La acomodadora del cine

abril 26th, 2013

Autor: Ju ancho.

Había un cine en mi barrio cuyos acomodadores eran mujeres. Ninguna joven. Entendámonos : para mis dieciocho años, cualquier persona de cuarenta era un viejo o una vieja. Ese extraviado sentido de la edad ajena lo hemos tenido todos. El cine era un “sesión contínua” y el precio de las localidades era muy razonable. Las acomodadoras no atendían el entresuelo, solo se ocupaban del patio de butacas.

A mí, que a esa edad estaba siempre con las hormonas revolucionadas y no paraba de “aliviarme” en la cama, las acomodadoras me parecían guapísimas. Sobre todo una, que siempre me sorprendía mirándola. Cuando era más chaval, nunca se había fijado en mí, pero ahora lo hacía. Nuestras miradas se cruzaban insistentemente ven su ir y venir por el patio de butacas. Nos sonreíamos al mirarnos. Debía tener ……unos cuarenta y cinco años, pelo negrísimo y muy abundante, ojos bonitos, de mirada algo triste; tetas generosas, pantorrillas gruesas, que hacían pensar en unos muslos poderosos. Tenía un culo abundante,sin exagerar y cintura que los años habían redondeado. También tenía tripita, lo que me hacía pensar que, debajo de ese montículo, habría otro más bonito y acogedor, cubierto de pelo negro muy abundante. Esto lo suponía por lo que oía hablar a mis tíos y a los chicos mayores del barrio,a los que nuestra presencia no impedía hablar de las cosas del sexo. Los mayores afirmaban que había una gran correspondencia entre el pelo de la cabeza y el del “chichi”, según aseguraba la frase popular: “si así está el llano ,calcula cómo estará la montaña”. Por los mayores sabíamos que la acomodadora que a mí me gustaba no le hacía caso a ningún hombre de los muchos que intentaban ligar con ella. Decían que estaba muy buena, que era viuda sin hijos y que tenía a su cargo a su madre, que era portera de una casa en la calle Montesa. Por supuesto, estoy hablando de Madrid. En cierta ocasión, sin estar yo presente, uno de los mayores dijo que había observado que la acomodadora y yo nos mirábamos frecuentemente e intercambiábamos sonrisas. Afirmó que, estando cerrada a ligues y no permitiendole a nadie confianzas, era claro que le gustaban los chavales, especialmente yo, que era al único al que miraba y sonreía. Dijo a los otros chicos que me lo contasen y que siguiese al pié de la letra sus consejos. Me lo contaron y, a partir de ese momento, fingiendo molestias oculares por la excesiva proximidad de la pantalla, comencé a pedir que me dejase sentarme en la última fila, segunda butaca de la derecha. Ella, mi guapísima acomodadora, cuando ya no entraban espectadores, se sentaba en la primera butaca. Es decir, a mi lado. Así lo hice durante varios sábados. Y aunque no pasó nada, noté que, al volver a sentarse tras acomodar a algún rezagado, su pierna, como al descuido, se apretaba contra la mía.
Comentado el caso con los mayores, me aconsejaron ir al último pase, hacerme el encontradizo en alguna de las calles por las que iba a su casa y….esperar acontecimientos.
Cierto jueves, en Agosto, el de los mayores que había observado las miradas y las sonrisas, llegó al banco donde nos sentábamos y me soltó:

Mañana tienes que ir de entierro. Se ha muerto la madre de la acomodadora. Si la das el pésame y vas al entierro, te ganarás su afecto. Ese es un gran comienzo.

Siguió diciéndome, punto por punto, todo lo que debería hacer para conseguir mis propósitos. Me recomendó sobre todo paciencia.

Hazme caso. Si haces con habilidad lo que te he dicho, darás el paso definitivo. ¿Tu has hablado con ella cuando estabas sentado a su lado?.

Si, mucho. Es muy simpática.

Será contigo. ¡Ah!, otra cosa: Si, como es costumbre en las mujeres, no fuese al entierro, ofrécete a recoger los papeles y llevárselos a casa después del entierro y a acompañarla cuando quiera ir al cementerio, para evitar que no encuentre la sepultura. Vaya, en pocas palabras, ofrécete para todo lo que necesite. vTe aseguro que, si haces lo que digo al pie de la letra, eres su novio antes de un par de meses y te metes en su cama. Te aseguro que, cuando las mujeres se sienten solas y aparece un amigo que la ayuda en lo que haga falta, sin buscar nada, sólo queriendo ayudar, ese se lleva el gato al agua. ¿Me has entendido?.

Si, perfectamente. Y muchas gracias, Pepe, eres un amigo.

De nada,hombre, para eso están los amigos del barrio. Si eres listo y la haces como te he dicho, te metes en su cama. Imagino que es lo que buscas,¿no?.

Claro.

Pues….suerte, vista y al toro. Vete mejor a las diez, así tienes más tiempo de ayudarla en las muchas cosas que hay que hacer. ¿Lo harás?. ¡Ah!, se me olvidaba: si te presenta como su primo o sobrino, ya está todo hecho. Con eso, justifica tus futuras visitas sin que levanten sospechas entre las vecindonas, que todo lo cotillean. Sólo hay que dejar que pase el tiempo, sin prisas, con paciencia. Mañana por la noche nos cuentas cómo ha ido todo. ¿Sabeis vuestros nombres?.

Si.

Vale. Bueno, mañana hablamos.

Para sorpresa de la familia, me levanté a las siete de la mañana. Como hacía
(4
calor, me duché con agua fría. Después de desayunar y tras lavarme a conciencía la boca, usé un elixir. Había observado que en entierros y funerales abundaban las alitosis (mal olor de boca). Supuse que daría algún que otro beso y era imprescindible evitar mal aliento. Me vestí con pantalón gris y cazadora y corbata negras. A las nueve estaba cogiendo en Lista el trolebús hasta Montesa. Al llegar a la casa, me adentré hacia el fondo del piso bajo. La puerta estaba abierta y se oía el murmullo de oraciones. Nada más entrar, Amparo salió a mi encuentro. Al verla venir hacia mí, recordé haber leído en alguna parte que, ante la muerte, se hace más presente el deseo de vivir, de sentir la vida y que no es extraño que se refuercen la sexualidad, las ansias de amar y ser amado. Me besó ambas mejillas. Yo correspondí buscando la comisura de sus labios. Al darme ella el segundo beso, (¡oh, maravilla de las maravillas!), hizo lo mismo y nuestras comisuras se unieron. Nos abrazamos con fuerza. Sentí el calor de sus gruesos muslos y el corazón se me desbocó. Me tomó ambas manos.

Ju ancho, cómo te agradezco que hayas venido. No sabes el bien que me hace tu presencia. Sólo me acompañan las vecinas de la casa. ¡Me siento tan sola, tan sin amigos!

Eso no, Amparo, yo estoy aquí para acompañarte, intentar consolarte, servirte de ayuda….en lo que yo pueda hacer. Me ofrezco de corazón.

Se abrazó a mí sollozando y agradeciendo mi compañía.

¿Quieres verla, Ju ancho?. No impresiona, pobrecita mía, está como dormida.

Claro, vamos.

La tomé por la cintura y fuimos hacia donde estaba su madre. No impresionaba la pobre señora. Amparo, a la que, protector, seguía rodeando su cintura, se giró un poco, me abrazó de nuevo y sollozando con fuerza, reiteró su agradecimiento. La conduje a la cocina y pregunté:

¿Dónde tienes la tila, Amparo?.

Ahí, en ese armarito. Pero no te molestes, Juancho.

No es molestia alguna, he venido para ser útil. Mientras yo preparo la tila, sal al comedor y reza con las señoras.

Como estaba acostumbrado a preparar infusiones en mi casa, la tuve lista en un periquete y se la llevé al comedor.

Toma, aunque la he enfriado un poquito, bebe despacio, no te quemes.

Gracias, Ju ancho, eres muy bueno. Dirigiéndose a las vecinas, dijo: Es mi sobrino, hijo de una prima, ¿saben?.

Tras esta significativa presentación, me senté a su lado y la animé a tomarse toda la infusión. Entre sorbo y sorbo, fui enterándome de lo que tenía que hacer en su nombre.

¿Qué más puedo hacer, tía?.

Rezar conmigo, ¿quieres?.

Claro que si. Por su eterno descanso.

Me uní al rezo común. Mientras, observé que no estaba ninguna de las otras acomodadoras.

Y tus compañeras, ¿no han venido?.

Han llamado excusándose. Sólo son cuatro y como ya no voy a volver al cine………

¿Y eso?….. ¿Es que los dueños quieren reducir plantilla?…¿Has discutido con….alguien?.

No, cielo, es que el casero me ha ofrecido la portería. Ya te contaré cuando vuelvas otro día. Porque…….tu…volverás a verme, ¿verdad?. Te necesito, Juancho, me he quedado muy sola, muy abandonada. Mi mamá se ha ido y………¡no tengo a nadie!.

Sollozando, inclinó la cabeza sobre mi hombro. Yo, perfecto en mi papel de sobrino protector y cariñoso, la abracé por los hombros y besé su frente.

Volveré después del……entierro.

Volvía a sollozar con fuerza. La abracé por debajo de los brazos. Sin querer, palabra que fue sin querer, mi manov se apoyó en uno de sus pechos. La retiré al instante, ese momento era inoportuno y contraproducente. Me llevé una gran sorpresa: se cumplió al pie de la letra lo que había leído sobre las reacciones que la presencia de la Parca podía provocar entre los vivos.

Perdona, no he querido……..Perdona, ha sido sin intención.

No tengo nada que perdonar. Te estoy profundamente agradecida, Ju ancho, tu compañía es un gran consuelo para mí. Y si, en tus muestras de…..afecto…

De cariño, tía Amparo, de un cariño muy profundo y verdadero, te lo juro. ¿Me crees?.

