Manzanita de regalo

junio 7th, 2015

Buenas amigos/as este relato me paso hace un par de dias.
Era el dia de mi cumpleaños transcurria de lo mas normal, familia, amigos, cena, etc.
Durante la cena me llega un mensaje de una “amiga” que hace rato no sabia nada de ella, la conversacion fue mas o menos asi.
Ella: Hola, feliz cumple!!! Como la estas pasando?
Yo: Hola hermosa, gracias por acordarte, bien cenando con la familia y algunos amigos
Ella: Que bueno, no te molesto mas, que la termines bien
Yo:Gracias bombon, no jodes, esta todo muy tranqui por aca
Ella: Ah bueno, que te regalaron?
Yo: remeras, un reloj, algo de alcohol, nada mas… Yo para ver que me contestaba le digo, vos algun regalito para mi? Con un jajaj
Ella: Mmmm, esperame un rato a ver si encuentro algo
Yo: Ok… Pasaron como 10 minutos y recibo un msj
Ella: Te mando esto… Era una foto mostrandome las tetas
Yo: Ah bueno bebe, cuando me lo vas a dar le pregunto
Ella: y, hoy es tu cumple no? Si no haces nada despuea de cenar podes pasar por casa a buscar tu regalito, que decis?
Yo: Termino aca y te mando un mensaje
Ella: Ok, espero que pases a buscar tu regalito
Pasaron las horas, se fueron yendo los amigos, lleve a mis viejos a su casa y ahi que ya estaba solo le mando un mensaje a mi amiga
Yo: Mi regalo esta despierto?
Ella: Si pense que te habias olvidado, venite
Yo: En 10 estoy po ahi
Ella: Ok, te espero
Subo al auto, paso por una estacion de servicio, compro unos chicles y forros, llego a lo de mi amiga, toco timbre, me abre, me dice feliz cumple y me empieza a besar, nos empezamos a mandar mano a full, los besos eran interminables, empezamos a sacarnos la ropa, me arincona contra la pared, me agarra la pija y me hizo EL SEÑOR PETE, por dios que lindo pete, la levanto y le digo que pare porque iba a acabar, la llevo hasta la cama y me dedico a chuparle las hermosas tetas que tiene, eran mi regalo, se calienta, la empiezo a besar por todo el cuerpo, hasta que llego a su conchita, rosadita, sin pelitos, un placer de verla solamente, le empiezo a pasar la lentamente, que ricos juguitos que empezaban a salir, los empiezo a chupar, y va incrementando el ritmo de mi lengua hasta que arrancan sus espasmos y acaba.
Descansamos un rato, ella se repone, me empieza a tocar la pija, se acomoda y con sus tetas arranca una turca magistral, acabo en su pecho y ella con los dedos junta lo que mas puede y se lo traga.
Nos ponemos en forma de cucharita y ella me empieza a mover la cola, yo la empujaba hacia mi y le digo esa manzanita puede ser un regalo extra por i cumple, ella dice q si pero asi sin nada de lubricante no, gracias a dios y a todos los santos en la mochila tenia una cajita de preservativos, saque el gel q traen, lo pongo en su agujerito y le empiezo a mandar un dedo, otro y como sentia q no le dolia arrimo mi cabezita y despacito la voy metiendo, primero puteaba y m pedia q la saque, yo cabeza dura no le hice caso, me quede sin moverme, cuando se calmo empeze a moverme, ella se calento, se olvido del dolor y me pedia mas, yo le daba y le daba, hasta que no aguante mas y le pregunte si queria que le acabe adentro, me dijo que la queria sentir en la espalda, entonces la saque y le acabe toda la espald y un cachete de la cola, que lindo fue esa imagen, ella en cuatro con leche por todos lados.
Nos fuimos a bañar juntitos y me quede a dormir en su casa, espero que les haya gustado

En la Oficina del Gobernador

junio 4th, 2015

Después de haber pasado un par de años tratando de ganarme una audiencia con el gobernador, por fin lo había logrado. Nos conocímos por casualidad y le comenté que mi compañía quería brindar sus servicios al estado, por fines de ganancia por su puesto. Le dijo a su guardaespalda que pagara la cuenta, incluyendo lo que yo debía, y que le avisara al chofer que trajiera el auto porque íbamos a ir a su oficina para hablar de negocios.

En camino a su oficina me hacía muchas preguntas acerca de los servicios que le podía brindar, y yo le contestaba de una manera bastante eloquente, tratando de hacer la mejor impresión posible. Me puse un poco nervioso porque el gobernador se lamía los labios y su vista recorría mi cuerpo entero una y otra vez. Ya que soy bisexual y en ese tiempo ya había tenido relaciones sexuales con más de treinta hombres diferentes, no me quedaba mucha duda de que al gobernador también le gustaban los hombres aunque él era casado.

El gobernador era un hombre alto, de por lo menos 2 metros, calvo, con un poco de pansita y columna encurvada, cosa que en verdad es típico en muchos hombres de su edad, ya que tenía unos 58 años. No me resultaba físicamente atractivo, pero me sentía atraido a él intelectuálmente, y admiraba el hecho de que era gobernador. Al llegar a la oficina me dijo que en vez de hablar de negocios quería llegar a conocerme mejor, porque no le gustaba hacer negocios con gente que no conocía. Lo primero que me preguntó fue que si me gustaban las mujeres, los hombres, o los dos. Le dije que me sentía atraido a personas de los dos sexos. En eso llegó su guardaespalda y se sentó con nosotros en el despacho del gobernador. Me dijo que su guardaespalda, que se llamaba Juan, tenía una verga muy linda. Mirando a su guardaespalda le dijo “Muéstrale tu verga, Juan.” Juan se paró y en un abrir y cerrar de ojos sacó una verga de unos 24 centímetros. En verdad era una hermosa verga. Era del tipo de verga con curva hacia abajo que ya había visto antes y disfrutado en varias ocasiones. Aunque tenía un diámetro de unos 5 centímetros, la cabeza parecía pertenecer a una verga más grande, y esto me llamaba mucho la atención. Casi se me cae la baba.

El gobernador me dijo, “te gusta, ¿verdad?”

“Pues la verdad es que sí se mira sabrosa.”

“Quiero que le mames la verga, pero quítate la ropa primero.”

Me paré y me quité la ropa de inmediato. Me sentía un poco nervioso porque su oficina tenía muchas ventanas que no tenían cortinas, y era de noche y las luces estaban prendidas. Le expliqué mi preocupación y me dijo que no había problema porque los vidrios eran polarizados. De todas maneras sentí que había más gente mirándome, pensé que de seguro tenía una cámara escondida ahí, y esto hizo que me excitara aun más. La silla en la que se encontraba Juan era bastante alta, asi que cuando me acerqué para meter su hermosa verga en mi boca no tuve que agacharme mucho. Ví que el gobernador estaba admirando mi culito blanco y escuché que dijo algo relacionado al hecho de que solamente tengo pelo en la cabeza y en la pijita, y muy poco en las piernas y en los brazos. Empezé con la mamada lamiéndole los huevos a Juan que eran del tamaño de ciruelas. Después de chupar cada huevo por unos instantes, le lamí todo el palo que se ponía cada vez más duro, hasta por fin meterme la punta de su pene en mi boca a la vez que le hacía circulitos con la lengua. Al principio a penas pude chuparme la punta de su pene porque como ya he mencionado era más grande de lo que es normal para un pene, aun hasta para un pene de ese tamaño, pero al excitarme cada vez más, me tragaba más y más de esa hermosa verga mientras saboreaba el líquido clarito que salía de la punta. Se que ese tipo de cosa es normal, pero a este le salía tanto que varias veces pensé que ya había termidado y que me había llenado la boca de semen. A pesar de eso en verdad me gustaba. Tenía la boca llena de una verga enorme con mucho sabor a lechita salada. No sé como hice, pero me tragué toda la verga de Juan. Me lo metí a la boca hasta que topó con mi garganta y luego fui presionando poco a poco hasta que de repente cedió y pasó toda. Relajé mi garganta y me aguanté las arcadas lo mejor que pude y me la sacaba poquito y luego me la volvía a meter toda. Sentí como resbalaba entrando y saliendo de mi garganta, y por fin había logrado lo que había tratado varias veces sin pensar que fuera posible. Aun con la boca toda estirada por el gruesor de su pene, pude sacar la lengua y lamerle los huevos de vez en cuando al tragarme su verga masiva.

El gobernador aprovechó la posición en la que me encontraba para masajearme las nalgas y meter sus dedos en mi ano. Escuché como decía detrás de mí lo lindo que es mi culo, decía “qué lindo agujerito, lo tiene bien limpio, ni siquiera apesta. No creo que puedas meter tu verga en este agujerito Juan, que lo tiene muy chico. Mira lo perra que es Juan, le encanta tu verga, se la come toda, creo que le llega hasta el estómago. Y le encanta Juan, lleva todo el rato con su verguita parada, en verdad le gusta, ¿te gusta, perra? ¿te gusta?”

Yo trataba de gemir que sí sin sacarme la verga de mi boca, y el gobernador empezó a darle cachetadas a mi culo pero con muchísima fuerza. Me preguntaba que si me gustaba chuparme esa verga tan enorme y como yo no me sacaba la verga de mi boca no me entendía cuando le decía que sí, y me pegaba cada vez más fuerte. Ya estaba por llorar del dolor que sentía cuando tuve que dejar de mamarle la verga tantito para decirle que “¡Ay! ¡sí carajo! Me encanta esta verga de verdadero macho!”

