y mientras tanto, vas a prepararte la colita.

Tomé el tarro y una buena cantidad de vaselina con la mano izquierda. Empecé a trabajar mi ano con delicadeza y cuando ese flanco estaba cubierto, acerqué la cara casi sin respirar a la pija de Cristian. El olor penetrante me terminó de desinhibir. Primero le fui dando besitos en la cabeza, le cubrí de dulces besitos el glande.

Luego lo miré a los ojos y sin apartar la vista empecé a lamerle la pija como un heladito, de abajo hacia arriba sin parar, con un pequeño gesto de estar saboreando con cada recorrida. Un empujoncito de Cristian me hizo meterme la cabeza en la boca. Primero me mantuve ahí, quieta. Quería disfrutar cómo palpitaba en mi boca, cómo la sentía en contacto con la lengua. Después empecé a subir y bajar, lento primero, más rápido después. En un momento paré y recordé lo que tenía que hacer. Me saqué la pija de la boca, puse cara de pícara y dije con todo convencimiento:

-Soy tu puta.

-Sí, eso sos, Alina, pero quiero que me lo digas con mi pija adentro de tu boca.

Aproveché para tomar otro poco de lubricante para mi colita, me metí con gusto la pija en la boca y como pude dije:

– Nghoy…tu…nghuta.

Cristian se rió a carcajadas y me hizo repetirlo. Yo estaba a mil y al cuarto intento se entendió perfectamente lo que le estaba diciendo sin sacar su poronga de mi boca babeante. Yo era su puta, definitivamente.

Volvió a reírse y se levantó de la silla. Yo lo veía de rodillas y como no me dijo nada, seguí abriendo mi cola. Entonces tomó un preservativo de la bolsita de la mesa y empezó a colocárselo. Otra vez me asaltaron los nervios.

-Ahora te voy a coger, Alina, así que creo que esa bombacha ya no tiene que estar en las rodillas, sino en los tobillos. Y ponete en cuatro patitas. Seguramente es lo que mejor se te da.

Hice lo que me pedía y me coloqué, tensa, en cuatro patas. Levanté mi pollerita para que mi cola quedara completamente a su disposición. Cristian se ubicó detrás mío y probó como estaba mi cola con un dedo, primero, y dos después. Me sobresalté y me ordenó que me tranquilizara.

Como tantas veces había leído o me habían contado, la pija me entró con mucho, mucho dolor. Yo siempre había sido muy estrechita, y a pesar de la lubricación, sentía que el dolor era muy fuerte. “Ay..ay…ay”, gimoteaba a medida que Cristian iba metiendo su pija. Y cuando ya estaba a punto de pedirle que la sacara, que no podía, con la pera casi apoyada en suelo y la cola levantada y llena, todo empezó a aliviar.

Cristian empezó a meter y sacar con mucha suavidad. Se notaba que estaba tanteando para no reventarme. Una vez que el movimiento se hizo fluido, yo ya estaba arqueada, había levantado la cabeza y el culo, y acompañaba excitada sus movimientos como una tremenda puta. Entonces se detuvo.

-Me voy a quedar quieto, Alina, y quiero que vos te cojas -me dijo al oído, susurrando.

Torpemente, yo empecé a balancearme hacia adelante y atrás, cuidando de que la pija no saliera ni que la embestida me doliera. Tomé ritmo y empecé a gemir descontrolada. Mientras yo misma me hacía coger, Cristian ya estaba muy excitado. Empezó a gritarme y entre medio de cada grito, a escupirme en la espalda, en la nuca, en el pelo.

-¡Dale puta, mostrame! ¡Mostrame, trola! Te gusta la pija, te gusta la pija. Violate, trola. A ver cómo te violás. ¿Eso buscás, no? Puta de mierda, querés que te violen, que te cojan duro. Puta de mierda. Trola. Sos una perra en celo.

Entre los insultos, las escupidas y la pija que entraba y salía por mi movimiento, acabé sin necesidad de tocarme. Manché el suelo, mi pollerita tableada y mi corpiño corsé con espesos chorros de leche.

-¡Soy tu puta! ¡Soy tu puta! ¡SOY TU PUTA! -Grité mientras me desplomaba.

Con la pija dura como un garrote todavía adentro de mi cola, Cristian se inclinó para hablarme al oído:

-Sucia, roñosa, todo eso lo vas a tener que limpiar con la lengua. Puta asquerosa, es la última vez que acabás sin mi permiso. Ahora te voy a sacar la pija de una y te va a doler mucho. Que sirva de castigo por esto y por haberme hecho tocar el timbre dos veces. Y ni bien te la saque, te vas a poner de rodillas y vas a recibir mi leche en la boca.

La sacó de una, con aspereza y pegué un grito de dolor bastante alto. Ni quise ver cómo había quedado el forro que Cristian se sacó rápido y tiró a un costado. Aunque sentía que la cola me estallaba, me puse de rodillas a su lado, con la boca bien abierta y la lengua afuera, casi pegada a su pija.

-Ni una gota afuera, sucia, pero no se te ocurra tragar- dijo.

Fueron cinco ramalazos de una leche muy líquida y muy salada. Debí haber dado una imagen muy guarra porque me desesperé para que ni una gota de leche quedara afuera. Cuando terminó, tenía la boca repleta hasta el punto de tener que inflar los cachetes.

Nos quedamos unos segundos así y luego Cristian se acomodó el pelo, metió su pija en el pantalón y se limpió las manos con una servilleta.

-No tragues hasta que te diga putita de mierda. ¿Entendiste? Bien. Ahora escuchá con atención. Ahí en la mesa te dejo unas tampones de regalo. Son medium. Ponete ya uno porque estás sangrando, se ve que te vino -se rió- También te dejo mi teléfono para que lo cargues inmediatamente. Y algo más: ahora sí podés conocer al resto. Me voy.