No sólo te creo sino que …..te….aseguro ….que haces que aumente el consuelo que me das. Yo también te tengo mucho cariño, querido Ju ancho. Ese roce, ese tocamiento…

¡Te juro que ha sido sin intención!. Tienes que creerme, Amparo.

Te creo, Ju ancho, te creo. Se que eres muy buen chico. Por eso me atrevo a decirte que……..no es el momento de hablar de esto….pero…… Verás, no me ha molestado en absoluto, al contrario. Si hubiese sido intencionado……..quiero que lo sepas, para hoy y para el futuro, que tampoco me habría molestado. ¿Comprendes lo que te quiero decir, Ju ancho?.

Creo que sí, que cuando la vida siga su curso y a pesar de este dolor, quieras volver a rutinas, afectos, a……cariños verdaderos, Amparo, cariños sinceros……..

Te lo haré saber para…….

Ya sé, no hay prisa alguna, las cosas deben producirse de un modo natural.

Así es. Pero quiero que sepas, deseo que sepas, sin dudarlo, cielo, que este gran cariño que noto en tí es… correspondido. Pero, como bien dices, el tiempo nos llevará a donde debamos ir. ¿Me comprendes?.

(8
Si, Amparo. Oigo ruidos, deben ser los funerarios. Ven que yo te sugete, tía Amparo.

Volví a este tratamiento familiar porque dos vecinas estaban a punto de entrar en la cocina.

Amparo, ya están aquí (dijo una de ellas). Este momento es muy malo, debes tener valor. Cógete a tu sobrino y ven a decir adios tu madre.

Despedido el duelo parroquial, que recorrió unas pocas calles del barrio, la mayoría de las personas, sin medio de transporte, se marcharon a sus quehaceres.
Aceptado por todos como sobrino, subí al coche de duelo e invité a cuatro personas mayores. Cumplido todo el ritual mortuorio, que ahora sólo subsiste en pequeñas localidades, regresamos a casa de Amparo. Entramos los cinco a consolarla. Estaba abatida, con los ojos enrojecidos, carente de ánimo. Las señoras la besaron con afecto y alabaron mi actuación como representante de la familia. Cuando quedamos solos, tras darle los papeles de entierro y sepultura, la forcé a borrar las huellas de tanta lágrima, arreglarse mejor y salir conmigo a tomar el aire.

Soy consciente de que los lectores esperaban otra cosa, no este detallado relato del ceremonial mortuorio español del año 1953, pero entiendo que saber del pasado no estorba. No duden que lo sexual estará muy presente. Y no tardando.

Ya en la calle, tiramos hacia el bulevar del Paseo de Ronda. vAllí, con el poco tráfico rodado de la época y los muchos árboles, sentí que dejaba atrás el triste y algo depresivo ambiente funerario. Noté también que Amparo, que se aferraba a mi brazo como un náufrago a una tabla, respiraba a borbotones el aire del paseo, el aire del diario vivir. Notaba apretado contra mi brazo,la amorosa dureza de sus pechos. Sentí que ese deseado roce me emocionaba, me hacía sentir algo más que lo puramente sexual, que tanto deseaba.
Caminábamos por el bulevar, sintiendo el sol del verano, el calor de la vida. Amparo me miró con cariño, tomó mi brazo con ambas manos y lo apretó más fuertementew contra sus pechos. Sentí un enorme deseo de poseerla, de meter mi cuerpo en el suyo, de volverme loco con su amor. Sentí el comienzo de una erección. Inclinando la cabeza, besé la comisura de sus labios. Su reacción me sorprendió, emocionándome.Sus labios buscaron los míos y su lengua los rozó ligeramente. Me volví hacia ella y la abracé. Sintió mi erección y se apretó contra mi. Todo en cuatro o cinco segundos, aprovechando que el fuerte calor de las dos de la tarde hacía que la gente huyese de la calle. Volvió a cogerme del brazo con ambas manos, apretándolo con fuerza contra sus pechos. La vida siempre se abre paso.

Amparo lo había sentido al abrazarnos y notar mi erección, mi deseo de meter mi cuerpo en sus entrañas y disfrutar de su amor, de su pasión. Se sintió deseada, más mujer, más apasionada, más viva. Todo eso y mucho más lo expresaba su sonrisa. Apoyó la cabeza en mi hombro y continuamos nuestro paseo.

Amparo……yo……no quiero que pienses……No te enfades conmigo…te tengo mucho cariño y…. ese beso…….ese beso ha despertado todo mi sentimiento de hombre encariñado con una mujer.

Ya se que la culpa ha sido mía, cariño, pero es que, en medio de tanta tristeza, tu…….me has hecho………….

¿Qué te he hecho, Amparo?.

Pues….que me sienta de nuevo viva, más mujer que nunca. Y muy contenta de sentirme muy mujer por ser tu el hombre que está a mi lado. Puede que te parezca una atrevida, pero es…..

La interrumpí, besándola la mejilla.

Todo eso que me dices, Amparo, me hace pensar que…….

¿Qué, cariño?.

¿De verdad soy tu cariño?. Cuando me llamas cariño, ¿sientes lo que dices?.

Con todo mi corazón, cariño mío.

Me haces muy feliz, Amparo.

Ju ancho, ¿tu sientes lo que yo siento por tí?.

Si, mi amor.

Dímelo otra vez, cariño mío, ¿soy tu amor, tu amor de verdad?.

Si, cariño, eres mi amor verdadero, no una amor pasajero, una bonita aventura. Siento amor por tí desde que iba al cine. Iba sólo por verte, que conste, por sentarme a tu lado, por sentir que tu pierna presionaba la mía. Ya se que era una cosa casual, sin intención…….

Me besó la mejilla, apretó más aún mi brazo contra sus pechos y deteniendo nuestro caminar, soltandome el brazo y tomándome ambas manos, me dijo, mirándome a los ojos:

Si yo apretaba mi pierna contra la tu vya no era por casualidad, lo hacía a propósito, para que te dieses cuenta de que me gustabas. Yo sabía que te gustaba a tí y quería demostrártelo. vAl llegar hoy a mi casa, (no esperaba que vinieses), he sentido que llegaba el hombre de mi vida, que venía a consolarme, a hacerme sentir que no estaba sola, que había alguien que me quería y que me lo estaba demostrando. Por eso, al sentir que íbamos a vernos con mucha frecuencia, me inventé lo del sobrino. Las vecinas son muy cotillas y así se justificaba el venir a verme. Tu me seguiste la corriente enseguida, amorcito. Ya que estoy contando todo lo que siento, déjame hablar sin interrumpirme. Mira, yo soy viuda, por lo tanto, lo que ocurre entre un hombre y una mujer no es una novedad para mí. Yo sé, amor mío, lo que estás sintiendo por mi, lo que deseas que nos hagamos…..con mucho cariño. Lo he sentido al abrazarnos. Y me ha gustado darme cuenta de lo mucho que deseas que nos queramos con…….locura, sí, con locura. ¿Tu lo deseas o me equivoco?.

No, no te equivocas, me muero por ti, por tu amor de mujer, por tu cariño. Eres preciosa y te quiero.

Y yo a tí, amor mío. Se que vas a ser el amor de mi vida. Se que me quieres no sólo por eso que tu y yo sabemos y que tu cuerpo me ha hecho notar, se que hay entre los dos un gran cariño. Por eso, no dudo en pedirte que tengas paciencia, que me dejes salir de tanto dolor. ¿Lo haras, mi vida?.

Si, mi amor, sin ningún esfuerzo. Miento, con mucho esfuerzo, pero aceptándolo como algo natural entre tu y yo, que nos queremos de verdad. ¿Será por mucho tiempo, cariño?.

No, mi amor, porque yo tampoco podré esperar demasiado. Pero hay cosas que obligan. ¿Lo entiendes,b mi via, lo aceptas?.

De corazón, cariño mío. ¿Sabes que me has hecho muy feliz?.

Me alegro, cariño, tu a mi también.

Mira, vamos a ir a comer a una casa de comidas que yo conozco. Lo hacen muy bien y muy barato. No admito negativas.

Después de comer, cuando regresamos a su casa, la cara de Amparo cambió, tornando a sus ojos la tristeza y el desaliento. Tras cerrar la puerta, se abrazó a mi con fuerza.

Ju ancho, amor mío, dame tu fortaleza, tus ganas de vivir……¡Dame todo tu amor!.

Mis manos hicieron lo que siempre desearon hacer: desabrochar el cinturón, subir la camisa, quitársela, desabotonar el sostén y acariciar sus pechos.v Mis dedos pellizcaron suavemente los pezones. Mi boca chupó ansiosa sus vtetas. Amparo suspiró, su respiración se hizo entrecortada, jadeante. Aflojé un botón lateral y la falda cayó al suelo. Me separé ligeramente de ella para ver sus muslos, sus bragas, su vientre, los pelillos que escapaban rebeldes del borde de las bragas. Era preciosa, ¡cómo me gustaba, cómo la deseaba!. Nuestras bocas y lenguas se unieron para chuparse, lamerse incansablemente y provocarnos más jadeos, más ansias de fundirnos en un sólo cuerpo. Amparo, abrazándome más fuertemente, me pidió, con infinito cariño:

Hoy, no, vida mía. Ya ves que te quiero con toda mi alma y que estoy deseando que entres dentro de mí, de tu novia. Te ruego, vida mía que tengas un poquitín de paciencia. ¿La tendrás?. Yo,si lo haces, te querré más y sólo estaré pensando en ser tuya. Si tu deseas otra cosa, si no puedes esperar, nos acostamos ahora mismo y nos fundimos en un sólo cuerpo. Luego, cuando te vayas, me sentiré mal. No necesito decirte por qué. ¿Qué deseas hacer, amor mío?. Yo haré lo que tu quieras.