Juan aprovechó para ponerse un condón, y el gobernador dijo “vamos a ver si te sigue gustando cuando te coja por el culo con ese pene gigantesco. Juan se puso detrás de mí, y eché un salivazo a mi mano para lubricarme el ano para lo que estaba por suceder. Me cojió de una manera violenta. Al principio sentí un poco de dolor cuando me metió esa cabeza enorme, y sentí más dolor cada vez que me metía la verga entera. Aun así me encantó. Creo que me movía hasta más que él, levantando mi culito lo más que podía hasta sentir el borde de la cabeza de su pene salir de mi ano, y luego me lo enterraba de una sola embestida, cada vez más rápido hasta que ya no era posible aumentar la velocidad y su pene entraba y salía hasta unas dos veces por segundo. Mis nalgas se sentían como gelatina en un terremoto. Mis piernas temblaban y yo seguía gemiendo como una perra mientras apretaba mi anito lo más que podia. Los huevotes de Juan golpeaban contra mis huevitos a un ritmo que parecía imposible de mantener pero sin embargo no se detenía. De repente sentí que su verga se puso más tiesa, y sentí el calorcito de su leche aun a través del condón.

Después de eso le chupé la verga al gobernador mientras su guardaespalda miraba. No me gustó tanto porque lo tenía como del tamaño del mio que es de unos 14 centímetros, y tenía un gusto más amargo. De todas maneras lo hice porque él me lo estaba pidiendo. Sentí que estaba por acabar y al sacar su verga de mi boca me lleno la cara de leche. Me citó para la próxima semana y me dijo que iba a invitar a un amigo que tenía una verga que era más grande que la de Juan. Le dije que no me parecía posible pero que ahí iba estar para verificarlo.

Después les cuento lo que pasó la próxima semana…

Trolita infiel desde el colegio

junio 3rd, 2015

Cuando una es puta, es puta desde siempre, y no en el mal concepto, sino puta en cuanto a disfrutar un buen macho y una buena cogida. De hecho ahora mi novio esta trabajando y yo re caliente acá. De vez en cuando, en cuanto sale una oportunidad, salgo con amigas y termino encamada o divirtiendome con alguna pija en la boca en los baños del boliche, me gusta franelear en la pista y que la cosa se vaya poniendo caliente, el los reservados dejo que me manden toda la mano que quieran y se pinta para que les chupe la pija nos vamos al baño, si me calienta muchisimo y quiero garche, al telo, total es la salida en la que mi novio piensa que no hago nada, y eso que mas d eun conocido de el me vio siendo manoseada sonriendome complices. Mis amigas tambien son bastantes zorras asique nos incentivamos. Mi novio piensa que son aburridas y santitas, ja.
Le meti los cuernos a los 3 meses, y despues no paré mas, creo que no tuve novio que no haya quedado re cornudo ante la sociedad, pero bueno, mi conchita pide variedad de pijas. Con una me aburro.
Esta semana me estuve acordando mucho de mis primeras veces, y de como ya era una zorra desde chica. En plena secundaria temprana, arranqué trempanito, con un compañero del que fui novia dos años, desde que su pija recien empezaba a tener pelitos hasta que ya era una herramienta dura bastante satisfactoria. Pero como adolescentes tontos nos peleabamos cada dos por tres, tipico. Cuando ya la habia agarrado el gustito al garche me empece a fijas en otros chicos, asique al año con mi noviecito, despues de una peleita, me fui a una fiesta de los de ultimo año con mis amigas. Estuve toda la noche provocado, si bien ellos no eran mayores de edad todavia, para nosotras eran todo un trofeo, y en a mitad d ela noche me vino a levantar incentivados pro sus amigos un papuchi que era de los mas galanes de la secu. A mi mi noviecito ya ni me importaba a esa altura y me lo chapé el resto de la fiesta, una cosa llevo a otra y termine peteandolo y cogiendo en su habitacion. Esos fueron los primeros cuernos que meti, la pija de este ultimo y su actitud mas experimentada me volvieron loca, y justamente lo estoy buscando por eso ahora en facebook haber si sigue tan machito y puedo arreglar un garche con el despues de estos años que pasaron. Total, tiempo tengo por que mi novio a la noche, trabaja. ja,besitos.

El lado más salvaje del eritreo

junio 2nd, 2015

Si hay una fantasía sexual que predomina en la mente de las mujeres, es acostarse con un negro. No hace mucho tiempo escuché una frase un tanto soez, pero a la vez muy curiosa, en un programa de televisión acerca de este tema: “Una mujer no es completa hasta que un negro se la meta”. Yo me puedo dar con un canto en los dientes porque en el verano (parece que es sólo en verano cuando pasan las cosas más excitantes) de 2011 tuve la oportunidad de intimar con un hombre africano, por primera vez.

Yosef vivía en un edificio de apartamentos muy próximo al lugar donde yo trabajaba por aquel entonces. Era de un pequeño país llamado Eritrea, situado en el cuerno de África y fronterizo con Etiopía, nación a la que tuvo que hacer referencia para poder ubicar su lugar de origen en un mapa. Tenía el pelo rapado al 1, era alto y fibroso y, por supuesto, negro, aunque no muy oscuro.

Me parecía un hombre muy sexy y me encantaba quedar con él cuando salía de trabajar para que me contara cosas de su país, del que yo no sabía nada. En ocasiones me preparaba comida típica y bebíamos té, hasta que una cosa llevó a la otra y nos acostamos. Yosef era un chico dulce, incluso tímido, pero en la cama mostraba su faceta más “tigre africano”.

Una noche que yo salía de trabajar, me dirigí a su apartamento, como muchas otras. No obstante, ese día andaba un poco nerviosa porque era la primera vez que nos veíamos después de haber tenido sexo. Cuando llegué a su puerta, me sorprendió que estuviera abierta. Me dijo que pasara y cerrase, a lo lejos. Anduve hasta llegar a su habitación y ahí estaba él, dentro de la cama. Tenía el torso desnudo, aunque enseguida me daría cuenta de que no era lo único. Me indicó que me metiese con él bajo las sábanas. Divertida y un poco sorprendida por la estampa, me quité los zapatos y me acerqué a él.

Estaba completamente desnudo y empalmado. Me rodeó con sus brazos y nos besamos. Tenía los labios gruesos y suaves, y comenzó a llenarme de besos la cara y el cuello. Yo continuaba pegada a él, sintiendo su miembro erecto, que presionaba contra mi cuerpo. Ni un minuto más consintió que siguiese vestida.

Se puso sobre mí y me sujetó los brazos por encima de la cabeza, mientras me mordía los pezones. Su pene rozaba levemente mi sexo y eso me estaba excitando mucho. Se abalanzó, de nuevo, sobre mi cuello, dándole pequeños bocados, sin soltarme los brazos. Yo trataba de levantar mis caderas hacia él para sentir su polla lo más cerca posible de mí. Él se dio cuenta de mis intenciones y jugueteó con ella en los alrededores de mi vagina. En muchos momentos, se quedaba al borde del abismo y parecía que iba a deslizarse en mi interior, pero finalmente decidía continuar su camino por la superficie. Ese jueguecito me estaba poniendo muy mala y sólo quería que me follara ya.

En una de esas, volví a levantar mis caderas y, por fin, sentí su pene dentro. Me moví desde abajo, intentando saborear esos primeros momentos de su miembro en mi ser, hasta que él tomó las riendas y empezó a penetrarme con ansia.

Me agarró los pechos con tanta pasión que pensé que me los iba a arrancar. El sexo sacaba de él su lado más fiero. Se colocó de rodillas en la cama y me puso las piernas en sus hombros, levantándome el trasero, de modo que la penetración fuese más profunda. Sus embestidas se combinaban con azotes que no hacían sino ponerme aún más cachonda.

Cuando estaba a punto de terminar, sacó su pene y eyaculó sobre mi tripa, descargando todas sus fuerzas en ella. Me limpié con un pañuelo que tenía encima de su mesa y nos echamos en la cama, bajo la luz tenue de la habitación y al abrigo de sus besos que, ahora, eran dulces de nuevo.

Anónimo

Experimentando un masaje

junio 1st, 2015

Buen día, este es mi primer escrito en el sitio… espero mi experiencia les guste:
Luego de una semana dificil se me ocurrio comprar un periodico, para buscar anuncios de masajes en mi ciudad, descubrí varios, llame y me decidí por uno que se realizaba en un hotel y como promoción por ese día tenían “la chica en desnudo completo al mismo precio”. Salí tarde de mi trabajo ese sábado, por lo que llame eran cerca de las 8:20 p.m. y pregunté si me esperarían, me contestaron que si, pero que asegurara que llegaría, y confirme.

Cuando llegue estaban ahí tres chicas, pero una de ellas blanca, cabello negro y con un cuerpo espectacular opaco las otras dos, era de piernas largas y grandes senos (jamás me había llamado la atención una mujer de gran personalidad), la señora que “administraba” me solicitó el pago por la hora de terapia, luego de escojer con quien me atendería.