Justo antes de cruzar la puerta se volvió hacia donde estaba, todavía de rodillas, con la bombacha en los tobillos, la cola abierta y la boca llena de su leche, y me dijo:

-Decime, Alina, ¿conocés la Vía Láctea?

Asentí algo desconcertada. El sonrió y salió de mi departamento.

Dolorida, excitada y sucia, me acerqué a la mesa. Cargué su teléfono en mi celular y miré qué era ese “algo más”: una entrada al cine, para el día siguiente a la noche, en el Abasto. Estaba pensando de qué podía tratarse cuando sonó mi celu. Era él.

-Hacé gárgaras -me dijo cuando atendí.

Cumplí obediente bien cerquita del teléfono para que me escuchara bien.

-Putita de mierda

Tragué. Y me froté la pancita como una nena que acaba de probar algo muy, muy rico.

(Continuará…)

——————————————————————————————————————

Gracias por el tiempo, agradezco cualquier comentario o consejo (o sugerencia!). Muchos besitos.

Feminizada y convertida en una cross puta y sumisa, parte 1

mayo 17th, 2015

1- Notas y “regalitos”

Se puso interesante, realmente interesante, la tercera vez que mis primeros amos se pusieron en contacto conmigo. Estaba recostada en la cama leyendo una revista cuando escuché los dos timbres cortitos, secos, y a la misma hora de siempre (las 2 de la mañana). Esperé unos segundos y abrí la puerta del departamento con el corazón en la boca y el pulso a mil. Como las veces anteriores, al asomarme al pasillo no encontré a nadie, pero al mirar abajo encontré un paquete grande.

Intrigada, lo levanté y vi la nota que venía pegada: “Desnudate, putita. Ponete todo así como está, y en diez minutos te asomás al balcón. Cuando te damos la señal, te vas a dormir así”.

Volví a entrar y apoyé el paquete, que no era para nada pesado, en la mesa. Lo más rápido que pude, me saqué la remera holgada y el boxer, y me quedé parada un minuto mirando embobada el paquete. Lo único que desentonaba, así como estaba, era la tremenda erección que tenía sólo por el hecho de haber recibido un mensaje de mis flamantes amos, a quienes todavía no conocía (después los conocí, y cómo…). Todo lo demás, era el cuerpito de una nena preciosa.

Mido 1,75 y peso solamente 58 kilos. No sólo soy flaquita, sino que mi cola podría ser la envidia de muchas mujeres. Redonda, paradita, es una manzanita de la que siempre estuve orgullosa. Para ese momento ya me depilaba completamente, algo que había empezado a hacer unos meses antes, cuando con 25 me había ido a vivir sola. ¿Y por qué hablo de mí en femenino? Porque siempre fui cross dresser. Siempre tuve una vida más o menos común puertas afuera, pero cuando me quedaba sola, me vestía de mujer, lo más puta posible, me amaneraba, me ponía toda la ropa interior de mujer que podía conseguir, hacía de cuenta que era simplemente una trola.

Cuando me fui a vivir sola, a un departamento chiquito en un piso 16 de un edificio de Congreso, prácticamente dejé de vestirme como varón puertas adentro y mi vida cotidiana la llevaba con pantys, bodies, tangas minúsculas y media de red, lo que fuera. También empecé a maquillarme, primero con torpeza y con el tiempo bastante mejor, hasta sobrecargarme la cara de rouge y delineador como una puta con mayúsculas.

Al principio tenía mucho cuidado de tener las cortinas bajas, aunque después me relajé desde el único lugar en el que podían verme era del sum del edificio de enfrente, que estaba todo el tiempo vacío. Bueno, por lo que pasó después, debería decir “casi” siempre.

Un día estaba limpiando en unas hermosas calzas animal print y un corpiño negro (me encanta usar corpiños de copa chica, también me quedan muy bien aunque me falten tetas) cuando sentí que me pasaban un papel por debajo de la puerta. Intrigada, lo agarré y con letra muy prolija decía “SABEMOS TU SECRETITO”.

No le di mucha importancia, pero por las dudas los siguientes días me cuidé de mantener las cortinas ocultando mis poses con ropa de putita. Pero a los tres días, al llegar de trabajar, me encontré con otro papelito:

“SABEMOS TU SECRETITO, PUTA. TENEMOS FOTOS Y HASTA VIDEOS, SABEMOS TODO DE VOS. SI NO QUERÉS UNA SORPRESA LLEGANDO A LOS MAILS DE TODOS TUS CONOCIDOS, VAS A HACER TODO LO QUE DIGAMOS. TUS NUEVOS AMOS”.

Me angustié mucho, la verdad. Yo cuidaba muy bien mi intimidad y me sentía expuesta de un modo brutal. Esa noche no dormí, pero no solamente por la preocupación. Tenía a la vez una tremenda excitación. Llegué a la mañana resignada a esperar y ver qué pasaba. Quizás fuera sólo una broma de alguien que no iba a animarse a más, aunque en el fondo esperaba que no fuera así.

Al otro día empezaron a llegar las cosas. Siempre de la misma forma, a las 2, con dos timbres secos y algo esperandome en el pasillo de mi piso.

Primero fue un paquete de tampones small, con un cartelito que decía “Uno por día, todo el día, todos los días”. Desde ese momento, usé un tampón en mi cola las 24 horas, fuera a donde fuese y muy excitada.

Después, una pequeña fusta, con el cartelito “En cuatro patas en la cama. Diez por noche, cinco en cada nalga”. Desde ese momento, a mi rutina nocturna le sumé fustazos en mi cola cada noche. Primero lo hice despacio, temerosa. A medida que pasaron los días, empecé dejarme yo misma la cola roja y ardiente antes de dormir, muy excitada.

Después, una copa, con el cartelito: “Masturbate y todo lo que derrames, putita, va a la copa primero y a tu boca después. Saborealo bien”. No fue problema, porque tragarme mi semen era algo que había hecho con gusto muchas veces.