Mira, cariño, eres mi novia y te respeto muchísimo. No voy a negarte que sólo sueño con sentir que mi cuerpo entra despacio y profundamente en el tuyo, que me mojas al sentirme dentro de ti, que te corres y que yo me corro contigo, inundándote, dándote todo mi amor de hombre. Te quiero mucho, Amparo y me cuesta esperar, pero sabré hacerlo, sabré complacerte.

Gracias, amor mío.

Se abrazó a mí y su lengua se metió hambrienta en mi boca. Yo no pude resistirlo y la bajé las bragas. Sentí sus pelos entre los dedos. Tenía una selva en la entrepierna. Dí un paso atrás para verla a placer. Entendió lo que quería y se quitó las bragas, dejándome ver la gloria de su coño, el más bonito y con más pelo que nunca había visto. Lo acaricié con la emoción del que acaricia algo sagrado. Porque sagrado es para el hombre enamorado el coño, el cuerpo todo de la mujer amada. Su coño echaba fuego. Y así se lo dije.

Claro, mi amor, porque estoy loca por tí y mi único deseo es que me entres, que me entres hasta lo más profundo de mis entrañas. Sólo me siento mujer contigo, por tí, para tí, Ju ancho mío, que has entrado en mi vida y has hecho que me sienta más mujer.

Tu coño es precioso, Amparo.

¿Te gusta?, ¿te gusta mucho?.

El que más me gusta del mundo. Estoy deseando comérmelo.

Si,vida mía, yo estoy deseando que me lo hagas. Y yo comerme tu…..tu cosa.

¿Te da vergüenza decir el nombre?.

Un poco, pero por tí…..lo que sea. Estoy deseando comerme tu polla, mi amor.

Como sigamos diciéndonos estas cosas tan cariñosas, vamos a acabar metiéndonos en la cama. Y yo quiero esperar hasta que tu te sientas dispuesta.

Lo estoy, amor mío, estoy dispuesta para que nos lo hagamos ahora mismo, pero me enamora más de tí el que seas capaz de esperar. Sólo unos dias, amor mío, que yo estoy loca perdida por tí. Ya tendrás ocasión de comprobarlo.

Vamos a vestirnos, porque cómo sigamos así…….Mira, tu necesitas distraerte y luego nos vamos a ir al cine. Si, si, ya sé que te parece………que te parece que está mal, pero necesitas volver a la rutina diaria y a cambiar la expresión de tus ojos.

Lo que tu digas, amor mío. Si quieres que vayamos la cine cogidos del brazo como ……como lo que somos, dos novios….. pues……haremos lo que tu quieras.

Estupendo. Yo me voy a casa, me ducho y cambio de ropa. Y vengo a por tí a las nueve. En casa deben estar preocupados. Te recojo, cenamos unos bocadillos y al cine. Luego te dejo en el portal y cada uno a su cama. ¿De acuerdo, cariñín?

Me abrazó y besó con ansia. Las lenguas se unieron con ansia, deseando comerse la una a la otra.

Gracias, cariño. Eres muy bueno. Cada minuto que pasa te quiero más.

Nuestra relación, nuestro noviazgo se mantuvo estable y afianzándose durante las dos semanas siguientes. Un sábado-noche fui a buscarla para ir al cine, como hacíamos todos los sábados. Amparo me esperaba en bata. Cuando cerré la puerta se la quitó y quedó ante mí sólo con una combinación muy corta, tres dedos por debajo de las bragas. Sus muslos eran gruesos, espléndidos, de los que enamoran perdidamente. No pude resistir la tentación y la abracé y, buscando la humedad de su boca, hice que cayera al suelo su combinación. ¡Madre mía!….¡Estaba desnuda, sin sosten y sin bragas!. Su coño era una selva de pelos ensortijados que me encendían la sangre. Me quedé sin aliento, apenas podía respirar y mucho menos hablar. Haciendo un esfuerzo logré decir:

Amparo, amor mío, no me hagas esto, no lo puedo resistir.

Yo tampoco, cariño de mi vida, yo tampoco quiero esperar más, quiero ser tu mujer.

Desabrochándome el cinturón, me bajó pantalones y calzoncillos. Su boca, ansiosa de mí, de nuestro amor, buscó mi polla y comenzó a lamerla. Jamás pensé que aquello pudiera hacer sentir tantas cosas. Las piernas me temblaban cuando me desembaracé del pantalón y los calzoncillos. Amparo, con infinita suavidad, despacio, recreándose en ello, fue metiendo mi polla en su boca. La pedí que nos fuésemos a la cama, que se me doblaban las piernas. Fuimos hacia su dormitorio. Lo hicimos muy despacio porque Amparo, la locura de mi vida, no se sacó la polla de la boca. Agachada , sin dejar de mover en círculos la boca, llegamos a la cama, yo me di la vuelta y me dispuse a comerla el coño, algo de lo que tanto hablaban los mayores del barrio y que yo nunca había probado. Cuando sentí que mi boca se llenaba de rizos, de los rizos del adorable coño de Amparo, la mujer que me enamoraba, creí que ya había logrado lo que en sueños había intuido.

Juancho, te quiero, amor de mi vida, te quiero muchísimo.

No pude contestar, tenía la lengua ocupada en lamer su adorable coño, tomando entre mis labios los de su coño, que succioné con infinito cariño. Debió sentirlo profundamente porque sacándose la polla de la boca, me dijo con voz ronca:

Te quiero, ¡ay como te quiero, vida mía!.

Siguió chupándome con ansía metiéndose toda la polla en la boca, chupando y lamiendo incansable. Yo, habiendo sentido que succionando con mis labios los de su coño se volvía loca de gusto, seguí gozando del más fabuloso sesenta y nueve. ¡Cómo me gustaba chupar y lamer su coño!, ¡qué delicía, cuánto gusto me daba sentir sus chupetones mientras mi lengua se metía en su coño. Gritó levemente y separándose dijo con voz entrecortada:

¡Me corro, mi vida, me corro, nunca he sentido tanto gusto!. ¡Te quiero, Ju ancho mío!.

¿Por qué te has quitado?. Yo quería sentir tu leche en mi boca.

Ha sido por si te desagradaba. Otro día. Ahora te vas a meter dentro de mí.

Dándose la vuelta, me cabalgó y, de un sólo empujón, se metió toda la polla en su abrasador coño. ¡Cómo quemaba ese coño!, ¡cómo destiliba jugos, leche de hembra cachonda, enamorada, que me volvía loco metiendo y medio sacando mi polla de sus entrañas!. ¡Qué coño tan suave, cómo me envolvía la polla en un abrazo ardiente, apretado y lleno de jugos que me llegaban al vientre y me empapaban el vello!.
¡Qué maravilla de mujer, cuánto la quería, qué enamorado me tenía!. Mi amadísima Amparo inició un jadeo más fuerte. Sentí que ahogaba los gritos que pugnaban por salir de su garganta, que habrían escandalizado a las vecinas de la casa. Creí necesario advertirla:

No grites, vida mía, que yo tembién me estoy muriendo de gusto.

¡Es que me matas, Ju ancho, me matas de gusto, nunca he sentido este gustazo!. ¡Me he corrido cuatro veces, amor de mi vida y me voy a volver a correr!. ¡Te quiero, te quiero…..!. ¡Ay, aaaaayyyyy, me corro otra vez, aaaaayyyyyyyy!.

¡Yo también me corro, mi vida, te quiero!….¡Aaaaahhhhh, me viene, qué gustazo!. ¡Toma, toma mi leche, tomaaaaa!.

¡Sí, vida mía, dámela, es mía, de tu Amparo, de tu novia, dáme tu leche!.

¡Toma, mujer mía, mujer de mi vida, me corro, te quiero!.

¡Marido, esposo de mi alma, me vuelvo a correr……..dos veces….. dos veces seguidas …… me vas a embarazar……marido mío, marido de mi alma!.

Sí, esposa mía, sí…….me corro, quédate embarazada, ¿me corro, aaayyyy.

Una niña, una niña, Ju ancho, mi amor, una niña.

¡Ah!, ¡ya , ya, qué gustazo, cuánto te quiero!.

Me descabalgó y permanecimos abrazados, besándonos y lamiendo nuestras lenguas un largo rato. Fuimos al baño y nos duchamos, saboreando el inmenso placer de enjabonarnos mutuamente. Al volver a la cama, Amparo cambió la sabana , que estaba muy empapada. Nos besamos de nuevo. Amparo, separándose un poco, me miró largamente a los ojos y, acariciando con infinita suavidad mi polla, me preguntó:

Todo lo que me has dicho, amor mío, ¿ha sido por apasionamiento o lo sentías realmente?. Me gustaría que, por encima de cualquier consideración, fueses muy muy sincero. ¿De verdad quieres que tengamos un hijo?.

Tu has dicho una niña, cariño, una niña. Aunque estaba muriéndome de gusto contigo, amor mío, mujer de mi vida, he oído perfectamente que decías una niña.

Ju ancho, no confundas el juego amoroso con la realidad de los sentimientos …….permanentes. ¿Me consideras tu mujer, tu esposa?

Sí, amor mío, sin papeles, sin bendiciones, sin …..nada de lo acostumbrado, yo te consi- dero mi esposa, mi mujer queridísima, la que quiero que esté conmigo toda la vida, ¿sa…

Me interrumpió con un beso húmedo, lleno de pasión, de profundo amor.

Yo me siento tu esposa y quiero darte un hijo, una hija, marido mío.¿De verdad quieres dejarme embarazada, mi vida?.

Sí, si quiero, amor mío. Y ojalá sea pronto.

Rió con ganas y dijo:

Si existe una relación entre la cantidad de leche recibida en el coño y la maternidad, te puedo asegurar, vida mía, que ya me has embarazado.

Ojalá sea así.