Luego de realizar el pago nos dejaron solos en la habitación, ella me pidio que me desnudara y me acostara en la cama, yo parecí ingenuo al quedarme en boxer, me sonrio y me dijo “quitese toda la ropa amor” no pude evitar aceptar y seguir lo que me dijo, cuando empezo a desnudarse, teniamos la luz y un TV encendido, apagué la televisión y encendimos una lampara que estaba al fondo, le pedí que aún no se quitara su blumer, el cual me termino de cautivar ya que era blanco y de encaje… uff

Ella me comenzó a dar el masaje, presionando mi espalda, cuando me pidio que me volteara… comenzamos a charlar, me dijo que era su segundo día, entre platica y platica le abrace y besé con pasión, ella respondió de la misma forma, fui besando su cuello, sus senos y la acoste en la cama… fui bajando lentamente, hasta meter mis dedos entre su blumer y su cintura… lo bajé lentamente mientras bajaba de su ombligo a su vagina… la cual estaba lista para mi… deslice mi lengua entre sus labios superiores hasta su clítoris, donde presioné seguido hasta escucharla gemir… eso me excitó mucho a tal punto que decidí ingresar mi lengua hasta lo mas profundo que pudiera… ella lo distrutó y contuvo un grito… me levanté y le dije que se sintiera libre de hacer lo que queria…

Regresé al placentero lugar donde me encontraba… sintiendo sus deliciosos jugos en mi rostro, luego le fui besando nuevamente hasta arriba… ella se levanto un poco para recibirme mejor… comence a hacerselo y mi excitación subió y subió… estaba a punto de terminar, saqué mi miembro y la cama recibió mi semen… pero el sentirla y escucharla respirar me mantenia con una erección que no quisimos desaprovechar… así que lo volvimos hacer de la misma forma… en esta ocasión aprovechó para morderme los labios… y permitirme mordisquear sus pezones… la penetre con fuerza y se quejo un poco y al instante me pidio no detenerme… “esto duele rico…” me dijo… asi que seguí con fuerza… cuando estaba por terminar saqué mi pene para terminar fuera… ella se volteo y como perrito me pedio mas… yo seguía con erección y teniendo a una mujer ardiente y desnuda frente a mí…

Mi pene entró directamente sin tener que usar mis manos para dirigirlo… lo disfrutamos mutuamente hasta terminar… y esta vez sin salir, ella supo lo que paso e igualmente lo disfruto, volteo y con una sonrisa de satisfacción me saco despacio… fue grandioso, nos acostamos desnudos un rato…

El video porno de mi vieja

mayo 30th, 2015

Que tal!

Les voy a platicar cómo fué que me entere que mi vieja era una puta barata, de cómo descubrí que hacía de todo y nunca me había platicado.

No les voy a decir como es la puta esta, (de aquí en adelante la llamaremos W), pues más adelante encontraran una foto extraída del video en cuestión.

Un día de esos de hueva, no me tocó trabajar y mi vieja se fue a trabajar, estábamos mudándonos e iban a llegar unas cosas de su antigua casa que faltaban de mover a donde ahora vivimos. Alrededor de medio día, llegó la mudanza y yo no sabía lo que me esperaba.

Empecé a meter las cosas con los tipos de la mudanza, ropa, cajas y un mueble que va en la recámara. Ahora si venía la parte difícil, acomodar todo en la nueva casa. Que la ropa en el orden que va, los peluches y demas pendejadas en la cama, y como el espacio era poco, pensé en buscar en las cajas…. y más ropa y pendejada y media, pero mientras estaba acomodando la ropa, cuando levanté una blusa (que nunca le había visto), se cayó una cajita con un DVD, mi atención se fué al DVD y lo levanté, era un DVD cualquiera de esos que venden en las papelerías o en los supermercados, me atrajo el título que tenía la etiqueta de la caja que decía “Mujer pública xoxo”, se me hizo raro por que el título no me vino a la mente de algún disco o demas, lo que más me hizo sospechar fueron los simbolitos esos de “xoxo”. Era su letra sin dudarlo, entonces prendí la computadora y metí el DVD.

Yo no estaba listo para lo que me iba a encontrar en esa carpeta que decia “Mujer pública W.”, la abrí y ahí estaba un video de 2 horas de duracíon. Sentí un odio impresionante, estaba enojado, y más aún por que en la captura del video se veía una vieja mamandosela a un cabron. Lo abrí por puro morbo y teniendo todavía poca esperanza de que no fuera W.

Y era W., el video empezabaa como una entrevista, de esos castings que vemos por todos lados en internet. Nunca había visto a W. así pintada, como callejera, traía una playera pero se veían sus piernas cruzadas, traía unas medias negras ( al menos eso se veía ). Despues de toda la introducción aburrida, le preguntaron sobre sus fantasías, ahí me empezó a crecer el coraje aún mas.

-Cuál es tu peor fantasía W?, la mas depravada?

– Ay pues no se, a veces he pensado que lo que más me gustaría es que me vieran coger. – dijo W.

-Como crees? dime otra, además, todo mundo te va a ver coger en este video.

Ahí me volví un animal, quería matarla cuando llegara a la casa, TODOS LA IBAN A VER COGER!!!!, siguió diciendo la putarraca esta.

-Pues lo peor que he pensado, es que me subo al metro, es de noche y voy vestida con una minifalda y un top de bikini, traigo unas colitas y al vagón que me subo, esta lleno de hombres vergudos, que cuando me ven se les para ese dulce tan rico que tienen entre las piernas, yo traigo unas esposas puestas en una sola mano, entonces, me mojo de nada mas pensar, entonces, me esposo al tubo que está en medio del vagón y les pido que me usen como se les antoje, que sean unos 10 o 15 pitos para mi sola, entonces me arrancan la poca ropa que traigo, y me dan por todos mis agujeros de puta, cuando me cogen, hago lo que puedo para jalarsela a los que tengo al poco alcance de mis manos, otro me invade el culo mientras uno se me acuesta para que me ensarte la verga por la vagina, me pellizcan los pezones, me muerden, algunos no aguantan y se me empiezan a venir, cuando se me vienen, unos adentro, otros en la espalda, en las nalgas, toman turnos hasta que todos acaban, y yo termino hecha un desastre de saliva y semen… aquí viene lo peor… para limpiarme, todos me orinan encima, yo estoy ahi tirada en el vagon del metro y estos tipejos me estan meando, yo abro la boca y me trago lo que puedo… y hasta ahi!, pervertido!!

Yo no sabía esas cosas de mi “señorita”, pero mi verga en este punto estaba que explotaba, la tenía druisima.

Entonces empezó la accion!, el de la camara le dijo:

-Pues no tienes cara de tener esas fantasías, pero hoy te vamos a dejar hecha una piltrafa tambien, vamos a hacer una apuesta, si aguantas viendome a la camara lo que viene sin cerrar los ojos de gusto y nada más sonríes sin hacer ruido, tu ganas y pides lo que quieras, de otra manera si cierras los ojos o empiezas a gemir o a morderte los labios, yo gano y vas a hacer lo que yo diga la siguiente hora ( el video duraba 2 horas… e iban como 20 minutos ), estamos?

-Uy pues que pedinche eres no?… esta bien, pero les va a salir bien caro. Dijo W

-Orale pues, entonces vamos a empezar, ponte de pié y enseñanos tu playera.

Mi ahora esposa la puta, se paró para revelar una playera que le quedaba grande y decía “Me cogieron en MujerPublica.com”…

Ahí me volví loco, estaba en internet!!!!… pause el video y traté de meterme a la pagina, pero no la encontro… fue el error 404 mas placentero de mi vida.

-Ahora quitate la playera…

Mi vieja se empezó a quitar la playera de la manera mas puta que he visto quitarse una prenda a una perra, se la embarro en las chichis, se puso en cuatro y pegaba el pecho al suelo con el culo parado, movía las nalgas para que le brincaran pero no dejaba de sonreir, podía perder la apuesta, se quitó la playera dandole la espalda al pendejo de la camara y la aventó a no se donde, traía sólamente un liguero con medias negras y unos tacones tan altos que dudé que pudiera caminar, entonces después de su putishow dijo el way de la camara:

-Ahora si perrita, ponte en posición.

Entonces caminó sobandose las tetas desde la pared al frente hasta bien cerca del perro que la grababa, pusó sus manos en las rodillas del tipo este, arqueando la espalda y con las piernas estiradas, sólo me puedo imaginar cómo se veía eso desde atras, sin perder la pinche sonrisa de puta que traía, le colgaban las chichis de manera espectacular y entonces dijo el mono este:

-Ahora sí, vamos a empezar las cochinadas, pero me lo tienes que pedir tú.

Como recordando un guión que había leído antes, dijo con voz de callejera:

-Quiero verga.

Entro un cabron al cuartito ese, un cualquiera, ni siquiera estaba fornido pero tenía una verga impresionante, agarró a mi amada esposa por la cintura y le empezó a meter una cogida de película (literal), sólo se veía a mi esposa sin perder la vista de la cámara y recibiendo las embestidas del animal aquel…pasan como 8 minutos y se ve que mi amada ternurita ya no puede más…. se le vencen las rodillas del orgasmo que le dio el tipo aquel.

-Uy ya perdiste… me voy a cobrar la apuesta… chicos!!

En ese momento yo estaba que me venía, pense que nada mas iba a ser eso, pero entraron otros 3 tipos, dos viejos y uno jovencito, igualmente del monton pero bien vergudos, o la tenían bien ancha o bien larga. Mi esposa puso una cara de gusto como si anduviera en un desierto y hubiera visto un oasis con agua fresca. Mi princesa se acostó en el suelo y uno de los viejos se hinco con su cara por debajo, entonces W con una mano le empezó a jalar la verga frenéticamente mientras le lamía algo que no se veía en la camara, pudieron haber sido los huevos o el ano. De igual forma daba unos gemidos de placer impresionantes. el tipo original se la metío de nuevo con unas embestidas brutales, otro se le trepó para que pudiera hacerle una rusa con las chichis y con la mano que le sobraba se la jalaba al jovencito.

Pasaron mucho tiempo así hasta que el de la camara dijo: “Cambio!”

Entonces el original se sentó en un silloncito cruzando el cuarto, mi vieja se sento dándole la espalda y se sentó sobre su vergota para que se la clavara por el culo… y ella gritó: “Tengo dos hoyos más!”, ni tardos ni perezosos, uno se le encimó para metérsela por la vagina y otro se paró a un lado para que mamara, para este punto tenía el maquillaje escurriendole por toda la saliva que usaba, mientras se la cascaba al que sobraba.