Después llegó el paquete grande.

Desnuda como estaba, perfectamente depilada y muy excitada, lo abrí.

Lo primero que me encontré fue un top blanco, pero con un agregado: estaba lleno, completamente, de escupitajos. Mis nuevos amos lo habían escupido, incluso con bastantes mocos, por todas partes. No había un solo centímetro del top que no estuviese cubierta de saliva espesa. Lo tomé con la punta de los dedos y me lo puse. Se sentía viscoso y se suponía que tenía que darme asco, pero lo disfruté con mucha calentura, me sentía humillada, asquerosa y puta como nunca antes.

Había más. Después de quitar un papel, me encontré en la caja con una bolsita de freezer. La abrí y un tremendo olor a pis me llegó a la nariz. Eran unas medias de encaje blancas, completamente mojadas. Estaba claro que mis nuevos amos las habían meado de punta a punta, y no hacía mucho tiempo, porque todavía estaban tibias. Así me las puse.

En el fondo de la caja estaba la última prenda, la que tenía el olor más penetrante. Era un culotte less, hermoso y blanco.

Hermoso, blanco y lleno de leche.

Estaba totalmente cubierto de semen, en algunos lugares muy líquido, en otros espeso como crema. Había tanta leche esparcida en ese culotte que me llevó a pensar cuántos “nuevos amos” tenía. Eran más de dos, por la cantidad de leche, que hasta empezó a gotear del culotte cuando lo levanté cuidadosamente de la caja. Estaba maravillada y sentí que iba a acabar sin más en ese momento.

Me puse el culotte con mucho cuidado, tratando de no resbalar por las medias mojadas con el pis de mis amos. La sensación de la tela suave, totalmente pringosa de leche de desconocidos metiendose en mi cola cuando la ajusté y mojando mis nalgas, es indescriptible.

Me sentía sucia, pero tan excitada que tenía ganas de sacarme la ropa interior solamente para besarla y chuparla, pero como no era eso lo que me habían ordenado, y a esa altura estaba dispuesta a cumplir con cualquier cosa que me pidieran, salí al balcón con algo de timidez, y con las medias haciendo un ruido como de chapoteo a cada paso.

La noche estaba tranquila, y parecía todo desierto. En el sum del edificio de enfrente, estaba todo a oscuras, no parecía haber un alma. El viento me pegó en las prendas mojadas y me calentó todavía más. Esperé parada, inmóvil, sucia como estaba, algunos minutos. De algún lado (¿del edificio de enfrente?) me pareció escuchar una carcajada. Me sentía maravillosamente humillada. Y entonces, del sum del edificio de enfrente, de la nada, una linterna se encendió y se apagó, dos veces. Era mi señal.

Volví a entrar con algo de frío y me fui directamente a la cama. Me quedé un largo rato quieta, tratando de procesar la calentura que tenía y disfrutando de todo lo que me mojaba el cuerpo: pis, escupitajos y leche. Mucha leche. Me dormí convencida de que había empezado una vida nueva.

(Continuará…)

Gracias por el tiempo, agradezco cualquier comentario o consejo (o sugerencia!). Muchos besitos.