Puede que ocurra así. Nunca he sentido con con tanta fuerza el amor de un hombre. Te quiero y estoy deseando hacerte papá. Piénsalo bien, amor mío, que una vez que se pone en marcha ya no se puede parar. ¿Estás seguro, pero seguro, seguro?.

Yo tan caliente y mi Suegra tan Culona

abril 24th, 2013

Hace tiempo que conocí a mi suegra, casi al mes de andar con la que es ahora mi mujer, recuerdo que ella iba llegando en su carro y yo llegaba a recojer a mi novia, mi sorpresa fué cuando bajó una mujer como de unos 50 años, chaparrita y muy caderona con unos jeans pegados y una blusa pegada, comenzó a bajar unas bolsas del súper así que de inmediato me presenté, y ya saben empecé a ganar puntos y le ayudé a meter las bolsas; desde ese día supe que ese culo sería mio algún día…
Pasó el tiempo y yo iba muy seguido a casa de mi novia, y gozaba cada momento ahí viendo ese gran culo de mi suegra pero hasta ahí quedaba yo comencé a verlo sin malicia hasta que un día en el que estaábamos en la cocina platicando, al agacharse mi suegra al cajón de el refrigerador se asomo una tanga que era más que diminuta, era un hilo dental negro que de verdad era delgadititititito así que subió sus puntos y comencé a verla con más lujuria cada día.

Con el tiempo, la convivencia y el amor a mi actual mujer dejé de ver a mi suegra tan lujuriosamente pero no del todo aprovechaba cada descuido para ver si se le asomaba la tanga nuevamente; pudiendo ver en varias ocasiones varios descuidos en su mayoría hilos y tangas de encaje, pues a ella le gusta vestir muy sexy y juvenil a su edad, así que comencé a buscar la manera de poder oler una pero era muy dificil ya que siempre había gente en su casa y era prácticamente imposible; para no hacer esto muy largo un día llegó el día en el que después de la boda nos iríamos por fín a nuestra casa recien adquirida, así que me ofrecí para ayudar a mi ahora esposa a empacar cosas, ya estando en plena mudanza comencé a llevar unas cajas a la habitación de mis suegros y de pronto cual fué mi sorpresa, era casí como ver oro puro, ví un cajón con muchas muchas tanguitas, muchas que de inmediato reconocí, pero oh oh todas limpias, me hubiera encantado una usada pero no… pues tenía la costumbre de lavarlas al bañarse, y esto lo sé por lo que contaré a continuación.

Resulta que los problemas con mi suegro comenzaron a ponerse pesados, pués el es el clásico hombre de familia que no le gusta trabajar y el dinero comenzaba a escasear, ya saben con esto todos los problemas que vinieron perdida de la casa, pérdida de todo entre ello mi suegra, la cual después de un pleito nos pidió quedarse unos días en nuestra casa, de inmediato dije que sí pués era el momento para tener la oportunidad de cogermela, así que de inmediato me ofrecí para ir a recojerla, todo el camino traje la verga parada e imaginaba como la encontraría vestida y qué le diría para isinuarme mi cabeza daba vueltas y vueltas, al fín llegué por ella y al verla sentí esa sensación de cuando te baja a presión pués traía una falda a la rodilla de tela muy ligera color blanca, unas zapatillas doradas y una blusita blanca un poco escotada, de imediato me bajé para abrirle la puerta y no perdía vista de un pequeño descuido pero nada yo estaba a reventar con sólo sentirla cerca sentí que me venía, mi nuca estaba fría le pregunte si quería un cafe o ir a la casa, (yo esperaba que dijera que a la casa) y así fué me dijo entre lagrimas no mejor vamonos a la casa, ya estaba hecho todo empecé con la terapia, ya saben a hablarle bonito, decirle que valía mucho que no merecía un hombre así que no era justo, en fín una sarta de pendejadas que los hombres decimos para chingarnos a otro y bajarle a la vieja jaja así que ella se explayó y decía todo, de pronto me dijo es que el ya ni me toca desde hace años, inmediatamente mi foco prendió al rojo y dije este arroz ya se coció; triste, desilusionada y necesitada de un buen pedazo de carne que le baje el antojo.

el día transcurrió pero nada de nada, por más que mandaba mis señales ya saben, empecé a hablarle de tu y decirle ya saben las clásicas “eres hermosa no te mereces eso”, “debes gozar la vida” “sólo se vive una vez aprovecha lo que se te presente” “no te quedes con el antojo de nada” pero ella nadamás no soltaba prenda, me acercaba y ella sólo seguía hablando, entocnes empecé a confundirme dije en mis adentros jaja “ah cabrón esta pendeja no está agarrando el pedo o se me anda haciendo pendeja” total que ya como a las 5 horas me dió un poco de hueva y me fuí a hacer la reglamentaria chaqueta al baño…

Al poco rato vovlví a prenderme y al llegar a la sala lo primero que veo es un culo sentado de lado en el sillon sin las zapatillas , como lo oyen mi suegra estaba ahí con un “descuido” su falda levantada y dejaba ver una tanga amarilla diminuta entonces me puse bien tieso de nuevo y me senté a hacerme pendejo para seguir viendo ella se movía y no sé si se hacia pendeja o de verdad no se daba cuenta que traía una nalga afuera, entonces empecé a ver que era medio calienta huevos y tenía unas nalgas deliciosas super aguadas y celulíticas así que retomé fuerzas y mi plan; de pronto se paró al baño y aproveché para tomar una zapatilla y olerla (me encanta eso) mi pene empezó a sacar líquido seminal como loco, de pronto ví que tenía una taza de café así que me saque la verga y le pasé la verga por todos lados embarrándola, al regresar me dijo uy y ni ropa me traje, yo de inmediato le dije no te preocupes ahorita compramos algo (superman al rescate, como chingados no) me dijo que no que no me haría gastar ya saben el clásico “no suegrita, todo para que se sienta cómoda” así que le dije que iba rápido al cajero y regresaba por ella; pero ni madre no iba al cajero me fuí a comprar ropita pues no me iba aarriesgar a que se omprara unos calzonzotes de abuela por estar ahí, al contrario la quería sexy y cómoda jaja así que entré a un mall y le escogí la ropa más chiquita que encontré al pagar me dije “¿oye pendejo con qué crees que va a dormir?” ya me imaginaba a mi vieja dándole un pants y no ni madre yo la quería ahí sexy y muy puta, así que me valió madre gastar lo que fuera, regresé y compré un camisón de esos brillositos y flojitos blanco con florecitas rosas un poco cortito, no mamen ya me hacía yo oliendo esos calzoncitos con una mano en la verga o mejor aún quitándoselos con los dientes y viéndola pasearse en camisoncito uff anduve bien tieso todo ese tiempo entonces regresé a la casa en chinga fantaseando que me modelaría o alguna mamada así pero ya saben que regularmente la fantasía de los pinches calientes como yo, difiere mucho de la realidad jajaja.

Total que llegué a la casa en chinga y le dije que me disculpara que la veía muy decaída así que mejor la dejé descansar y que le había comprado un poco de ropa y productos de aseo, que esperaba no le incomodara; ella al contrario, me dijo que era muy lindo así que abrió al bolsa y miró dentro sin hacer comentario alguno, transcurrió el resto del día normal y nada de nada, ella se apendejó en la tele y yo en jalármela todo el día jaja.

Empecé a cuestionarme que chingados había hecho mal por que esta peneja no se aventaba a mis brazos pidiendo una buen a pitiza jaja dieron las 8 y llegó mi vieja todo el plan estaba frustrado ya no tocaría siquiera esas nalgas pero bueno al menos me consolaba que la vería vestir ese pequeño camisón, así que cenamos y ella comentó que yo era “tan lindo” y yo por dentro decía (lindo es mi pene en tu boca perra); platicamos un ratito y nos fuimos a dormir, esa noche la pasé pensando en como se vería con el camisón o con las tanguitas y de pronto un rayo cayó del cielo iluminando toda mi lujuria, dije ahuevo. por que no cogérsela dormida….

La noche comenzó a pasar y mi vieja ya dormida con cualquier movimiento que yo hacía se despertaba y dije no mames ahora si de verdad estoy jodido… y se me ocurrió darles unas pastillas para dormir así las dos dormirían sin problema alguno y mi verga entraría de igual manera en todos sus orificios jajaja Obvio esa noche era imposible todo, en primera por que no tenía pastillas para eso y en segunda por que no las iba a levantar para cenar así que esperé al otro día fantaseando toda esa noche con lo que haría, mi lujuriosa cabeza empezó a trabajar y pensé en meterle la verga a una por el culo y luego regresar a metérsela en la boca a otra y viceversa, pensé en meterles cosas por el culo en chupar los pies de mi suegra, uy en fin todo depravación esa noche hasta que quedé dormido.