Yo me estaba masturbando impresionantemente, soltándomela para venirme cuando fuera el gran final.

Así pasaron varias posiciones, abusaron de su cara, de sus tetas, de sus hoyos de puta, hasta uno se la jalaba usando los pies de mi amorcito, hasta que estando de perro con los tipos acabándosela como marabuntas, uno le dio dos nalgaditas, señal de que se iba a venir.

Esto estaba planeado, la camara cambió a un plano de la cara de mi vieja diciendo cosas como: “denme su venida, toda la quiero en la cara, quiero que me pinten blanca, denle de comer a esta perrita el jugo de esos troncotes que me acaban de putear”, uno a uno se le fueron viniendo con unos chorros de semen que yo creía imposibles… cuando se le acercó el primero mi esposa abrió la boca y no la cerro hasta que acabaron, todos se le vinieron encima, uno de los viejos de lejos le empezó a bañar la cara y las chichis, mi vieja entonces se embarraba el semen que le caía en el curepo, pero no en la cara. Cuando acabaron de venírsele encima, estaba hecha un desastre, despeinada, sin maquillaje, y se chupaba los dedos viendo a la camara con el único ojo que podía abrir, por que la leche no la dejaba abrir el otro. Entonces gateó hacia el way de la camara, y le dijo con la misma voz de puta: “tu no quieres una mamada de esta perrita?” y le cerró el ojo. Le metió una mamada impresionante, la escena me excitaba tanto por que ahí estaba, hincada, llena de semen y pidiendo más, el de la cámara no aguantó mucho tiempo y le terminó en la cara tambien, entonces así como estaba se fue gateando a cuatro patas al baño, ahora sabía que estaba grabado en una casa, cuando llegaron al baño… la escena se vuelve negra…

Yo me vine como nunca en mi vida, ahi estaba frente a la computadora, con el pito en la mano y el escritorio todo manchado de semen… Cuando llegara mi vieja, no se imagina como le va a ir…