El viaje con mi nena

mayo 16th, 2015

Buscando nuevas experiencias decidimos planificar un viaje hacia el Noroeste del país. Ya con las reservas en los hoteles por dónde íbamos a pasar se nos descompuso la camioneta, con las mini vacaciones ya organizadas, decidimos comprar dos pasajes de micro y emprendimos el viaje.
Por supuesto esto agregó un condimento más a nuestras experiencias sexuales ya que a Lorena y a mí se nos cruzaban muchas ideas para divertirnos en el viaje.
Salimos desde la terminal de Retiro en un micro de doble piso pero pedimos asientos en la parte inferior y por supuesto atrás de todo, salimos una noche antes de lo planeado y en un horario nocturno previendo que de esa forma viajara menos gente, ya que ambos sabíamos que nos íbamos a portal mal.
Desde hace ya un tiempo, con mi hija vivimos como una pareja y nos comportamos como tal pero para la mayoría que nos ven y no tienen idea que somos padre e hija, creen que solo se trata de un hombre mayor que sale con pendejas o una pendeja que le gusta vivir de arriba, por lo que en la plataforma esperando que saliera el micro, nos miraban como bichos raros, cosa que nos divierte mucho.
Al subir al micro nos acomodamos y empezamos a observar a quienes nos iban a acompañar, pero la mayoría del pasaje subía e iba directamente al piso de arriba, solo una chica de unos 28/30 años compenetrada en la música de enormes auriculares, se sentó unos asientos más adelante y del lado contrario al nuestro. Al principio nos emocionó mucho que fuera ella la que viajaría cerca nuestro ya que era una linda mujer de cabello morocho, largo, con muy lindas piernas y si bien de poco busto, su vestido dejaba entrever que tenía una linda cola redondita, pero nos dimos cuenta que teníamos pocas posibilidades ya que al subir ni siquiera nos tomo en cuenta y enseguida se acurrucó en el asiento se tapó con una pequeña frazadita y se mantuvo atenta a lo que escuchaba y no a lo que pasaba en el micro.
La gente siguió subiendo y delante de la chica se sentaron dos hombres uno muy joven y el otro de unos 40 años y adelante nuestro un hombre mayor de unos 65/70 años, todos si bien nos vieron no repararon mucho en nosotros y se acomodaron en sus asientos.
El micro arrancó y enseguida pusieron una película, miramos la peli mientras comimos el refrigerio y si bien la película era entretenida, Lore extrajo de su mochila la Notebook y nos pusimos a ver una de las películas porno que había guardado en la memoria.
Como todas las veces que miramos éstas películas, Lorena me dice cosas al oído que hacen que la pija se me ponga como una roca, e inmediatamente comenzó a tocármela sobre el pantalón.
-Te gusta papi como la chica le chupa la pija? Te gustaría que te la chica te la chupe a vos o… te gustaría que te la chupe yo?
– Ella es muy linda, pero vos sos real, asique prefiero mil veces que me la chupes vos.
– Sos un degeneradito papi.
– Sabes que si, pero… te gusta.
Continuamos el viaje viendo la película, tacándonos y diciéndonos cosas sucias, pero se ve que nuestra vos fue en aumento ya que en asiento de adelante se sentía cierta incomodidad ya que la persona que estaba allí se movia como tratando de escuchar mejor o de llegar a ver algo de lo que pasaba con mi hija.
A esa altura yo estaba ya muy caliente con el manoseo de Lorena a mi verga con lo que me desabroche el pantalón para que la pudiera sacar y hacer con ella lo que quisiera, y comencé a tocarle la conchita sobre los shorts, cuando meti mi mano allí ya se notaba que Lore tenía la concha mojada ya que se sentía su humedad, enseguida llevé mis dedos por la pierna hasta llegar a su tanguita, jugué un rato con ella y luego llegué a su conchita, ella se depila toda con lo cual sus flujos, que a esa altura ya eran muchos, facilitó el trabajo para que pudiera introducirle los dedos para luego poder saborear el sabroso jugo de su concha.
Paso un rato de nuestros juegos, cuando vimos que entre los asientos se asomaba un ojo indiscreto… era el viejo, que, ya no aguantando su calentura no tuvo ningún reparo en darse vuelta y mirar lo que hacíamos, esto nos estimuló más y Lorena ardió en llamas y ya no solo me masturbó sino que tomo mi verga y empezó a chupármela con el objetivo que nuestro espectador tuviera un buen espectáculo, luego se acercó a mi oído y me dijo:
– El abuelito está muy caliente, voy a ayudarlo un ratito y vuelvo, te parece papi?
– Por supuesto hijita, ayuda al abuelito a que este más relajado.
Lorena se levantó del asiento y se sentó al lado del viejito y empezó a manosearlo mientras lo besaba, el viejo no daba más y enseguida sacó su pija, era una pija gordita pero aún estaba flácida, Lore lo pajeó y comenzó a chupársela, yo desde atrás y ya asomado por sobre los asientos me deleitaba con lo que veía, mire a mi alrededor y pude ver que la chica que estaba en los asientos del otro lado ya no estaba tan concentrada en su Ipod sino que ya se había dado cuenta de lo que pasaba a su alrededor y mirando de reojo y tapada con la frasada se podía ver que se estaba tocando, al ver que yo la había visto disimuló estar dormida por lo que entendí que solo quería mirar y lejos de ella estaba prenderse en algún tipo de juego conmigo, por lo que le saqué la vista de encima para permitirle que siga disfrutando a su manera.