Al día siguiente dejé a mi esposa en su trabajo y regresé a duchárme a la casa, me asomé discretamente al cuarto en el que mi Suegra dormía y todo era normal sólo tenía una pierna destapada hasta la rodilla pero bueno con eso yo ya estaba bien listo para una chaqueta jaja, me duché y se me ocurrió tomarme el día en el trabajo, empecé a idear que si mi suegra estaba dormida podía vestirla como sea o hacerle lo que fuera así que primero fuí a comprar unas medias blancas y una minifalda de cuadritos, todo un atuendo de putita para ponerselo y poder metérsela a mi gusto, pasé con mi doctor para decirle que no podía dormir que si me mandaba unas pastillas para dormir que no importaba que me conbrará más por la consulta, guiñandole el ojo, él de inmediato comprendió el mensaje y me dijo “ah claro ya se lo que necesitas”, le pedí que me diera las más fuertes… Ya tenía la ropa, la pastilla, a mi suegra en casa ahora sólo esperaría a la cena para ponérles la pastilla y cumplir mi fantasía, ahora la cuestión era cómo dárselas empecé a pensar que tal vez mi suegra tenía alguna parecida en su pastillero y la podía cambiar, pero al fijarme no habá nada parecido así que se me ocurrió que podía triturarla y ponérselas en algun platillo, se me ocurrió un pan, así que le marqué a mi esposa para ver cual se le antojaba y a mi suegra igual le pregunté, compré el pan y llegué a la casa a moler las pastillas y a ponérselas a los panes. total que para cuando llegó mi esposa yo ya estaba listo con su pan preparado y su leche jejejeje

Todo muy normal ellas cenaban y yo me hacía el cansado en la recámara mientras buscaba los calzoncitos sucios de mi suegra o ver cuales traía puestos… pero oh decepción pues me di cuenta que los había lavado al bañarse, ni hablar al rato tendría mi premio… al regresar, las dos boztesaban sin parar así que les sugerí irnos a dormir por que ya era tarde, jaja ellas de inmediato dijeron que sí mi esposa nos dió las buenas noches y en cuestión de 5 minutos estaba acosatda roncando; mi suegra acomodaba cosas en el cuarto y yo yá la quería BIEN DORMIDA así que le dije que si no quería una pastilla naturista para relajarse por que la veía muy acelerada ( jaja si como no), me dijo que no, pero le dije que se la tomará y que al otro día me decía si le había funcionado total que se la di sin problema y se la tomo… me fuí al baño y al regresar ella ya estaba con todo apagado tapada y dormida, esperé como 30 minutos más mientras sacaba todo lo que había comprado, así esperaría a que hicieran bien efecto las pastillas, me acosté un rato más para estar bien seguro que no despertarían, primero le puse una mano a mi esposa en el ojo, y ella ni en cuenta prendí y apagué la luz y nada ella estaba ida, si ella estaba así con una mi suegra andaba pero en la luna así que me salí de la cama en silencio y caminé léntamente a la habitación en la que mi suegra dormía empecé a meter mi mano léntamente por las cobijas y temía por tocarla pués que tal si de pronto despertaba o que se yo, pero después de el primer contacto de mi mano con su muslo ya no había miedo ni pena empecé a sobarme la verga y la voltearla léntamente pués yo quería su culo, me costó un poco pués lo hice lo más lento que pude para evitar que se diera cuenta, metí mi cabeza bajo las cobijas y empecé a chupar sus piernas hasta bajar a sus pies y chuparlos como un enfermo jaja, me animé por fin a llegar a sus nalgas le puse un dedo entre ellas y lo olí fue el mejor aroma que he olido de un culo hasta ahora, jalé su tanga a un lado y con una mano abrí más esas nalgas y metí mi lengua, de pronto recordé que mi mujer estaba dormida también así que se me ocurrió regresar con ella meterle la verga en la boca y ya que se la dejara babeada, regresar a meterla al culo de mi suegra, pero antes, la vestí como putita, como pude le metí las medias, medió le puse la faldita y zapatillas y le dejé la tanga de las que le había comprado a medios muslos con el culito parado esperándome, fui a lubricar mi pene en la boca de mi mujer y regresé lo metí poco a poco hasta que estuvo adentro entre esas nalgas que eran mi perdición, de verdad que tan sólo de recordarlo ahora me excito, acabé como rayo dentro de su culo me levanté y me pusé a pensar en lo que había hecho, increíblemente como en 3 minutos yo ya quería metérselo de nuevo pero primero fui y se lo metí a mi mujer por el culo como 5 minutos, después regresé con mi otra putita (mi suegra) y le metí los dedos por todos lados me dí cuenta que estaba depilada así que me comí su vagina como 10 minutos mientras mis dedos jugaban en su culo, me la cogí así como 5 horas por todos lados acabé en su culo, en su vagina, en su boca, en sus pies, la vestí la desvestí le hice todo hasta que me cansé, cuando ya estaba cansado tomé una toallita húmeda y le limpié el culo pero el semen no dejaba de escurrir, me preocupé pués que tal si se daba cuenta así que fuí por una jeringa y se la metí por el ano para poder extraer todo mi semen de su culo cuando ya no escurría le puse su camisón nuevamente y me fuí a dormir,, me dormí como en 1 minuto con una enorme satisfacción; al día siguiente todo amaneció normal, otro día en el que fuí a dejar a mi mujer a su trabajo regresé y mi suegra seguía dormida, y no me esperé a que despertara pero si me masturbe como dos veces viéndola desde la puerta, al hablarle en la tarde le pregunté que cómo había dormido y me agradeció por la pastilla me dijo que si le daba otra jajaja, y le dije que yo encantado. ahora mi plan era acostarla junto a mi mujer y ponerles la cara de una en el culo de otra, pero ya no pude por que al otro día mi suegro fué a pedirle que la disculpara y se regresara, pero un día de estos será estoy seguro.

espero les haya gustado pueden escribirme a dinocavalli@outlook.com

Fútbol

abril 23rd, 2013

Yo tuve una vez un novio con el que mantenía una relación muy especial. Nuestra relación se basaba en salir, divertirnos y follar cuanto más mejor.

Una vez saliendo del trabajo llegué a casa y allí estaba él, viendo el fútbol como siempre, delante del televisor sentado en el sofá. Yo me cambié la ropa tranquilamente y me senté a su lado a hablar del día. Me besó y empezamos a tocarnos. A mi me gustaba que me apretase los pezones con fuerza, haciéndome daño, y él disfrutaba haciéndolo. Me bajé para hacerle una mamada mientras él seguía mirando el fútbol, yo le lamía su miembro. Mi lengua deslizándose poco a poco arriba y abajo, mordisqueando suavemente la punta, sin llegar a doler, pero solo lo justo, un dolor controlado, de placer. A él le gustaba aguantarme la cabeza para que no la levantara, sumisa, haciendo entrar todo su miembro en mi boca. Yo lo miraba, él miraba el fútbol y yo seguía chupando, succionando como un helado de vainilla. De repente y con un violento movimiento me coge y me tira encima del sofá, encima de él, que seguía sentado. Acomoda mi culo en sus piernas y me dice que he sido muy mala porque no le dejo ver la televisión tranquilamente. De golpe empieza a pegarme violentamente en el culo a lo que yo exclamo de dolor y le pregunto qué está haciendo, que no me pegue. El no escucha, dice que calle que seguirá azotando hasta que se canse. Me muerdo los labios, pero noto que me estoy excitando, poco a poco noto mi sexo húmedo, duro, pienso que me gusta que me pegue… abro un poco mis piernas y él lo nota y sigue azotando en todas las nalgas cada vez con más fuerza y más rápido. Duele pero el dolor es placentero, cada vez estoy más mojada. Me pide que me toque el clítoris con mi mano mientras sigue pegándome. Yo le obedezco y empiezo a masturbarme sabiendo que no tardaría nada en correrme porque aquello me había excitado muchísimo. Abro más mis piernas encima de él y aprovecha para introducir sus dedos en mi abertura, dejando de azotarme por un momento, mientras yo sigo masturbándome encima de él. De repente se levanta y me deja de rodillas en el suelo inclinada en el sofá, dice que siga, que abra mis piernas que quiere ver como me corro mientras él sigue azotando. Obedezco. Y sigue y disfruto el dolor es grande pero el placer es sublime. Exploto de golpe dejando ir agua a través de mi vagina abierta, estimulada por el dolor de las nalgas, convulsionando, mientras él da el último manotazo de gracia.

Se sienta en el sofá de nuevo y sigue con el fútbol….

L’amour

abril 23rd, 2013

“…la boca guardará callada,

el sabor de las bocas que ha besado”

Cuentas con una opinión genuina sobre temas de política del país que te da esa nacionalidad. Al menos te alcanza para ir más allá del espectro de lo que informan los mass media. Si, sabes hablar y preguntar e informarte y elucubrar bastante bien.

De pie, esperas, mientras que esta llegando el momento donde se declarará una decisión que todo el país ha estado esperando desde hace ya varios meses ; no puedes dejar de sentir un flagelo de melancolía.

Tienes a un hombre detrás de ti, de un apellido japonés que significa montaña. Sentado en un sofá desgastado, con la camisa abierta y con su boca besando suavemente tus muslos. Entre beso y beso pronuncia frases que apenas si alcanzas a distinguir, ya que estás más concentrada en la funesta noticia de que el partido del cual fuera militante tu padre había vuelto a ganar la presidencia del país.

No lo crees, no lo creen millones.

Llevas una mano a tu boca, en franco ademán de incredulidad. El hombre continúa con parte de su rostro entre tus muslos y hace que te levantes más la falda, hasta que quede totalmente arremangada en tu cintura. Tus dos manos fueron a cubrir tu pubis.

Yama no tomó en cuenta que te pintaste algunos cabellos de color dorado. Fueron pocos y pasaron desapercibidos por ese hombre que ha sido tu compañía desde hace dos semanas. Claro que tomas en cuenta que no te ha dicho nada al respecto y no lo hará. Eres mujer y como a muchas, les gusta oír que se ven bellas y que cualquier cambio en su aspecto les va bien.

La Torre Eiffel a menos de un kilometro, con un idioma que es complicado para ti, debes de pronunciar esas palabras que te han hecho memorizar, mientras que Yama ha terminado por quitarte la ropa interior y ha comenzado a pasar sus labios por tu Monte de Venus.

Je sais pas ce que c’est.
Non je veux pas discuter.
Peut etre c’est l’amour.

Sueltas un gemido. Tus piernas perdieron vigor, ya no están totalmente tiesas. Para seguir al tanto de la noticia que acaba de sacudir no solo a ese país de mundos subyacentes donde naciste, sino a varias naciones de todo el planeta, dices a tu amante que vuelva a besar debajo de tu cintura pero por atrás. Y hace caso.