Mi madre me ayuda a estudiar

mayo 29th, 2015

No es que yo fuese mal estudiante, al contrario, solo me habían quedado dos o tres asignaturas como a cualquier otro alumno. Como a muchos otros chicos de mi edad, las hormonas nos alteraban un poco y era difícil concentrarse en clase si a la chica que se sentaba delante tuyo se le asomaba un poco el tanga por encima del pantalón.
Mi rutina durante aquél verano había sido pasarme la mañana en la piscina de mi urbanización bañándome y jugando al fútbol. Por las tardes, después de comer y ver un poco la televisión, tenia que estudiar tal y como le había prometido a mi madre para sacarme las asignaturas que me quedaban pendientes.
La verdad es que lo que tenía que estudiar no era demasiado difícil, así que me podía permitir el lujo de pasarme la mayor parte del tiempo de estudio distrayendome con otras cosas. Leía cómics, jugaba con videojuegos y sobretodo, como os podréis imaginar, me masturbaba casi cada día. Ese era mi pasatiempo favorito desde que había descubierto los placeres del onanismo hacía apenas un año.
A mi padre se le habían acabado las vacaciones y se pasaba casi todo el día fuera de casa trabajando. Mi madre a esa hora estaba medio dormida en el sofá viendo la televisión y luego se ponía a hacer las tareas de la casa. Así que disponía de un buen rato para disfrutar machacandomela en mi habitación sin que nadie me molestase, ya que mi madre nunca entraría sin llamar antes.
Tenía a mano los ejemplares de Interviú que mi padre solía comprar cada semana. Yo me esperaba a que mi madre los pusiese en la bolsa donde estaban el resto de periódicos y revistas para su posterior reciclaje. Antes de ser lanzadas a la basura, me apropiaba de las revistas y las guardaba en mi habitación en un lugar seguro sin que nadie se diera cuenta.
Como muchas otras tardes aquél mes de agosto, el día de los hechos que os quiero narrar y que definitivamente cambiaron mi vida para siempre, yo ya tenía un ejemplar de Interviú sobre mi mesa. Estaba abierto justo donde se mostraban las fotografías de la famosilla televisiva de turno en estado de semi-desnudez. Yo ya estaba excitado y el bulto de mi polla se notaba debajo del bañador que aún llevaba puesto de por la mañana.
No necesitaba mucho más para excitarme. Ya venía bastante caliente después de haber pasado la mañana en la piscina contemplado las chicas y mujeres que tenía como vecinas en la urbanización. Me encantaba verlas en bikini, aunque ellas seguro que no se hubiesen mostrado así ante mi si hubiesen sabido los pensamientos lascivos que recorrían mi mente al verlas.
Con la sangre fluyendo rápidamente hacia mi pene, me dispuse a bajarme ligeramente el bañador y dejar mi miembro viril saltar libremente. Sin apartar la vista de la guarrilla de la revista, empecé a masturbarme suavemente. No llevaba apenas ni dos minutos cuando oí que llamaban a la puerta.
-Javi, ¿puedo pasar?- escuché reconociendo sin duda la voz de mi madre.
“Mierda”, pensé mientras volví a subirme el bañador rápidamente y a esconder la revista entre los apuntes de la asignatura.
-Si, si, pasa mamá- le contesté intentando calmar los nervios del momento.
Inmediatamente mi madre entró y no vio otra cosa que a su querido hijo estudiando como un buen alumno aplicado.
Por aquel entonces, mi madre tenía 43 años. No la podría describir de otra manera que no fuese la de la típica cuarentona bien conservada. Le gustaba mucho el deporte y eso le había dejado un cuerpo duro y macizo. Que yo, al igual que con las otras mujeres de la piscina, había podido disfrutar contemplando.
Recuerdo sobretodo un bikini que solía ponerse. La tela era fina y de color claro y se transparentaba mucho cuando estaba mojado. Claramente podías verle sus grandes y marrones pezones y los negros y abundantes pelos de su coño. Tenía un par de tetas increíbles, grandes y bien colocadas. El vientre prácticamente plano y un culo gordo pero perfectamente tonificado por muchas horas de aerobic.
Me sorprendió verla ahí en mi habitación, ya que nunca entraba mientras yo estaba estudiando. Su aspecto era bastante menos seductor que en la piscina, ya que estaba cubierta por la bata ancha abotonada por delante que solía ponerse para estar más cómoda en casa. Su morena y ondulada melena estaba recogida con una practica coleta.
-¿Qué, como lo llevas?- dijo acercándose a la mesa. Se colocó justo a mi lado, su cara acercándose a la mía y mirando mis apuntes.
-Eh… bien, bien… – contesté yo un poco preocupado por si mi madre pudiese descubrir la revista que se ocultaba bajo mis apuntes.
-Tu no te preocupes hijo, ya verás como lo apruebas todo- dijo intentando tranquilizarme.
Mi madre siempre se había preocupado mucho por que yo fuese un buen estudiante. Aquél curso, el hecho de que yo hubiese suspendido tres a final de curso le había disgustado bastante ya que era la primera vez que debía recuperar algo en septiembre. Se había pasado todo el verano insistiendo mucho en que le dedicase las horas necesarias al estudio, aunque su tono en ese momento era más bien conciliador. Muy distinto a como me había hablado en días anteriores.
-Ven un momento, siéntate conmigo aquí en la cama. Tenemos que hablar- me pidió cogiéndome de la mano.
Me levanté y en ese momento el bulto en mi bañador era bastante evidente. Me sonrojé un poco al comprobar que mi madre se había dado cuenta e hice lo que pude para taparme con las manos. Me senté a su lado en la cama y esperé expectante a lo que me tenía que decir.
-Mira Javi, he estado pensando… bueno, es que ya tienes una edad… – parecía que le costaba encontrar las palabras – Te vas haciendo mayor, y un chico de tu edad va sintiendo cosas nuevas y bueno, empieza a tener unas necesidades que antes no tenía…
En ese momento yo no tenía ni idea de que quería decirme mi madre, y la miraba sorprendido. Ella lo volvió a intentar.
-Bueno, es que esta mañana en la piscina… me he dado cuenta de como mirabas a las mujeres en bañador. Ya te estas haciendo todo un hombre y es normal que empieces a ver a las chicas de esa manera.
-Yo, es que… bueno… no puedo evitar mirarlas, no lo hago con mala intención – intenté disculparme pensando que mi madre me estaba echando la bronca.
-No, no. Si no pasa nada porque mires. No te preocupes mi niño, ese no es el problema – contestó ella acercándose a mi y pasándome una mano por encima del hombro -. Lo que pasa es que ahora es muy importante que estudies y todas esas cosas te pueden desconcentrar.
-Bueno mamá, pues no iré más a la piscina. Me quedaré aquí estudiando.
-No, no es eso. Lo que te estoy diciendo es que tienes que aprender a descargar todos esos sentimientos que tienes cuando estás en la piscina.
Ahí si que ya me perdí y miré a los ojos a mi madre bastante confundido. Ella hizo un esfuerzo final y me habló lo más claro que me había hablado nunca.
-Javi, ¿tú sabes lo que es una paja?
Me quedé de piedra. No me podía creer que me acabase de preguntar eso. Me asusté un poco pensando que mi madre descubriría lo de las revistas Interviú y se enfadaría mucho, así que le mentí.
-No, no. No sé lo que es- dije mirando al suelo avergonzado.
Supongo que ella me creyó, y no era de extrañar ya que seguía viéndome como a un niño y estoy seguro que creía que yo no era capaz de masturbarme aún.
Se quedó pensativa unos instantes y finalmente me dijo:
-Ahora mismo, a tu edad, tienes las hormonas a tope y necesitas darte un pequeño alivio de vez en cuando. Ya verás como después de hacerte una paja estarás mucho más relajado y podrás concentrarte mejor para estudiar- La lógica de mi madre era aplastante.
-A ver, ¿tú sabes como se hace una paja?- me preguntó y yo ni siquiera contesté de pura vergüenza que tenía.
-¿No?- se quedó callada por unos instantes – Bueno, yo te enseño la primera vez. Pero luego tendrás que hacerlo tu solito, ¿vale?
-Venga Javi, quítate el bañador- me pidió.
Sin rechistar la obedecí y me levanté. Dejé caer el bañador al suelo y mi verga asomó dura apuntando hacía el techo.
-Mira, si no me extraña. Como te vas a concentrar si tienes toda la sangre del cerebro ahí abajo- dijo mi madre sumamente sorprendida por el grado de erección que ya tenía mi miembro-. Ven, siéntate, que ya verás lo relajado que te quedas después.
Me senté y mi madre me ayudó a quitarme la camiseta que llevaba puesta. Luego me hizo tumbarme. Se inclinó un poco a mi lado y se quedó mirando mi polla, que palpitaba dando pequeños toques en mi estómago. No me podía creer lo que estaba a punto de hacerme, aquello parecía un sueño.
Por fin su mano agarró firmemente mi pene erecto y empezó un suave masaje masturbatorio. La sensación de su mano en mi pito era genial, era la primera vez que una mujer me tocaba ahí y aquello era gloria bendita. La paja era suave pero a un buen ritmo, como la haría toda una experta.
-La tienes muy grande y dura para tu edad- dijo con orgullo, tal vez pensando en lo mucho que podía llegar a crecer aún.
-¿Te gusta la paja Javi? Tu cierra los ojos y disfruta.
-Si mamá…- contesté con un hilo de voz.
Pero la verdad es que no podía cerrar los ojos. Ver a mi madre haciéndome una paja me ponía más cachondo aún. Sus ojos no apartaban la vista de mi miembro y su mano se movía sin descanso. Pero lo mejor era ver sus pechos bamboleándose debajo de la bata debido al movimiento de su brazo. Los primeros botones estaban desabrochados y tenia una buena vista de su canalillo. Claramente se podía apreciar que no llevaba sujetador.
No puede evitar empezar a gemir levemente, aquello me estaba encantando. Mi madre respondió acelerando un poco el ritmo lo que hizo que aún sintiese más placer.
-Me gusta mucho mami, no pares por favor- susurré gimiendo.
Mi madre sonreía satisfecha de ver a su hijo disfrutar tanto gracias a ella. Volvió a acelerar el ritmo agarrando fuertemente mi polla, seguramente a sabiendas de que no me faltaba mucho para eyacular.
El ritmo de la paja era cada vez más rápido y yo ya empezaba a sentir la tensión en mis huevos. La descarga era inminente.
-¡¡Aaaah!! ¡¡¡Aaaaaaaaaah!!!- grité cuando grandes chorros de semen salieron disparados hacia mi cuerpo.
Fue una corrida brutal. Creo que hasta ese momento nunca me había corrido con tal abundancia. Tenía el pecho y el estómago cubiertos de lefa caliente. Algunos chorros incluso habían llegado a impactar en mi madre, manchando su bata y su brazo. Ajena a ello, mi madre seguía exprimiendo mi polla hasta que logró sacar la última gota de semen. Yo estaba totalmente extasiado, cerré los ojos y pude escuchar los fuertes latidos de mi corazón.
-No te muevas, no quiero que manches la cama- dijo mi madre volviéndome a la realidad-. Voy a limpiarte esto con algo.
Se levantó y miró a su alrededor buscando un pañuelo o algo. Yo cogí mi camiseta e hice ademán de irme a limpiar con ella pero mi madre me lo impidió.
-No seas guarro Javi, con eso no. Espera.
Acto seguido metió sus manos por debajo de la bata y se empezó a bajar las bragas. Ver sus braguitas deslizándose por sus ricos muslos fue una visión sumamente erótica. Luego se acercó con su improvisado trapo y empezó a limpiarme el semen pegado a mi cuerpo. Apenas le presté atención a eso ya que no podía dejar de pensar que en ese instante mi madre estaba totalmente desnuda debajo de la bata.
-Bueno, pues esto ya está. ¿A que te has quedado relajadisimo? – yo asentí sonriendo.- Ahora vístete y ponte a estudiar. Ya verás como ahora estás mucho más concentrado. Yo me voy a duchar, estoy sudando.
Me dio un beso en la comisura de los labios y salió de mi cuarto con las bragas empapadas de semen en la mano.
Aún confundido por lo que acababa de sucederme, me levanté y me fui a sentar a la silla sin ni siquiera vestirme. No me podía quitar de la cabeza la visión de mi madre haciéndome una paja. Tan excitante había sido que mi pene seguía en estado de erección. Intenté concentrarme y ponerme a estudiar pero en mi cabeza rondaba una idea perversa.
-¡Mamá!¡Mamá! – grité para que me pudiese oír desde el baño. -¡Ven un momento!
Al minuto apareció mi madre envuelta en una toalla de baño que cubría lo justo. Se había soltado el pelo y su melena lucía preciosa.
Yo estaba ahí sentado con las piernas separadas y mi polla en alto. Al verme así mi madre sonrió, seguramente anticipándose a lo que le iba a decir.
-Mira mamá, esto todavía esta así. ¿Porqué no me haces otra paja de esas a ver si se me queda más tranquila?- dije mirando al suelo con mucha timidez.
-A ver Javi, es que no podemos pasarnos toda la tarde así. Tienes que estudiar que los exámenes son la semana que viene- se acercó y se quedó un poco pensativa mientras miraba mi verga -. Mira, vamos a hacer una cosa. Tu sigue aqui sentado estudiando que yo me quedo a tu lado haciéndote cositas, ¿vale?
Sin esperar mi respuesta se arrodilló y empezó a meneármela otra vez. Yo intenté concentrarme en los apuntes pero era imposible con semejante hembra a mis pies dándome placer. Mi madre me pajeaba con ritmo intenso y yo no podía dejar de mirarla. En un momento dado, ella miró hacia arriba y me vio ahi embelesado.
-Oye, que te he dicho que estudies- dijo sonriendo-. Tu a lo tuyo y yo a lo mío.
Siguió un poco más pero volvió a mirar hacia mi y dijo:
-Esta claro que así no vas a estudiar. Lo mejor va a ser que saques toda la leche ya y así luego sigues más tranquilo. Voy a probar una cosa, ya verás como te gusta.
Acto seguido mi madre le dio un par de sacudidas más a mi polla y se la metió en la boca. La rodeó con su lengua y bajó hasta metérsela por completo. En otras palabras, que mi madre empezó a chupármela como una auténtica puta. En ese momento sentí como una descarga eléctrica recorriendo mi espalda, y no me corrí justo al instante porque hacía menos de cinco minutos que había soltado la mayor corrida de mi vida.
Sin dejar de agarrarme la polla con su mano derecha, la cabeza de mi madre subía y bajaba recorriendo todo mi falo. Su caliente saliva ayudaba a facilitar el deslizamiento.
-¿Pero qué me haces mamá? ¿Qué me haces?-. Gemí yo totalmente sumergido en placer.
Mi madre solo respondió con gemidos y acelerando el ritmo de su mamada. Con la otra mano me agarraba los huevos. Lo más increíble era que mi madre parecía estar disfrutando casi más que yo.
Cuando ya parecía que aquello no podía mejorar mi madre separó su boca de mi verga. Me miró a los ojos sonriendo, su mirada brillaba de alegría. Mi polla, reluciente cubierta de saliva, apuntaba hacía ella más dura que nunca.
-¿Te está gustando mi niño?-. Preguntó ella, aunque la respuesta era obvia -Pero parece que ahora te está costando correrte más que antes… a ver, vamos a probar con esto.
Entonces se quitó la toalla y por primera vez pude ver a mi madre totalmente desnuda. Ahí de rodillas en el suelo frente mi, contemplé sus preciosas y enormes tetas y su rico y peludo coño. El tono rosado de su raja se distinguía claramente entre la mata de pelo negro. Sin duda estaba tan excitada como yo.
Se acercó un poco más a mi, agarró mi polla y se la puso suavemente entre sus tetas. Empezó a masturbarme haciéndome una deliciosa cubana que solo había visto hacer en películas porno. Mi polla se deslizaba fácilmente gracias a la saliva y el liquido preseminal que la cubría.
¿A que te gustan las tetas de mami? ¿A que si?-. Dijo mientras aceleraba el movimiento -Pues ahora las vas a probar…
No me lo creí cuando se levantó y acercó sus melones a mi cara. Casi por instinto, los agarré con la mano y empecé a chupar sus pezones mientras ella me apretujaba la cabeza contra ella.
-Mmmmmm siii… chúpale las tetas a mamá… me gusta… mmmmmm…
Noté como su mano acariciaba suavemente mi polla y parecía querer acercarla hacia ella. Me separé de sus tetas y me fijé en que parecía que mi madre quería meter mi pene en su coño.
-Mamá… no podemos hacer eso. Soy tu hijo.
-Mira Javi, ya va siendo hora de que te hagas un hombre. Luego me lo agradecerás.
Sin rechistar más, fue pasando la punta del glande por su rajita húmeda. Sus pelos me hacían cosquillas. Ella gemía suavemente. Lentamente fue introduciendo mi polla hasta que se acomodó dentro de su vagina. Luego empezó un lento movimiento de su culo. Mi madre me estaba follando sentada encima de mi.
Yo estaba paralizado sin saber que hacer mientras ella seguía moviéndose. Me abrazaba y gemía a mi oído. Me besó suavemente en la mejilla. Yo, increíblemente, aguantaba sin correrme aunque esa era la primera vez que estaba dentro de una mujer. Mi madre cogió mis manos y las puso en su culo. Fui consciente de lo que me estaba pasando y agarré fuerte de sus nalgas y acompañando sus movimientos le clavaba la polla lo más hondo que podía dentro de su coño.
-Mmmmmmm… así muy bien Javi… que rico… Estás aguantando como un machote…
Me dio un ligero pico en los labios y se levantó. Pero aquello no había acabado, se dio la vuelta y me ofreció su precioso culo. Con la mano me ayudó a volver a meter la polla dentro. Apoyándose con los brazos en la mesa movía su culo follándome mientras yo seguía sentado en la silla.
Aquello era increíble. Su generoso culo moviéndose encima de mi polla. Sus gemidos, cada vez más fuertes, me volvían locos. Yo la agarraba por las caderas e intentaba clavar mi polla con fuerza pero en aquella postura era difícil moverse. Decidí levantarme y reclinar a mi madre un poco más encima de mi mesa. Mi madre aceptó un poco sorprendida y así, en esa postura, empecé a bombear lo más fuerte que pude.
-¡¡¡¡Oooooh siiiii!!!! Dame así Javi… siii, que rico…- Gemía ella desesperada mientras que yo, como poseído, la follaba sin parar.
Como podía, mi madre se agarraba de la mesa. Sin querer ella iba moviendo mis apuntes del colegio hasta que en un momento dado, al mover un poco una carpeta, apareció la revista Interviú debajo. De golpe, mi madre paró y se separó de mi.
-Pero bueno Javi, ¿ qué hace esto aquí?- me preguntó enseñándome la revista. Yo estaba avergonzado y pensaba que la aventura con mi madre iba a acabar por haberla mentido antes. -Yo pensando que aún eras un niño y tu con estas cosas… ¿a que te estabas haciendo una paja cuando he entrado antes en la habitación?
Yo contesté que si con la cabeza y muerto de la vergüenza me tapaba el pene aún erecto con las manos. Mi madre me miró y se rió.
-Si no pasa nada, soy yo la tonta por haberme pensado que aún eras un niño. Pero me acabas de demostrar que ya no lo eres. Ven, vamos a terminar esto para que puedas seguir estudiando- dicho esto me agarró el pene y me dio un beso en la boca, metiéndome la lengua. -Ven, vamos a la cama- y sin soltarme la polla me guió hasta allá.
Se tumbó con las piernas abiertas ofreciéndome su coño mojado y abierto. Yo me puse encima suyo y sin esperar un segundo se la metí y empecé a follarmela. Sabía que iba a aguantar poco tiempo más antes de correrme.
-¡¡Oooooh siiiiiii… follame Javi, follame!! Que tu padre hace 3 meses que no me folla… follame Javi. ¡¡Lo necesitooo!! -gritó desesperada.
¿Como podia ser tan estúpido mi padre como para dejar sin sexo a semejante hembra caliente durante 3 meses? La verdad es que no me importaba mucho. Ahora era yo el que estaba follando con mi puta madre. Me alcé un poco con los brazos para tener mejor vista. Los pechos de mi madre se movían al ritmo de mi follada, ella estaba gozando como una loca. Ya casi estaba a punto de correrme, empecé a sentir la presión del semen subiendo por mis huevos.
-No puedo más mamá… me voy a correr ya…
-No te corras dentro Javi, sácala…
Rápidamente saqué la polla, le di un par de sacudidas y un gran chorro de semen salió escupido con fuerza. Tanta que llegó hasta la cara de mi madre. Los siguientes chorros fueron saliendo con igual de energía cayendo por todo su cuerpo mientras yo gemía de gusto. Mi madre también gimió al sentir la lefa caliente en su cuerpo.
Acto seguido caí rendido al lado de mi madre. Ella se reía por como la había dejado. No me fijé mucho, pero debía ser algo digno de ver. Mi madre completamente cubierta por la leche de su propio hijo. Se estiró hasta alcanzar la toalla que estaba en el suelo y se limpió un poco.
-Vaya corrida Javi… más que la primera vez-. Dijo mientras se tumbaba a mi lado y me cogía del brazo. -¿Te ha gustado, verdad?
Yo asentí con la cabeza y entonces nos besamos. Estuvimos morreandonos un buen rato, los dos desnudos en la cama. Pasados unos minutos mi madre se levantó, haciéndome volver a la realidad.
-Bueno, me voy a duchar. Tu ponte a estudiar.- Me dio un pico y se fue.
Yo me quedé dormido mientras escuchaba el ruido del agua en la ducha.
Una media hora después me desperté. Me vestí y salí al salón. Mi madre estaba en la cocina preparando la cena. Volví a mi cuarto y me puse a estudiar tal y como había prometido a mi madre.
Aquella fue mi primera vez, pero no la última que me follé a mi madre…