Volviendo a Lore, ya le había bajado los pantalones al abuelito para realizarle un tratamiento especial para hacer que la pija se le pare y se le ponga dura como roca, levantándole las piernas al viejito y sentada en el piso delante del asiento comenzó a chuparle el culo (si nunca se lo hicieron les recomiendo que le pidan a sus esposas, novias o hijas que se lo hagan, es indescriptible la sensación de una lengua jugando en su ano) y una vez que lo tuvo bien lubricado comenzó a introducirle un dedo haciéndole un masaje prostático que hizo que esa pija sectagenaria se parara como seguramente hacía años que no lo hacía, el viejo comenzó a gemir de placer mientras Lore le chupaba los huevos, recorría con su lengua todo el largo de la pija para llegar a la cabeza para ir bajando introduciéndosela toda en la boca mientras introducía el dedo en su culo, el espectáculo que yo podía ver era único ya que ella levantaba la vista y me miraba con cara de nena traviesa. Cuando el viejo llegó al orgasmo había juntado tanta leche que Lorena recibió mucha en la boca pero tuvo que sacar esa pija dejando que parte le cayera sobre el rostro y el pelo (igual es un baño que a ella le encanta recibir) acto seguido se acercó y le dio al viejito un beso mojado en leche, luego se levantó y mirándome con la cara y boca llena de espeso semen me mostro como lo tragó y se fue al baño a limpiarse, no sin antes de mirar hacia la joven que se masturbó durante todo el espectáculo, mostrándole el maravilloso espectáculo que da una mujer con la cara llena de leche.
Al volver del baño pudo ver que los hombres sentados más adelante habían escuchado lo que sucedió asientos atrás ya que por sus miradas se veía que estaban muy excitados pero no se habían animado a mirar.
Continuamos el viaje y llegamos a un parada y bajamos para comer algo y estirar las piernas, por supuesto las miradas de éstos hombres nunca dejaron de estar encima nuestro, al subir nuevamente la chica ya no estaba y la tensión era aún mayor ya que nos habían visto con buena luz, sobre todo a mi hijita.
Cuando el micro se puso en marcha, el hombre más grande se sentó cerca nuestro y como Lore estaba del lado del pasillo empezó a entablar una conversación, al principio relacionadas con el viaje, la película que pasaron, etc, cosas sin importancia como para romper el hielo, hasta que la conversación se empezó a tornarse más erótica, el hombre comenzó a hacernos preguntas como cual era nuestra relación y tamaña fue su sorpresa cuando le dijimos que éramos padre e hija, al principio no nos creyó pero poco a poco le fuimos demostrando nuestra relación, cuando se dio cuenta que realmente es así amagó a irse pero luchando contra su moralidad continuo haciendo preguntas cada vez más picantes, En un momento Lore le dijo, – Te gustaría saber cómo nos divertimos con mi papi?, con brillo en los ojos el hombre asintió sin decir palabra, Lore se sentó en sus piernas y comenzó a besarlo, él inmediatamente comenzó a tocarle la concha y el culo y a desabrocharle el pantaloncito, le chupaba las tetas con desesperación, el tipo estaba realmente caliente, cuando la tuvo totalmente desnuda la tiro boca arriba en el asiento comenzó a chuparle la concha que a esa altura ya estaba muy mojada.
El otro tipo más joven que viajaba con él se empezó a acercar y con mi aprobación se sacó los pantalones y se acomodó para que mi nenita le chupara la pija, cosa que no se hizo esperar, instantes después el mayor se la empezó a coger con fuerza, ella no podía dejar de jadear de placer mientras tenía una verga clavada en la concha y otra en la boca.
El vejete que hacía un rato se había deleitado con Lore se paró y comenzó a pajearse cerca de ellos (se ve que todavía tenía leche para dar) al ver esa situación Lore se arrodillo en el estrecho pasillo y empezó a chuparle las pijas a los tres, cosa que es su debilidad.
Los tres degenerados tomaban del pelo a mi hijita y hacían que se introduzca las pijas hasta el fondo generando mucha saliva y después les chupaba los huevos y le resfregaban las vergas por toda su carita, era una imagen muy exitante por lo que comencé a pajearme mientras disfrutaba del show.
La situación continuaba mientras que de la cabina, a la cual se tenía acceso desde el sector donde íbamos nosotros, apareció uno de los choferes y tamaña fue su sorpresa al ver la orgia que se llevaba a cabo en su micro, pero lejos de detenerla se arrimó para participar.
A Lorenita la sometían entre todos cambiando de posiciones, la pusieron paradita contra los asientos y mientras uno parado sobre un asiento le hacía chupar la pija otro la cogía con fuerza desde atrás haciendo chocar los huevos contra la conchita de Lore y así fueron pasando todos por la boquita y conchita de mi nena por más de una hora, después llegó el momento de la doble penetración y así volvieron pasar todos por su colita, ella disfrutaba tanto teniendo todas esas vergas a su disposición que no paraba de acabar llenando de flujo caliente a las pijas, manos y bocas que pasaban por su conchita depilada.
Llegó el momento de que ellos acabaran, entonces Lorenita se arrodillo y mientras yo le sostenía la cabeza apoyando mi pija en su frente, empezaron a acabarle en su boquita, el primero fue el más joven descargando unos pocos chorros de semen, luego fue el turno del chofer quién se ve que hacía mucho que estaba de viaje porque su descarga fue descomunal, le llenó la boca y salpicó su carita angelical, ella mantenía el semen de ambos en su boca mientras me miraba, al verla con la leche en la boca se descargó nuevamente el vejete dejando bastante semen espeso y casi al unísono le acabó el más grande de los amigos quién largó unos chorros de leche caliente que terminaron de llenar su boquita y dejaron su cara con una buenas manchas de semen blanco, las cuales se limpió con sus dedos llevando toda esa leche al interior de su boca, la saboreo como un exquisito manjar y mirándome con carita cómplice se tragó toda la leche calentita, inmediatamente le introduje mi verga y ella chupó hasta que me sacó toda mi leche como una buena nena obediente.
Luego nos vestimos y cada uno se fue a su lugar, dormimos y a la mañana siguiente llegamos a destino, nos saludamos todos como buenos amigos con la promesa de encontrarnos nuevamente para una orgía como la vivida.