En camino al éxtasis que las caricias y besos que Yama te esta produciendo, una remembranza de un ex novio se pasea por tu memoria. La lluvia, el amanecer gris, el olor a cigarro y sobre todo la retorica política es la que te hace creer que él debe de estar conmocionado igual que tú y te preguntas que debe estar haciendo en ese momento.

Arqueando el cuerpo, ya no puedes evitar que quien te despojado de ya casi todas tus prendas, empiece la penetración. Te lleva a la pared más cercana. Las manos de ambos están recargadas: las de él sobre tú cintura, las tuyas sobre la pared que posee cuadros de diversas actrices europeas.

Je sais pas ce que c’est.
Non je veux pas discuter.
Peut etre c’est l’amour.

La penetración termina. Tú cuello escurre sudor y el flagelo de melancolía sigue asiendo estragos dentro tuyo. Dices en voz muy baja :

I love you, tu me manques.

Perversiones con Anaís

abril 23rd, 2013

La red es un pañuelo. Me vuelvo a encontrar en el inframundo virtual con Hetaira. Ya no es Hetaira, ahora es Anaís. Yo tampoco soy yo. La gente cambia. Los prófugos se mudan a cada rato de nombres y de lugares. Nuestras mentes perversas viven en la clandestinidad. Nunca está demás escaparse, aún de un lugar anónimo como internet.
Finalmente nos vamos a concer en persona. La cito donde empiezan o terminan los bosques de Palermo, en la calesita abandonada de Pampa, llegando a Figueroa Alcorta. La veo venir. Viene con calzas y una pollerita deportiva cubriéndole el culo. ¿Habrá hecho lo que le pedí?¿Habrá considerado que valía la pena arruinar unas calzas haciéndole agujeros solo por mí? Nos abrazamos como dos viejos amigos que se reúnen después de una eternidad de no haberse conocido nunca. Un beso en la mejilla está bien. La invito a caminar, a relevar el terreno. Vamos en silencio, no hace falta hablar. Me toma de la mano y me gusta. Somos dos noviecitos degenerados. El tiempo está asqueroso, nublado, negro, en cualquier momento se larga. Pero está bien, el parque está casi desierto. Cada tanto pasa algún maniático de la vida sana que no abandona su rutina ni aunque caigan macetas del cielo. Nos sentamos bajo un árbol. El pasto está húmedo. Nos besamos calientes, recalientes. Nos conocemos de toda la vida. Ella separa las piernas. Su concha rosada aparece por la ventana de las calzas negras. Hermosa. Está tan caliente y yo tengo las manos frías. Se estremece. De a poco se me van calentando los dedos en el caldo de su agujero. Respiramos fuerte, entrecortado, mientras nos comemos las lenguas. Ella ya está frotando mi verga dentro del pantalón. Me baja el cierre y la saca. Cada tanto relojeamos a ver si viene alguien. Cada tanto viene alguien y no nos importa. Le digo que se siente arriba mío. Entro por primera vez a su concha. Me recibe con calor de hogar. Es como volver a casa. Nos quedamos quietos. Pasa gente y no sospecha nada. La pollerita resguarda la argolla de mi amada de las miradas indiscretas. Anaís aprieta sus músculos vaginales. Los domina perfectamente. Aprieta y afloja succionando mi verga con su concha. Chorreamos. No quiero acabar. Le doy unos golpecitos en el culito y le digo: Vamos. Se desencanta pero confía en mí. Seguimos de la mano. Buscando algún buen escondite para garcharnos como Dios manda. Un pibe que pide plata se acerca por unas monedas. Te doy diez pesos si le mostrás la pija a mi hermana. Anaís arquea las cejas con una sonrisa leve. Le gusta ser mi hermana, es más perverso. El pibe se ríe, es tímido. En serio te digo. Mi mamá no la deja tocar pijas y yo la quiero ayudar pobrecita. Acepta. Lo llevamos contra un árbol. Nuestros cuerpos frente a él hacen de carpa. Anaís lo entusiasma: Dale, no tengas miedo que nadie te ve. Yo le levanto la remera y le desnudo una teta. Saco con mis dedos los pezones escondidos de mi hembra. El pibe sigue indeciso, se ríe vergonzoso. Anaís le palpa el bultito. Yo le amaso la teta. Chupásela. El pibe se prende. Le bajo el pantalón y aparece una pija de nene. Parece de catorce años pero seguro que es más chico, apenas tiene sus primeros pelitos. Está dura y babosa. Anaís lo masturba con amor de madre. Dame la lechita mi amorcito. Dale la lechita a mami. El pibe está a mil, los ojos se le abren, la panza se le tensa. La leche se le escapa entre los dedos a Anaís. Le doy los diez pesos. Seguimos de la mano. Se larga una tormenta de la puta que lo parió. Corremos de la mano como esos pelotudos de las películas romanticonas. Nos cagamos de la risa. Buscamos refugio, no hay. De pronto me doy cuenta que la gente desapareció. Nadie a cientos de metros a la redonda. Me quedo en pelotas totalmente. Anaís también. No hay nadie. Se prende de mi verga como un ternero mamón. Nos tiramos al piso. Los pastos mojados se nos pegan al cuerpo. Le chupo la concha, hambriento. Suenan truenos. Si nos parte un rayo en este instante, por mí está bien. Me la cojo furioso. Me pide que le haga el orto. Se lo hago. El ojete de Anaís tiene mil batallas, se abre como una flor, me deja entrar enseguida. Es divino. Se lo cojo. Aguanta todo. Se lo lleno de leche. Mi puta hermosa y degenerada.

Mi primera vez y mi hermanito

abril 23rd, 2013

Hola me llamo Alejandra vivo en boca del rio Veracruz aunque naci en mexico d.f. Tengo 22 añitos quiero compartirles lo que me sucedió hace 3 años cuando tenia 19.

Les dejo mi correo alejandrita_korazonxito@hotmail.com asi podremos charlar y compartir experiencias.

Mi familia consta de mi mama mi hermano y yo, mi papa si se le puede llamar así nos abandono cuando éramos mas chicos, mi mama trabaja en un hotel y por consecuente mi hermano y yo tenemos que quedarnos en la casa yo al ser la mayor tengo que encargarme de la casa para no cargarle la mano a mi mama. Mi hermano que es menor que yo por 3 años tenia 16 años en ese tiempo e iba entrando en la preparatoria. Yo en cambio ya estudiaba la universidad y andaba de novia de angel quien iba en mi salón, con angel las cosas comenzaron bien pero terminaron mal pues el quería salir todo el tiempo conmigo pero por las labores de la casa y el cuidado de mi hermano me era imposible asi que terminamos, fue algo muy doloroso pero lo supere anduve muy depre durante mucho tiempo y para mi fortuna las vacaciones de invierno llegaron asi no tendría que verle por lo menos 15 dias, pero mi mama en cambio tenia que trabajar 12 o hasta mas horas pues es cuando mas gente llega y puede cubrir horas extras, asi que tenia que estar todo el dia en la casa afortunadamente aunque mi compu es algo viejita tenemos internet y pues asi podía pasar el rato o escuchando música etc.

Mi hermano se levantaba muy tarde y casi no me ayudaba con los queaseres de la casa por lo general tenia yo que despertarlo y una mañana fui entre a su cuarto muy enojada porq ya eran las 11 y seguía dormido, entre y cuando le iba hablar el estaba boca arriba y solo en bóxer pero se le notaba una erección lo que me sorprendió y me quede mirando curiosamente unos segundos volvi en mi y le grite como loca que se despertara que ya era muy tarde y que necesitaba que me ayudara con las cosas de la casa. Sali y me fui a mi cuarto la imagen me recorría la cabeza, yo ya había visto el pene de mi ex y aunq aun era virgen ya había hecho mis primeras mamadas aunq nunca deje que me tocara directamente siempre lo hizo sobre mi ropa, me quite la falda que traia y me comense a tocar haciendo a un lado mi calzon me sente sobre mi cama y me segui tocando el clítoris sentía como comensaba a mojarme poco a poco, cuando derrepente entra mi hermano gritando mi nombre pues me estaba buscando. Su reacción fue de pedir disculpa y salió rápido de mi cuarto sin duda pase del estado caliente al frio en 1 segundo.

Me puse nuevamente la falda y sali el estaba en la cocina sentado en la mesa.

Con pena me acerque y le dije: que porq había entrado a mi cuarto sin tocar

A lo que el me dijo disculpame esq te estaba buscando además siempre entras a mi cuarto en las mañanas sin tocar y solo para despertarme. Yo no tengo la culpa que tu novio te aya dejado y te desquites conmigo. Salió corriendo a su cuarto y hasta se escucho como azoto la puerta.

Me quede pensativa y regresando a la tierra me puse nerviosa pues si le contaba a mi mama vaya que me meteria en problemas, subi a su cuarto toque y entre.

Le dije, oye esta bien yo tuve algo de culpa pero el hecho de que aya terminado con mi ex no tiene nada que ver. Es solo que me asustaste y mas por lo que viste, por favor no le digas nada a mama diciendo eso vi su short el cual se le notaba un bultito.

El me contesto que no le importaba lo que hiciera en mi cuarto, que el entendía y que no diría nada.

Me acerque y lo abrace le di un beso en el cachete y le di las gracias. Le dije, eres muy lindo hermanito.

El me voltio a ver y me dijo, te digo algo pero no te burlas, a lo que yo le dije, si dime. El bajo la mirada y me dijo, es que es la primera ves que veo una vagina y nunca pensé que seria de esta manera y menos que seria la tuya. Yo al escuchar eso sonreí y le dije que estaba bien que no pasaba nada malo, que sabia que había sido un accidente, después de eso le dije, yo te eh visto en la mañana como estabas exitado con el pene parado hermanito.

El me voltio a ver y me dijo, también es el primero que vez, yo sonreí y le dije esto va quedar entre nosotros como nuestro secreto, y el asento con la cabeza, le dije que antes ya había visto el de mi ex que a demás el de el estaba dentro del bóxer que no lo había visto bien.