Me desvirgo un maduro…

mayo 28th, 2015

Esto es 100% real, me hace 1 año, fue la primera ves que un hombre me hizo suyo

Hola chicos, por motivos de seguridad no diré mi nombre, tengo 21 años y vivo en Aguascalientes mexico. Soy delgado talla 28, y bajito 1:65, piel blanca y rasgos lindos.
Desde hace varios años me atraen los hombres, me imaginaba infinidad de cosas, como que algún macho me hiciera su mujer, cosas así, incluso empece a ver vídeos de gays, sentía increíble cuando veía a los pasivos penetrados por los machos, era increíble, poco a poco empece a frecuentar relatos gays y chats gays de mi ciudad. Hice un facebook anónimo para poder chatear con hombres y así fui agregando algunos, cada ves que les decía que tenia 21 años, pasivo y primerizo como que se encendían, y me decían cosas muy ricas, como que querían hacerme gozar, y que me harían una perrita en celo.
Seguí hablando con varios hombres, y pesándoles fotos de mi cuerpo, se ponían como locos, pero cuando me pedían vernos siempre había algo que me detenía, miedo, nervios y cosas así.

Hasta que hace como 2 semanas conocí a un maduro en un chat de mi ciudad, el tiene 42 años y empezamos a platicar, me dijo que el quería ser el primero, que tenia experiencia, que me lo haría con suavidad y cosas asi, también me dijo que vivía solo y que cuando quisiera podíamos vernos, así lo tuve una semana, hasta que de tanta insistencia le dije que si. Acordamos vernos el domingo a las 5 pm en una plaza cerca de mi casa.

Llego el día y yo no sabia si ir o no, la verdad tenia muchos nervios y miedo, pero aun así me bañe y me arregle por si acaso, ya a las 5 en punto me llego un mensaje diciéndome que ya estaba donde le dije, yo moría de nervios y le dije que me esperara 10 minutos porque no podía salir de mi casa, me arme de valor, y salí rumbo al punto de reunión.
Cuando llegue vi una camioneta negra muy lujosa en la esquina y supe que era el, no sabia si llegar o no estaba muy nervioso, hasta que de un golpe de adrenalina y por no quedarme con la duda de que habría pasado, fui, el me vio y me dijo que subiera. Ya en la camioneta me saludo y lo vi bien, tenia cabello corto, moreno, ni gordo ni flaco, y con un aire de señor grande que me encantaba, yo le dije que estaba muy nervioso y me dijo que fuéramos a platicar a su casa, arranco y en el camino me preguntaba cosas de mi vida, cuando llegamos note que le iba bastante bien pues tenia una casa muy grande y elegante. Ya cuando entramos le pedí agua porque estaba bastante nervioso, el me la trajo y se sentó junto a mi en el sillón de su sala, paso su brazo alrededor de mi y empezó a acariciarme mi hombro, luego poco a poco metía su mano por debajo de mi playera acariciando mis pezones, y mi espalda.

En eso me acerco a el y me dijo “ tócame la verga ” yo no dude y puse mi mano sobre su bulto, empece a acariciarlo hasta que ya no aguante y le desabroche el cinturón, se bajo un poco el pantalón y el bóxer, y en eso lo vi, un pene en vivo, era la primera ves, no era muy grueso pero era largo, me dijo que lo masturbara , yo ya no tenia nervios sino una excitación barbara, en cuanto le baje el prepucio salió una gota de liquido pre seminal, se vio hermoso, y eso me encanto.
Así estuvimos unos minutos hasta que me dijo “quiero intentar penetrarte, haber si no te duele mucho” yo asentí y nos levantamos, me llevo a la recamara de arriba y mientras subíamos las escaleras, me tomaba de la cintura y me guiaba, ya en su cuarto, me bajo lentamente el pantalón y mi bóxer ajustado, me quito la camiseta dejándome desnudo, el también se desnudo y se acerco a mi yo sentía su pene en mis pompis.

Saco un condón de su cajón y me dijo “pónmelo” yo lo abrí y se lo puse, de inmediato me lo lleve a la boca y empece a hacerle sexo oral como lo había visto en los vídeos, a el parecía gustarle, me lo metía lo mas que podía hasta que me dieron arcadas, me lo saque de la boca, y me puso en cuatro a la orilla de la cama con las pompis levantas y mi pecho y cara recostados en la cama, saco del mismo cajón un sobre de lubricante se unto en su pene y me puso un poco en mi anito, metió un dedo y yo solo solté un gemido.