Una madre soltera 1

mayo 15th, 2015

Hola amigas y amigos lectores y apasionados. Por cuestiones de este relato mantendré cambiare los nombres de algunas personas involucradas en esta historia. Me presento con ustedes, mi nombre es Juliana tengo 42 años y no es por nada pero me mantengo muy bien para mi edad, soy madre soltera, mi marido falleció hace ya 5 años y hacia mucho que no tenía una relación con alguien. Les quiero compartir una experiencia muy linda que tuve hace un tiempo con el amigo de mi hijo, espero que les guste.
Conocí a una amiga también madre soltera que por cuestiones laborales tiene que salir de viaje muy frecuentemente, ella tiene un hijo, Alejandro y mi hijo Daniel y él se hicieron muy amigos, prácticamente lo vi crecer y madurar hasta convertirse en todo un joven, el y yo siempre tuvimos mucha confianza, pero no pasaba de una buena amistad. Hoy en día Alejandro tiene 22 años de edad y se ve muy maduro para su edad. Bueno todo comenzó hace unos meses, mi amiga salía un fin de semana por su trabajo y se nos ocurrió la idea de pasar un rato para convivir un poco más ya que hacia un tiempo que no nos veíamos, así que mi hijo y yo decidimos ir a quedarnos ese fin de semana con Alejandro para que no la pasara solo además mi amiga me pidió que el estuviera bien.
Al llegar ese día recuerdo que era un viernes, un día muy caluroso por cierto, y nos recibió mi amiga, nos dijo que llegaría hasta el lunes y que nos encargaba mucho a su hijo ya que lo había notado un poco desanimado, yo le dije que no se preocupara que todo estaría bien, ella salió y se fue. En ese rato bajo Alejandro, ya teníamos algo de tiempo sin vernos y lo vi muy cambiado, había embarnecido más y se le veía más maduro y guapo. Enseguida se acercó a mí, ni siquiera saludo a mi hijo fue directo conmigo y me dijo: – Julia hace unos meses que no te veía -, me dio un beso en la mejilla muy tierno y me abrazo yo normal le dije : – si mira cómo has cambiado en tan poco tiempo, ya te vez mas adulto- le dije. Después saludo a mi hijo y se pusieron a jugar videojuegos.
Transcurrió la tarde y al rato vi a mi hijo solo jugando en la sala, le pregunte:
– Oye dónde está alex?
El me contesto:
– Creo que está en su cuarto no quiso jugar más.
Subí a ver qué pasaba y lo encontré muy pensativo sentado en su cama, le pregunte si podía pasar y me dijo: – Claro esta es tu casa puedes entrar no necesitas pedir permiso.
Me senté junto a él y le pregunte:
– Que tienes cariño?, te noto algo decaído, además tu madre me dijo que estuviste un poco deprimido. Te puedo ayudar en algo?
El me miro y me dijo:
– No se si decírtelo me da algo de pena.
Puse mi mano sobre su hombro y le pregunte:
– Alex cariño, no solo eres amigo de mi hijo, yo también te considero como un amigo, así que no te de pena contarme lo que te pasa, te prometo que no se lo diré a nadie.
El me miro y me dijo:
– Bueno veras Julia, estoy enamorado desde hace unos años de una persona, es una mujer encantadora, bella como ninguna otra, me facina desde hace mucho, pero creo que es un amor imposible, no se que hacer.
Yo lo abrace y le dije:
– Que bellas cosas dices Alex, pero porque piensas que es un amor imposible, tu eres una persona muy atenta y encantador y seguro esa chica estaría encantada de ser tu novia, porque no se lo dices?
El me contesto:
– No sé cómo expresárselo me da miedo como vaya a reaccionar y aparte ella es mayor que yo y eso es lo que temo.
Yo imaginando que se trataba de una chica de unos 27 o 26 años le dije:
– Corazón no creo que ese sea impedimento para tu felicidad, anda si no puedes decírselo en persona porque no se lo escribes, asi piensas mejor tus emociones y aclaras tus ideas.
El sonrió y me dio las gracias y dijo:
– Sabes tomare tu consejo y espero que esto resulte, hoy mismo le mandare una carta y le diré lo que siento por ella.
Me abrazo y le dije que tenía que salir un rato para mi oficina ya que soy secretaria, para arreglar unos asuntos del trabajo y que llegaría un poco tarde. Le dije mucha suerte con esa chica, el solo sonrió y dijo: seguro que si.
Les deje preparada la cena para que comieran y me fui a la oficina. Terminando algunos pendientes, regrese a casa de Alex. Ya era un poco de noche, recuerdo que al llegar vi las pregunte si ya habían cenado, y solo estaba Alex, le dije: – Dónde está Daniel, él me dijo que se fue a acostar que le dio mucho sueño, así que subí y lo vi dormido, luego le dije a Alex que me iría también a descansar al cuarto de su madre y apagamos todas las luces.
Me quede viendo la tv un rato y al poco tiempo tocaron a la puerta del cuarto, pregunte que si se ofrecía algo pero nadie contesto así que fui a abrir. No había nadie todo estaba oscuro pero vi algo en la puerta estaba pegada con cinta una rosa y una hoja de papel que decía: PARA TI!!!!!
La tomé y me senté a leerla, decía lo siguiente:
– Sabes? Desde que charlamos esta tarde me di cuenta que nunca pasará a menos que no me arriesgue, tu me dijiste que le declarara mi amor a esa chica y eso hare, gracias por ese gran consejo de escribirle, o mejor dicho escribirte……..así es……..Eres tu!!!!….. siempre has sido tu, desde que era más adolescente te empece a ver con otros ojos y poco a poco te fuiste convirtiendo en mi obsesión, por tu forma de ser, el cómo platicábamos, te has convertido en mi más grande sueño y desde hace algunos años no dejo de pensar en ti a cada minuto, te sueño y me despierto sin ti, y cuando te veo iluminas mi dia, admiro tu belleza, me encantas como mujer, no sabes lo mucho que daría por besar tus labios rojos y amarte como nadie lo a hecho, se que llevas mucho tiempo sola tu misma me lo has contado, y no quiero con esto que te ofendas pero tenía que decirlo, Julia, no quiero a otra mujer te quiero a ti y me gustaría que me dieras la oportunidad de hacerte sentir mujer como nunca te lo han hecho, ahora mismo estoy en la cochera, esperando que bajes, si decides bajar entenderé que estas dispuesta a darnos una oportunidad, si no lo haces será porque te molesto lo que dije, pero entenderé si no bajas, solo te pido que esto quede en secreto y no se lo digas a mi madre.
Al terminar de leer eso estaba al punto de llorar, no me esperaba esa reacción suya, y si desde que murió mi marido (con el cual tenía muchos problemas), nunca me habían hablado tan hermoso, me sentí deseada una vez más, pero no sabía que hacer, después de pensar en el me di cuenta que algo dentro de mi también me atraía desde hace tiempo, ya que el me escuchaba y era atento conmigo.