Y dicho esto el me dijo, y cual de los dos es mas grande.

Me sorprendió la pregunta y muy quitada de la pena le dije, mira estabien muéstramelo y te digo como agradecimiento por no decir nada, el lo saco y al verlo le dije, pues no te sientas mal el de mi ex era un poco mas grande y grueso pero el tuyo aun le falta por crecer pues eres joven.

El al escuchar eso me dijo, y tu ya lo has hecho.

Me rei y le dije, eres muy atrevido como preguntas esas cosas, pero dejame decirte que aun no lo e hecho soy virgen. La reacción no la hizo con su cara si no con su pene que salto al escucharlo. Me volvi a reir y le dije que guardara su pene pues me ponía incomoda. El hizo caso y lo metió de nuevo a su short.

Y el dia transcurrió no tan normal pues nos sonreíamos de vez en cuando y hasta nos abrazabamos, debo confesar que esa noche vaya que me masturbe un buen rato una y otra vez que hasta me levante tarde, el ya estaba despierto y mama ya se había ido, el estaba en el comedor desayunando y viendo la tele lo salude le di un beso en el cachete cosa que pocas veces hacia y asi tracurrio el dia pero notaba que varias veces el estaba con el pene exitado pues se le notaba en su short. Al siguente dia en la tarde mirábamos la tele y estábamos abrazados yo esta vestida liguera con un short de licra cubierta con una playera larga que me llegaba a las piernas notaba como me miraba las piernas cuando pensaba que no lo veía incluso se tocaba el pene para acomodárselo pues se ve que estaba muy exitado, eso no me molesto y asi estuvimos dejamos de ver la tele y nos pusimos a charlar de cosas que no vienen al caso de repente nos miramos y nos fuimos acercando hasta el grado que nos dimos un beso en los labios, el cual duro casi un minuto pues reaccione y me aleje de el, al miraro el rápido me dijo perdón no debi y corrió a su cuarto. Fui a su cuarto entre y no lo vi oi un gemido proveniente del baño me acerque oi otra vez el gemido y supe lo que estaba haciendo abri la cortina y ahí estaba con el pene en la mano masturbándose el rápidamente al verme se subió el short y me dijo, que haces aquí es mi cuarto vete, yo me acerque y lo bese nuevamente a lo que el me contesto besándome, ahí estabamos los dos en el baño de su cuarto besándonos, baje mi mano y la meti dentro de su short y tome su pene comenzando a estimularlo cosa que ya había hecho antes J con mi ex.

Y asi estuvimos hasta que separamos nuestros labios y cuando el iba decir algo tape su boca con mi mano, la quite y de di un beso de piquito, agachándome después para bajar su short y poner ante mi su pene bien erecto y con un olor a hombre (las chicas saben a lo que me refiero) le di un beso en la cabesita y lo meti en mi boca comensandolo a chupar mi hermano atino a gemir y agarro mi cabeza para no tardar y venirse en mi boca una buena cantidad de semen, el cual le mostre con la lengua y me lo trague ante su asombro me levante y fui al lavabo me heche agua en la boca para labarla, pues aunq ya había tragado semen antes siempre me ha dado un poco de asco después de q lo trago. Me volvi a acercar lo tome de la mano y lo lleve hasta su cama me quite la playera que traia y quite el brasier dejándole ver mis pequeños senos tome su mano y la diriji a ellos, los toco los masajeo con un poco de temor eh inocencia y les dio un beso para después chuparlos torpemente, comenso a usar su lengua volvi a tomar su pene que recobraba su vigor, el pasaba de un seno a otro nuestras respiraciones aumentaban su mano pasaba por toda mi espalda hasta que se animo a ir mas abajo y toco mis nalgas sobándolas y derrepente apretándolas, dejo mis senos para agacharse y bajar la licra dejándome con mi calzoncito solamente volviendo a subir para tomar nuevamente su labor con mis senos a lo que volvi a tomarle su pene y metiendo su mano dentro de mi calzoncito tomando mis nalgas ahora directamente asia lo que quería con ellas hasta que saco su mano para tocarme el vientre y me miro a los ojos con mi seno en su boca y su lengua trabajando en ella para con la mirada pedirme permiso y a la vez avisarme que bajaría a mi tesoro el cual toco después de meter su mano la cual sentí un poco temblorosa, y con su dedo sentía como iba del inicio al fin de mi rajita y eso se convirtió en su total interés pues abandono mis senos y nuevamente agachándose alejando su pene nuevamente de mi mano para bajar mi calzoncito y mirar atentamente mi vagina esta vez no era por accidente esta vez era con consentimiento, acerco su cara y dio un beso, me sente sobre la cama y abriendo mis piernas le daba un mejor panorama de mi virginal tesorito, acomodándose nuevamente acerco su rostro y me fue besando mi vientre hasta bajar a mi vagina y sacar su lengua para pasarla suavemente sobre mi rajita lo cual me erizo la piel pero yo quería sentir mas como cuando me masturbaba y con mis dedos separe mis labios vaginales para que su lengua incursionara esa zona que nos vuelve locas, y con mi otra mano toque mi clitoris indicándole donde debía trabajar lo cual comenzó hacer poco a poco, hasta comenzar a sentirme bien, ya era el el que abria mis labios y con su lengua jugaba con mi clítoris, comensando a succionar por momentos yo cerre los ojos tirándome completamente sobre la cama y viajando a un mundo de placer tome mis senos y los masajie, estaba exitada no pensaba en la situación ni mucho menos que era mi hermano, me estaba dejando llevar por algo que nunca me imagine que podría pasar pero los dados están echados y quería seguir sintiéndome mujer, le separe la cara de mi vagina y lo bese, el se acomodo subiéndose sobre mi y abrazados nos seguíamos besando con ese sabor a mi vagina, como pude tome su pene y lo jugaba con mi mano sobre mi vagina el liquido que salía tanto de su pene como de mi rajita permitían que se deslisara de rica manera pero sentía como el al pasar por mi rajita trataba de intertar meterla pero al yo tenerlo entre mis manos lo deslisaba debo decir que me encanto, hasta que lo mire y con la cabeza diciéndole un si aprobaba a que tomara mi primera vez y yo tamaria la suya, y fue ahí cuando solte su pene y el fue ahora quien lo tomo, lo coloco en la entrada y empujo pero resbalo nuevamente lo tomo y yo ayude dirijiendolo a donde debía meterlo y asi fue como lo coloco en la entrada yo flexione las piernas para dejarlo trabajar mejor y lo fue presionando sentía como la cabeza se trataba de abrir paso y eso me incomodo un poco pero no dije nada quería que continuara y asi siguió me miro cuando sentí que la cabeza ya estaba mas adentro q afuera a lo que asenti con la cabeza y este empujo logrando hacer que entrara por completo y con ello arrancándome un grito y sin duda mi virginidad, después de todo lo que habíamos hecho por fin uno de los dos hablaba y fue el para preguntarme si estaba bien, con dolor en mi vagina y su pene punsante dentro le dije que estaba bien pero que se esperara y por nada se moviera que yo lo aria pues sentía que me dolia con su mano quito la lagrima que me había sacado y besándome los labios me hiso calmarme un poco y olvidar por momento el dolor, puse mis manos sobre sus costados y con eso trate de moverlo hacia afuera poco a poco pero sentía como mi vagina también punsaba por dentro cerre los ojos con gesto de dolor en mi rostro y al hacer que lo sacara poco a poco yo trataba de hacer mis caderas hacia atrás como sumiéndolas en el colchon, para después tomarlo delas nalgas y hacer que me penetrara nuevamente a lo que regresaba mis cadera hacia el frente, le dije, muévete despacio por favor y asi comenzó hacerlo a lo que atino a decirme que se sentía genial y que sentía como lo presionaba, comenzó a moverse un poco mas a prisa y yo trataba de frenarlo con mis manos pero me era casi imposible y aunq comenzaba a sentir un cosquilleo y agradable las paredes de mi vagina el dolor aun seguía tenue pero seguía, me volvió a besar e incremetaba el ritmos hasta que no lo pude frenar y como poseído me decía esto me gusta se siente mejor de cuando me masturbo, y me pregunto, como te sientes te gusta?. Yo le dije que si que continuara que me comenzaba a sentir bien y me gustaba su vaivén ya con el placer invadiéndome comencé por pedirle que me siguiera dando, y me desconoci dicendo palabras como dame duro manito clávamela mas, que rico es sentirla hasta el fondo, ay ay ay que rico que bien ay ay continua dándome placer párteme que rico se siente hacer esto, cuando el me dijo, ya no aguanto me voy avenir, alo que le dije, sacalo. Y sacándolo me arrojo su semen en mi vientre el cual se sentía caliente y mi vagina punsante, el me beso y dejándose caer sobre la cama se recostó a lado mio abrazandome.

Los dos estábamos cansados en forma fetal frete a frente con nuestras miradas encontradas, sentía como su semen recorría mi estomago para caer sobre la cama, se acerco y me beso asi estuvimos un buen rato se acomodo y volvió a besarme no sin llevar su mano hasta mi vagina y comensar a estimularla jugaba con mi clítoris yo no tenia fuerzas, dejo de besarme y se volvió a acomodar lo voltie a ver y su pene estaba parado y apuntando a penetrarme de nuevo, le dije que no lo hiciera que ya no lo metiera de nuevo pero no me hizo caso y lo volvió a clavar pensé que me dolería pero no fue asi. Volvia a meter y a sacar su pene de manera rapida para después parar, me lo saco y me dijo, acomódate ven, a lo que le dije que a que se refería, dicendome, ponte en cuatro patas sobre la cama quiero metértelo asi, a lo que me preste y me acomode se coloco detrás de mi y lo volvió a meter, me agarro de las caderas y con ellas acompañaba el movimiento de penetrarme yo me sentía bien se sentía muy rico lo estaba disfrutando mas que antes y escuchaba como mis nalgas chocaban y producían ese sonido típico, me sentía en la gloria le pedia que me diera mas duro mas rápido, esta vez sentí que duramos mas haciéndolo hasta que me dijo nuevamente que se vendría, sentí como acelero y me apretaba las caderas mientras las hacia adelante y atrás el sonido del nuestros cuerpos chocando eras mas fuerte hasta que lo saco y me acabo donde la espalda pierde su nombre, yo caí sobre la cama boca abajo y el encima de mi me beso el cuello la espalda y me restregó su semen en la espalda con sus manos (cosa que no me simpatizo del todo). Y nos estuvimos besando hasta que sentí que ya era muy tarde.