Se paro atrás de mi y sentí su glande en la entrada de mi ano, yo solo me prepare y me mordí el labio, empezó a empujar un poco y con la ayuda del lubricante iba entrando su glande, cuando por fin entro sentí riquísimo un poco de dolor, pero una sensación indescriptible, siguió empujando y cuando llevaba creo la mitad me dolió un poco mas, le pedí que lo sacara pero no me hizo caso y lo siguió empujando, hasta que de repente sentí sus testículos en mis pompis, se acerco a mi oído y me dijo “ ya la tienes toda adentro” eso me encendió y me hizo sentir como una puta, así se quedo unos segundos, cuando de repente empezó a sacarla y a meterla con un ritmo lento pero firme, a mi me dolía un poco pero no tanto como me habían dicho, sentía una presión en mi vientre, pero mucho placer.

Así estuvimos unos minutos, yo ya solo gemía de gusto, en eso me dice “ lo intentamos mas rápido? ” yo asentí el no lo dudo, me empezó a bombear rápido y fuerte, me tomaba de la cintura a cada embestida, de inmediato sentí dolor en dentro de mi, pero decidí aguantar y dejarlo que el también gozara, a los pocos minutos me dejo de doler, y se empezó a escuchar un “ploop” cada que me la meta, yo me sentía en la gloria, muchísimo placer y de pensar que un macho me estaba cogiendo a su antojo era riquísimo, el jadeaba fuerte y yo solo gemía y me mordía el labio, me sentía como una perrita con un riquísimo pene dentro de mi.

Me la metía fuerte y rápido, aveces paraba y aveces aceleraba, me abría mas mis pompis para que entrara todavía mas, y yo sentía que me entraba hasta el fondo, después de unos 15 minutos creo, me dijo que se venia, y me dio unas embestidas realmente fuertes, después paro, sentí como su pene se encogía, y el solo resoplaba.
Unos cuantos segundos después me saco su pene, y sentí como arrastraba el condón con semen, cuando salió sentí una sensación increíble y solo salió de mi un gemido. No podía creerlo un macho se vino dentro de mi, en el condón pero al fin y al cabo dentro de mi.

El se fue al baño y tiro el condón, yo me pare, y de inmediato salió un liquido transparente de mi ano, era el lubricante así que fui al baño y me limpie, me vi en un espejo y vi mi anito muy rosa, y abierto, era riquísimo.
Nos vestimos y platicamos un poco , después me llevo a mi casa, y me dejo donde nos vimos, yo camine a mi casa, me dolían las piernas y mis pompis un poco pero no podía creerlo, un hombre me había cogido a su antojo y me encanto, en cuanto entre a mi cuarto me llego un mensaje que decía “ me gusto mucho quiero que se repita “…
Y si se repite les contare todo.

Gracias por leerme

Primera vez que entrego a mi novia

mayo 26th, 2015

Esta fantasia me gustaria cumplirla con mi futura novia. Es la primera de muchas.

Habiamos salido a bailar con mi novia y algunos amigos. Era una noche de verano y ella fue bien arreglada, estaba preciosa con calzas y una de esas camisas que dejaba ver su corpiño. No estaba demasiado provocativa pero lo suficiente como para atraer las miradas de muchos.

Nos habiamos encontrado ya adentro del boliche con todos nuestros amigos que tambien habian traido algunos conocidos suyos. En fin, eramos muchisimos.

Mientras pasaba la noche tomabamos, bailabamos en grupo, un poco solos y asi seguiamos. Pero mientras pasaba la noche note que ella miraba mucho a unos de los chicos que no conociamos. Era un tipico chico del gimnasio, de un metro setenta y pico y con el cuerpo bien trabajado. Tipico estereotipo de gimnasio y encima era fachero.

Mi novia intentaba disimular y no mirarlo pero se le notaba a la legua que le habia gustado. Asi que para sorpresa de ella le tire en cara que me habia dado cuenta, pero le dije que no me molestaba, que valla y baile con el un rato asi se sacaba las ganas. Poco sospechaba ella mis intenciones, aunque muchas veces se las habia dicho en la cama mientas le hacia el amor.

De ahi la noche siguio como yo esperaba. Los vi bailar, cada vez mas apretados y siguio asi hasta que el ya se la estaba apoyando sin descaro en la pista, acariciando todo su cuerpo hasta donde el estar en publico los dejaba. Yo mientas, ya estaba imaginado lo que se podia venir.

La noche termino y salimos todos afuera. Mi novia se despedia de las amigas y buscaba su saco en el guardarropas cuando yo aproveche la oportunidad. Lo busque al chico que habia estado con ella y le pregunte si tenia como volver. Ante su negativa le ofreci ir a tomar unas birras a casa ya que vivia cerca y de ahi se podia ir caminando, total eran pocas cuadras y acepto.

La esperamos a mi novia unos minutos y nos subimos todos al auto destino, mi casa.

Cuando llegamos no demore en empezar a subirle el tono a la situación. Mientras entrabamos empece a besar a mi novia, tocarla, apoyarla y calentarla. Y a todo esto nuestro amigo se sentia incomodo y nada entendia.

Ni bien pasamos la puerta tome la camisa de mi chica y la empece a desabrochar y aca el chico casi recula. Dijo si queriamos que se valla que el sabia solo pero mi respuesta lo dejo mas sorprendido. La mira a mi chica y le dije que al invitado habia que tratarlo y atenderlo bien. Que si no le molestaba mostrarle lo bien que la pasabamos nosotros en la cama. Ella me miro con complicidad, creo que hace rato sabia que era lo que yo iba a hacer.

Se separo de mi y me dejo con la camisa en la mano, camino rapido hacia el y lo empujo en el sillon, sentado. Desabrocho su cinturon, bajos sus pantalones y su ropa interior y hizo asomar su miembro que bien acompañaba en tamaño y grosor al resto del cuerpo. Sin decir nada, lo puso en su boca y empezo a darle un sexo oral increible como ella habia aprendido a dar. Sabia como usar la boca, como mirarte a los ojos, como masturbarte en pausas y hacia todo esto con gusto, mientas cada vez se mojaba mas. Nuestro nuevo y soprendido amigo se temrino de sacar los pantalones, zapatillas y remera de forma torpe y los arrojo por el living.

Estuvieron asi un buen tiempo mientas yo tambien me desvestia y miraba la escena. Mi unica participación fue sacarle el corpiño a mi chica y el calzado.

Finalmente ninguno de ellos aguanto mas las ganas, el se paro. La tomo de la cintura y la fue empujando hasta la habitación. La tiro sobre la cama y saco sus pantalones y su ropa interior dejandonos ver a los dos lo mojada que estaba ella. La tomo y la dio vuelta, la arrastro al borde de la cama y la puso de pie con las manos apoyadas en la cama. Tomo su miembro y de una embestida la penetro. Podia ver el placer en los ojos de ella y a medida que el empezo a moverse veia cada vez mas placer. El le tiraba el pelo, le tomaba las caderas, acariciaba sus senos y cada vez mas gozaban.

No tardo mi novia en querer imponerse ella un poco y dandose vuelta lo tomo de la cintura y lo arrojo sobre la cama. Se subio y lo monto, dejandose penetrar al caer su propio preso sobre el miembro de el. Ahora mi novia dominaba el ritmo.

Aceleraba, se movia de adelante hacia atras con las rodillas apoyadas y luego de arriba hacia abajo en cuclillas. Lo tomaba del cuello y acariciaba su pecho.

Yo por mi lado no me aguante mas y me acerque a besarla. Sentia su agitación y su excitacion en sus besos y cada vez estaba yo mas excitado por todo esto.

Finalmente mi amigo quizo recuperar el control. La dio vuelta sobre la cama, apoyando la espalda de ella, puso sus patas al hombro y la penetro violentamente. Desde el principio con un ritmo rapido y fuerte mientas ella con sus manos intentaba, en vano, detenerlo un poco. Ella empezo a acabar y la primera vez lo vi de costado.

Me pare detas para ver claramente el ano y la penetracion de mi chica un rato y espere sabiendo que al poco rato veria otra vez como acababa ella. Y asi fue, dejando todas las sabanas y el colchon mojados. Me estaba muriendo de exitacion y decidi volver a besarla, pero al acercarme y darle el primer beso ella me tomo de mi pene y tiro de el hacia su boca. Mientras su amante la penetraba me hacia un sexo oral a mi cargado de exitación como pocas veces antes, sacando su boca nada mas para gemir cuando no podia aguantarse mas.

De repente el saco su miembro de adentro de ella y apunto a su pansa y sus pechos. Descargando una buena cantidad de semen espeso sobre ella. Agotado se retiro hacia atras y se rindio en una silla.

Ella estaba agotada, pero sabia que no se habia terminado nada. Me coloque sobre ella y la bese, comence a bajar mis besos teniendo que esquivar el semen de el por su cuerpo y finalmente comence a darle sexo oral. El no lo habia hecho y ella se lo habia ganado. Senti como la volvia a encender. Me tomaba la cabeza, me tiraba los pelos y hacia fuerza en mi cabeza contra su cuerpo.

Le di un buen rato de sexo oral para que recupere el aliento y cuando senti que estaba lista la penetre yo. Por suerte no me quedaba atras en calidad que nuestro amigo, pero si estaba mas excitado. Ver como el la acabo casi me hace acabar a mi, pero por suerte el sexo oral me dio tiempo a calmarme.

La arrastre hasta el borde de la cama y sin levantarla, pero yo de pie la penetre. Seguia muy exitada ella y en cuanto la penetre, volvio a acabar. Era la primera vez que en su vida acababa mas de una vez. Sabia que ella tambien disfrutaba esto.

Tome sus caderas y las use de punto de apoyo para poder hacerlo con mas intensidad. Vi como se volvia loca de tener un segundo hombre dentro suyo.