En unos momentos no pensé más y me arregle para él sin saber que podría pasar, Me puse un pantalón de vestir muy pegado y una blusa de tela muy fina ya que hacía mucho calor esa noche, me maquille y con nervios baje las escaleras, no sin antes cerciorarme de que mi hijo siguiera dormido. Baje con nerviosismo hasta la cochera, estaba todo oscuro, al abrir la puerta me encontré con un camino de velas encendidas hacia el carro, donde el estaba dentro, al verme se le ilumino la cara y salió del auto, era muy romántica esa situación, me sorprendieron esos detalles para un chico de su edad. Camine hacia el y me dijo:
– Pensé que no vendrías.
Le conteste:
– No me esperaba esto Alejandro, me tienes muy confundida, pero me estas tratando como nunca alguien lo había hecho por mí.
El se acercó y me beso, le dije que parara, pero me callo la boca con un beso y algo de mi despertó era como si no me pudiera controlar y sentía un calor muy fuerte, después le dije que tenia mucho tiempo sin estar con un hombre y que no quería decepcionarlo, el me miro a los ojos y me dijo, no te preocupes tu confía en mi. Era evidente esa noche el tenia todo preparado para llevarme a la cama, yo nerviosa me deje llevar y me dijo: – vamos sube al auto.
Yo le dije: a donde iremos? Es muy noche.
El me respondió: es una sorpresa.
Le dije: esto no esta bien , además mi hijo se puede dar cuenta.
El dijo: – lo dudo mucho, ya que “accidentalmente” le puse unas pastillas para dormir en su cena.
El me tenía para el solo, no pude decirle que no y me subí al auto, me vendo los ojos para que no viera, antes de salir me dijo:
– Me gustaría atarte las manos, puedo?
Y ni lo pensé le dije que si, me parecía muy misterioso y excitante.
Me las ato juntas y encendió el carro y partimos, puso una música muy erótica y excitante, y yo me excitaba cada vez más, no podía ver a dónde íbamos, el me decía que siempre había soñado con ese momento y quería que fuera algo que jamás olvidara. Después de un rato se estaciono y me bajo y me condujo. Luego me quito la venda
Estábamos en las orillas de un hermoso lago, en el bosque totalmente oscuro a la luz de la luna, yo solo lo mire y no pude más lo besé y le dije: No importa nada solo tú y yo, soy tuya esta noche.
El sonriéndome me contesto: – Siempre soñé que me dijeras eso.
Luego saco una sábana y una hielera de su auto y los trajo, puso la sabana sobre el pasto a la orilla del lago y me recostó ahí sobre una almohada en la sabana, me tenía con las manos atadas de las muñecas y me las levanto por encima de mi cabeza, después se acercó a mi boca y me beso, mientras sus manos recorrían mis piernas y mi estómago poco a poco nos excitábamos más, después se quito su camisa y me excito mucho verlo sin ella y comenzó a besarme el cuello mientras sobaba mis senos por encima de la blusa, después con sus manos me desgarro la blusa y la jalo para quitármela ya que tenía las manos atadas, la rompió con sus manos y la desgarro, le dije que eso me gusto y después que me quito la blusa desgarro igual mi pantalón, yo me reia por la excitación ya quería sentirlo en mi tantos años sin hacer el amor asi, después me quito el sostén y mi tanga y se quedo viéndome un rato y dijo:
– No te imaginaba tan hermosa, superaste todos mis sueños.
Después de la hielera saco un aceite y comenzó a untarlo por todo mi cuerpo, me besaba mientras lo aplicaba, masajeo mis hombros mientras me besaba el cuello, yo estaba tan entregada, el me mordia los pezones con cuidado y hundia su cara en ellos mientras me lamia con su lengua y soplaba en ellos, eso me facino, después beso mi ombligo y mordía mi vientre hasta que llego a mi vagina y la lubrico, yo de inmediato le abri mis piernas y comenzó a besarme desde la punta de los pies hasta mis muslos y luego comenzó a comer de mi vagina, lo hacia como un experto, se ve que tenia práctica, metia su lengua en círculos y succionaba, nunca me lo habían hecho asi, no podía contenerme daba gritos de placer y eso a el le excito mas y me chupaba mas rápido, después me desato las manos, sin que me lo pidiera me arrodille y le baje desesperada el pantalón y el bóxer. Ahí estaba una deliciosa y erecta polla no muy grande pero si muy gruesa de inmediato la olí y comencé a pasarla por mi mejilla sintiendo su calor y dureza, después la mire y la comencé a besar en la punta eso le facino y poco a poco le jalaba el pellejo con mis labios y comencé a engullirla, el me tomo del pelo y le daba pequeños jalones para metérmela poco a poco, hasta que la tenia en mi garganta y no podía mas pero eso le gusto y me atragante un poco.
Pase un rato saboreándola y lamiéndola, ya había olvidado lo mucho que me gustaba ese sabor, después ambos excitados me la saco y me puso en cuatro contra el suelo y me la empezó a meter empezó a subir el ritmo y por su excitación me soltó una nalgada, yo le dije:
– Que fue eso.?
El contesto: – perdón me deje llevar.
Pero le dije: – Hazlo de nuevo me gusto
De verdad que me excito ser penetrada y nalgueada nunca me habían hecho algo asi y comencé a descubrir que me gustaba sentir eso, me excitaba mas, cada que me la metia mas rápido le pedia otra nalgada, no se, me daba más placer asi.
Después de estar así él se tumbó en la sabana y yo lo cabalgue mientras el me tocaba los senos y los apretaba, yo estaba gritando mucho y eso le gustaba porque aumentaba el ritmo de la penetración, después de eso él se corrió dentro de mí, yo lo bese y le hice oral mientras se recuperaba, esa es la ventaja de la juventud, vuelven a reponerse en minutos, después que estuve chupándolo, empezó a excitarse de nuevo y esta vez me pidió penetrarme por atrás, yo le dije que nunca me lo habían hecho por ahí, pero accedí.
Me recostó y separo mis piernas mientras lo lubricaba con aceite, después me lo comenzó a meter de poco a poco me dolia bastante, le dije que me lo sacara, me lo saco y lubrico más y volvió a intentarlo y lo metio poco apoco hasta el fondo, fue terrible no me gusto en ese momento, casi llore pero a medida que fue penetrando ese estrecho agujero empecé a excitarme poco a poco, era una experiencia nueva para mi pero después de un rato en ese ritmo le encontré el verdadero gusto a eso, al final me encanto y tuve un orgasmo hermoso y saco su pene y se corrió en mis pechos. Nos besábamos desnudos a la luz de la luna y luego me dijo:
– Te quieres Bañar?
Y le dije: Dónde?
Y el me cargo hasta el lago y nos metimos, fue hermoso nos besábamos y jugueteábamos ahí dentro, después salimos y nos tendimos sobre la sabana para secarnos y nos abrazamos asi mojados, el me dijo:
– Julia gracias por está oportunidad que me has dado lo disfrute como nunca, espero no sea la última vez y no te preocupes que nadie lo sabrá.
Yo le fui sincera y le dije:
– Me fascinó y claro que estoy dispuesta a repetirlo las veces que quieras, nos olvidaremos de nuestros impedimentos, pero sabes que no podemos tener una relación formal por tu madre y mi hijo.
El me contesto:
– Estoy consiente pero no quisiera dejarte eres la mujer que más me gusta.
Al final decidimos que seriamos amantes discretos y que no nos molestaría hacerlo y conocer a más gente siempre y cuando fuera todo discretamente.
Era ya muy de madrugada y decidimos regresar a casa. Pero le dije:
– Me has roto toda mi ropa ahora como regresaremos?
El me miro muy pícaramente y dijo: – vete así desnuda ya en casa te presto ropa de mamá
Así que regresamos en el auto yo desnuda y temerosa de que alguien me viera por la carretera, pero eso le excitaba a él hasta me bromeaba diciendo mira te están viendo.
Llegamos a su casa sin hacer mucho ruido pero al bajarnos del carro, tuvimos un problema, se encendieron unas luces mientras él y yo nos bajábamos yse escucho una voz que dijo:
– Vaya Alexito mira nadamas que tienes aquí.
Rápidamente Alejandro se puso delante de mi para cubrirme con una sabana y le dijo al hombre con mucho miedo:
– Tío que haces aquí?
Se trataba de su tio que vivía a unas cuantas casas de ellos, yo no supe que hacer me quería morir de la vergüenza, el nos respondio:
– Te vi que saliste hace un rato en tu carro y quise saber que pasaba, pero por lo que veo te la pasaste muy bien, ese es mi sobrino mira que mujer se a conseguido como se llama tu amiga?
Dijo que fuéramos a charlar a casa de el para evitar problemas, asi que tuvimos que ir, estábamos muy nerviosos porque se fuera a enterar mi amiga. Ya en casa de el tuvimos que explicar todo y quien era yo, Alejandro le suplico a su tio que no se lo comentara a nadie ni a su madre.
Su tió nos respondió:
– Mira, hijo sería una pena que tu madre se enterara de esto, y más porque ya no podrías seguir disfrutando de esta belleza de hembra, pero si quieres que guarde tu secreto con gusto lo hare con una condición, que me compartas de esta bella mujer, como en los viejos tiempos, o no te a dicho que el y yo una vez lo hicimos con una novia mía que yo le comparti?
Decía eso mientras se acercaba a mi. Después de eso hablamos Alejandro y yo y me dijo:
– No te obligare a hacer algo que no quieras ,
Me abrazo y me comento que podía ser una buena experiencia hacerlo con 2 y me pregunto si me agradaba la idea. Yo estaba muy insegura por un lado el hecho de que nos hayan descubierto y por otro estar con 2 hombres, además no sabía que hacer, su tío era un hombre más maduro y muy atractivo, no dije nada y estábamos los 3 sentados en la sala de la casa de su tio, entonces Alex me quito la sabana que me cubría y se sentó a mi lado y me abrazo con su brazo derecho y me abrió las piernas mientras su tio se desvestia, vaya era un cuerpo muy maduro y bien torneado y dejo ver una grande polla que en cuanto lo vi empece a excitarme pero aun sin decir ni una palabra estaba muy impresionada, así q se acercó a mi comenzaron a recorren mi cuello entre los 2 uno a cada lado mio, y su tio me apretaba los senos y jalaba mis pezones, yo tome con cada una de mis manos sus pollas y comencé a emocionarme por lo que sentía, era tan excitante sentir 2 bocas sobre ti, comencé a masturbarles y besarlos, mientras ellos me acariciaban, poco a poco me fui desenvolviendo más y fuimos a la habitación, me recostaron y Alejandro empezó a hacerme sexo oral mientras su tio se puso sobre mi para que se la chupara, era una situación completamente nueva para mi.
Despues de estar asi unos minutos luego se recostó Alejandro sobre la cama y mientras hacia eso su tio me lamia mi ano, sentí muy placentero, después me sente sobre Alejandro para que me penetrara y le recosté boca abajo sobre su cuerpo de modo que mientras me penetraba el me tenia agarrada de los senos y besándonos, su tio llego encima de nosotros y tomo mis manos y las agarro con fuerza y me las puso en la espalda y me lo comenzó a meter por atrás, era algo realmente sin igual sentirlos a los 2 al mismo tiempo dentro, su tio tenía más gruesa su polla y me volvió a doler un poco más, ya que me dilato más de lo que ya estaba. Me faltaba el aliento no podía ni gemir completamente porque me interrumpían grititos de tanto placer que estaba teniendo, después se corrió Alejandro dentro de miy luego se la empece a chupar mientras su tio me la metia por la vagina con una fuerza impresionante, no pude mas y nos corrimos ambos después de un rato, Al poco tiempo volvieron a penetrarme pero ahora alex por detrás y su tio por delante, ahí ya no podía mas estaba agotada pero seguía moviéndome en círculos y eso les excito y penetraron mas fuerte, hasta que me corri, después los 2 sacaron sus pollas y comenzarón a masturbarse delante de mi y se corrieron en mi cara y senos,. Quede bañada totalmente, después quedamos recostados.
Comentábamos lo mucho que nos había gustado haber tenido esa experiencia, y al final su tio accedió a no delatarnos, acordamos que esa sería la primera y última vez que lo hacía con su tio para evitar problemas. Después de eso regresamos a casa de Alejandro Fatigados los 2, era ya casi como las 6 de la mañana y nos aseguramos de que mi hijo siguiera dormido y asi fue, nos bañamos y nos fuimos a dormir juntos, ya de mañana tuvimos un pequeño rato juntos y después él se fue a la cama de mi hijo para que cuando despertara lo encontrara ahí.

Ese día transcurrió con normalidad, mi hijo no sospecho nada y él y yo nos besábamos cuando había oportunidad. Esa fue mi primera experiencia inolvidable desde que quede viuda, espero les haya gustado y si es así les prometo seguir escribiendo mis demás experiencias posteriores. Alejandro y yo seguimos viéndonos a escondidas de vez en cuando y aunque no supe nada de su tío tiempo después en una junta escolar en la escuela de mi hijo, me encontré con la sorpresa de que él era profesor de mi hijo, pero bueno esa es otra historia.