Al rato empezo a pedir que pare, que no aguantaba mas y fue justo ahi cuando nuesto amigo se volvio a interesar. Se acerco por el costado y puso su pene en la boca de ella. Fue de prepo pero a ella le gusto y comenzo a chupar.

Lo interesante fue que al poco tiempo acabo el. Saco su miembro de la boca y tiro su espeso semen en la cara de mi chica que hoy lo dejo y creo que lo disfruto.

Ahora si, esto era mucho para mi. Me exitaba tanto ver a mi chica con el brilo blanco de el sobre su cara que acabe, obvio que adentro. Sabia que a ella le encantaba adentro, sentirlo.

Espere a que ella y yo terminemos de disfrutarlo y lo saque para ver como un hilo blanco salia de ella. La bese apasionadamente y le dije que espere, que le iba a abrir a nuestro amigo.

Cuando volvi seguia tirada en la cama, estaba tan cansada que ni se habia limpiado (o capaz sabia que me gustab verla asi y espero a que yo vuelva y la limpie yo). Tome una toalla y limpie primero su rostro y despues su cuerpo. La bese con fueza y le agradeci por sumarse a esta aventura.

Me acoste con ella, abrasandola y nos dormimos hasta el otro dia….

Les cuento mi vida…. voy a cambiar de dentista

mayo 26th, 2015

Esto me paso hace poco, y como siempre son cosas que no se las quiero contar a nadie por eso lo hago por aca, voy a tratar de que no sea muy largo.

Resulta que yo tenía un dentista desde que soy chica, pero ya esta viejito y dejo de trabajar, me fijo en la cartilla médica de mi pre paga y eligo uno cualquiera, total era para que solo me revise.

1ª visita: llego al consultorio, muy lindo bien puesto, la secretaria una mina de unos 50 años, llega mi turno me hacen pasar al consultorio, cuando lo veo mi imaginación empieza a volar, un tipo de unos 40 años, muy fachero por la edad que tenía, y aparte me di cuenta enseguida que tambien muy mujeriego, por más que tuviera en el consultorio algunas fotos con su familia por lo que no ocultaba que era casado.

Era un día de calor, yo me fui con esos shorticitos de jean que los bolsillos pasan el pantaloncito y son medios rotosos, no lo hice a propósito, pero cuando me sente en el sillon del dentista (no se como carajo se llama), obvio quedaron todas mis piernas al aire, y me di cuenta que las miraba. Por su trabajao, obvio, también el algún momento me tocaba la cara, y muy ducemente. Aparte como le tengo pánico al dentista y se lo dije de entrada, me hablaba para que me tranquilizara y de paso entraba en confianza, nada, me preguntaba de mi vida, que hacia, si estaba de novia, y todo eso. La verdad que ningún boludo, lo hacía con mucha sutileza, en ningún momento se paso de la linea “digamos profesional”. Me dice que tenía una carie y que le pida turno a la secretaria para volver atro dia.

Cuando me fui, mi imaginación empezó a volar, en mi vida hice de todo, pero nunca había cogido en un consultorio!!!, y el tipo este, como les dije, tenía pinta de tramposo, pero me preguntaba, se dara??, yo, ya lo saben, nunca doy el primer paso, mi estrategia es insinuar, y si encuentro respuesta me entrego, pero tampoco, me iba a regalar, nada, no sabia que podía pasar.

2º visita: llego, ya me saluda con un beso, pero por más que fue en la mejilla, fue un beso un poco más que de saludo. Me siento en el sillon, me recuesto, me dice que me quede tranquila, la verdad estaba nerviosa por todo, por la carie que me iba a arreglar, y por lo que les conté. El se dio cuenta que estaba nerviosa, trata, otra vez de calmarme hablandome de cualquier bordez, en un momento, me dice “nena, quedate tranqui, nunca te voy hacer nada que no estes dispuesta hacerlo” obvio que esto fue en doble sentido, y de una manera “digamos paternal”, me pone su mano sobre la pierna y me da una pequeña caricia, con el fin de tranquilizarme. Yo no le dige nada, deje que me acariciara la pierna, y eso lo hizo un par de veces, sin que nos dijeramos nada, me di cuenta que estábamos entrando en un juego que no sabía como iba a terminar.

La cosa es qu él termina de atender a las 15 hs, y me dice que me quería hacer una buena revisión en la boca porque (la verdad no le entendí un carajo lo que me dijo, pero me di cuenta que era una excusa), y como le iba a llevar tiempo, me dijo que le pidiera a la secretaria un turno, pero que fuera él último, asi no demoraba a los pacientes que tenia después, le digo ok, que no tenia problema. Cuando le digo eso a la secretaria, no se, pero sentí que me perforó con la mirada, como que se daba cuenta de que algo había atrás de todo eso!!. La verdad es que me dio un poco de vergüenza, pero en realidad yo no había hecho nada, por lo que no tenía que ponerme asi

3º Visita: llego, paso al consultorio, ahh, ese dia dude en como vestirme, digo me pongo un jean????, voy a quedar como una boluda, xq en el fondo sabia que algo iba a pasar, tampoco iba a ir en bolas, asi que me puse una pollerita, corta, pero normal, y como hacía calor sin medias y un top (lo cual mucho no me ayuda porque las tetas no son mi fuerte).

Entro en el consultorio, me saluda igual que la vez anterior, me empieza a revisar la boca y al ratito, escucho que le suena el TE, y era la secretaria que le decía que ya se iba ME QUEDABA SOLA CON EL EN EL CONSULTORIO, y la verdad que esta vez , si me puse nerviosa, porque no sabia que iba a pasar, ni como iba a empezar la cosa, si es que iba a empezar algo.

Para tranquilizarme, otra vez, ya solos en el consultorio, me pone una mano en la pierna, pero esta vez me la empieza a acariciar, yo no le decia nada, hasta que sus caricias ya fueron cada vez mas fuertes, y sus manos estaban llegando a mi entrepierna, y le digo “doc que hace???” y me dice nada, que vos no quieras nena, mi respuesta fue solo separar más las piernas, con eso ya le decía todo.

Siguió y cada vez sus caricias fueron más fuertes, dejó mi boca de lado y solo se dedico a acariciarme y ver mi reacción, cual fue mi reacción?? Abrir cada vez mas las piernas y demostrarle que me gustaba lo que hacia. Ya sus manos estaban acercándose a mi conchita, hasta que llegaron a ella, sobre mi tanguita, me la empieza a cariciar, y yo ya estaba toda mojada. Sin decirme nada, sin pedirme ni permiso, me saca de una la pollerita y la tanguita y empieza a besarme, lamerme comerme mi conchita, y yo ya me estaba moviendo, retorciendo de placer sobre ese sillón, segui asi un rato, yo ya entregada, me empieza a poner un dedo, dos, hasta que no pude evitar acabar, no grite mucho, no lo quería hacer.

Se acerca, me come la boca, me saca el top, yo ya esta desnuda, el se había sacado la casaca y la verdad que por la edad que teniá, no estaba mal de losmo, Sobre el pantalón le toco la pija que a esa altura estaba re parada, le desabrocho el pantalón y se la empiezo a chupar, hasta que me la meto toda en la boca, tenía una muy linda pija!!! De las que a mi me gustan blanquitas, con pocos pelos derechita y con un tamaño bastante considerable jeje.

Me siento en el sillón, me levanta (ahh no les conte aparte era grandote y tenia bastante fuerza), me cuelgo a él, me sostiende de la cola, me cuelgo de sus hombros y me la pone asi de parado!!!, esas son las cosas que mas me gustan.

Así me lleva, cogiéndome hasta la sala de espera, me recuesta en uno de los silones, y me empieza a coger, desesperadamente, diciéndome esas cosas que me calientan mucho (putita, te gusta coger aca??, te voy a partir, y todas esas cosas).

Acabo nuevamente, pero esta ves ya sin temor a gritar y demostrar lo calentona que soy cogiendo y como me gusta demostrar lo que me hacen sentir. Nos damos vuelta, el se sienta en el sillón me pongo arriba de él (una de mis posiciones favoritas) y me clavo su pija en mi concha, y empiezo a saltar sobre ella, todo mientras miraba las fotos que tenía de su familia, lo cual me hacía sentir una pendeja puta y eso mas me calentaba, la verdad es que por la situación, por el lugar estaba muy caliente!!!. Sigo así hasta que acabo nuevamente, él no se como, pero todavía no había acabado, por lo que yo segúia sintiendo esa pija dura que me cogia.

Me hace poner en cuatro en el sillón y me empiza a coger de nuevo, pero esta vez intenta, de a poco ponérmela en la cola (me estaba probando) y yo con lo caliente que estaba no le decia nada, me la pone en la conchi y me empieza a poner un dedo en la cola, que placer que sentía, mis gemidos se habrán escuchado en todo el edificio. Hasta que me pone dos dedos, y luego empieza a ponerme la pija, lo deje, quería portarme como una verdadera puta, sin límites, sorprenderlo, que no me olvide, por o trola que fuí (nunca había entregado la cola tan facil), y me la terminó haciendo, fue rápido, creo que jamás penso que se la entregaría, y me la puso, me bombeo un par de veces y acabo y yo tambien, pero esta vez ya a los gritos.

Me pregunta si me quiero ir a lavar, voy al baño, me lavo, el también, me pide disculpas, pero que no se podía quedar toda la tarde conmigo, que tenía que seguir trabajando, obvio no me hago la ofendida, no tenía tampoco porque ofenderme, me deje coger, y me lo banco.

Nos fuimos, obvio, voy a cambiar de dentista, pero no me arrepiento, fue una nueva aventura en mi vida, algo que nunca había hecho