Nos levantamos y nos metimos abañar y besándonos y tocándonos fue como el agua recorría nuestros cuerpos, me dijo que quería metérmelo nuevamente a lo que me negué diciéndole que ya era muy tarde, pero me insistió y yo como que no queriendo acepte me puse nuevamente de cuatro patas apoyando mis manos sobre el sanitario (donde se almacena el agua no se como se llama) y me lo volvió a meter hasta que nuevamente termino en mi espalda fue maravilloso pero ya era muy tarde y mama no tardaba en llegar terminamos nos cambiamos y cuando mama llego estábamos viendo el televisor como si nada hubiera pasado pero con los recuerdos bien claros en la mente.

En otra ocasión les contare más cosas que hemos vivido. Besos agréguenme y charlamos. alejandrita_korazonxito@hotmail.com

En la regadera del club

abril 22nd, 2013

Hola, tengo 32, soy entrenadora de natacion, soy bisexual con mayor tendencia a las mujeres, en mi trabajo todos saben mi tendencia, lo respetan y no les importa, de hecho, no es algo que salga a relucir.
Soy muy profesional y nunca rebaso la linea entre las personas que entreno y mi vida personal, soy bastante reservada en ese sentido.

Un dia, como cualquier otro, llego una mujer que me buscaba para tomar entrenamientos personales en la alberca, en cuanto la vi mi radar me dijo ve tras ella que tambien es gay, cabe señalar que nunca me equivoco, empece con la entrevista inicial, pedi datos, antecedentes, objetivos a lograr, etc. Resulto que ella solo tenia 24 añitos recien cumplidos, vivia con sus papas y estaba ahi para bajar porcentaje de grasa y rehabilitar un hombro. Por la edad mejor puse reversa y distancia, pero su mirada me ponia muy nerviosa… Segun mis compañeros de trabajo ella no dejaba de mirarme mientras yo caminaba al rededor de la alberca.

Parte de mi trabajo es ofrecer confianza, finalmente ponen en mis manos su cuerpo y mente para entrenar, asi que tambien me platican muchas cosas. Y un dia decidio platicarme de su ex novio, cosa que me hizo dudar de lo que mi radar me habia dicho…. Para no hacer el cuento largo el tipo resulto ser un patan que la lastimo y traumo demasiado, que llevaba 4 años sin una relacion seria por que creia que nadie la iba a querer por que no se sentia muy bonita ( la mujer es preciosa, es alta, deportista, y con una mirada que te desviste).

Por primera vez entable una amistad, los mensajes no paraban y en las noches platicabamos horas via chat, todas las conversaciones giraban al rededor de ella, yo casi nunca hablaba de mi, hasta que un dia me pregunto

- bueno y tu que, tienes novio, novia, esposo, o tienes algun chicotito?

Yo dude por un momento la respuesta, pero mejor decidi ser honesta desde el principio y a lo mejor si yo decia que me gustaban las mujeres, ella tambien me lo diria, gran fue mi sorpresa cuando me dijo

- a que bien, lo respeto pero yo para nada le hago a eso.. Yo no voy por la vida viendo mujeres

Me dejo un poco seilusionada pero asi era mejor, ademas yo si tenia pareja incluso vivia con ella, lo curioso fue que empece a sentir que me coqueteaba mas que antes, pense que era miimaginacion.

Un dia me estuvo mandando mensajes al celular empezamos con conversaciones inocentes y terminamos con insinuaciones sexuales, yo ahora si estaba confundida, pero lo tome como un juego muy entretenido. Mas tarde llego a entrenar y la note muy nerviosa y su mirada era aun mas intensa
Tengo el habito de hablar en plural mientras entreno a mis alumnos

- vamos a nadar 100 metros, ahora vamos a descansar, etc.

Asi que cuando termino el entrenamiento le dije

- listo ya terminamos ahora vamonos a la regadera…
- si, me acompañas?
- que? , bueno tu estas loca.o que te pasa?
- no me salgas con que te da miedo
- jajajaja no inicies algo que no vayas a terminar
- nunca digo las cosas a menos que no las quiera

No recuerdo como,llegue a la regadera, solo viene a mi mente ella frente a mi bajo el agua, Dios era tan sexy, parecia que se tenia perfectamente estudiada, todos sus moviemientos eran muy seductores, no resisti mas y la bese. Ella respondio, nos comiamos los labios mientras mis manos la acercaban a mi cuerpo, yo estaba muy caliente, la deseaba demasiado, comence a bajar los tirantes de su traje de baño para dejar libre su pecho con esos pezones rosados que no pude resistir sin meterlos a mi boca, lamerlos, chuparlos, mientras su respiracion se agitaba, la empuje hasta ponerla de frente y contra la pared, ahi recorri todo su cuerpo con la lengua y termine de quitarle todo el traje de baño, ella con torpeza quito el mio y juntamos nuestro cuerpo, sintiendo su piel, yo no podia dejar de besarla, cada que besaba su cuello, ella arqueaba la espalda, la voltee y puse en la pared dejandome sus nalgas todas para mi, mismas que acaricie y separe para pasar mi dedo y rozar su ano, recorri sus piernas mientras besaba su espalda y fue cuando meti mi dedo en su vagina, nompodia creer lo majada que estaba, eso me calento muchisimo, luego escuche sus gemidos reprimidos, mientras mis dedos entraban y salian, empezo a mover la cadera y levantar las nalgas invitandome a chupar su ano…, despues de lamerla la gire, quedo frente a mi y yo meti su pezon en mi boca mientras la penetraba nuevamente con mis dedos, ella subio su pierna alrededor de mi dejandome entrar muy profundo, mientras se aferraba a mi y gemia de placer, en ese momento yo pense que me iba a desmayar nunca habia estado tan caliente,podia sentir mi vagina palpitar, entonces ella me avento y puso frente a la pared y chupo mis pezones, casi me vuelvo loca, luego separo mis piernas y sin preguntar me penetro fuerte, mis piernas temblaban y me costaba mantenerme de pie, no llegamos ninguna de las dos al orgasmo, supongo el nervio de su primera vez, y mi deseo y calentura en extremo no nos lo permitio, pero nos besamos y abrazamos hasta que el agua se enfrio.

A partir de ese dia no puedo dejar de estar a su lado, pienso en ella y en los momentos de intimidad que compartimos, aunque ella aun sigue pensando que no va por la vida viendo mujeres… Y yo, me separe si no la tengo a ella no quiero a nadie….

Mi compadre y yo

abril 22nd, 2013

Primero que nada me voy a presentar tengo 34 años me llamo Pablo soy fornido, cuerpo grueso, bien peludo. Mi amor se llama S…. tenia 30 es mi compadre, es fornido también 1.85 de alto, un pija de 28*7 y no tan peludo pero me gusta igual.

Todo comenzó hace 5 años cuando yo tenia 20 siempre que iba a su casa quería yo ver pelis pornos para acostarme en slip con el y eso pasaba. Yo quería que pasaran más cosas pero lo único que podía hacer ya que estaba su mujer una gorda obesa. También sucedía cosas en la playa cuando íbamos ya que llevaba a su hijo y el quería que lo triáramos al agua y el cuando nos agachábamos aprovechaba me tocaba con los pies mi pija y yo trataba de manosear la suya.

Eso pasó por unos años hasta que tuvo que trabajar para mí haciéndome unos arreglos

en una casa mía.

Esto paso hace unos meses atrás cuando yo todavía no había cumplido 25 años.

Cundo vino a buscar las cosas para arreglar lo lleve yo en mi auto y como su mujer e hijo no entraban fuimos juntos en el transcurso ya que teníamos como 30 minutos de viaje lo fui tocando en la entrepierna para que cuando llegáramos ya estuviera con su palo al mango lo ayude a bajar la cosa y en cuanto entro a la casa me le abalance pidiéndole que me cojiera y así lo izo pero antes me pidió que se la chupara así lo hice yo. En el momento de la cojida le dije de ir al baño para que fuera mas lindo y allí empezó a bombear de a poco diciéndome que orto tan lindo tiene jamás me lo hubiera imaginado y vos que bien cojes le decía yo tiene una berga tremenda aaaa si quejate mas me decía uauauaua decía el con sus jadeos hasta que empezó a bombear con fuerza y me termino llenado mi culo lleno de su leche que cosa mas placentera esa.

Después de esto nos vestimos y volvimos a mi casa.

La otra historia es cundo me trajo las cosas que le había encargado las tenia que amurar a la pared y vino solo un día horrible le dije yo te ayudo, nos fuimos a mi casa y allí empezó todo bien al principio ya que solo nos cambiamos juntos nos quedamos en slip ambos el se puso un short de Jean y yo me saque el slip y me puse solo el pantalón. Mientras lo ayudaba siempre hacia cosas como para que se rozaran nuestros cuerpos y paquetes. Al terminar con todo ya que habíamos estado con mescla le dije “no te queres bañar y nos bañamos juntos ya que siempre quise hacerlo con vos y nunca pude” por la puta de tu mujer y el accedió pero yo te ayudo a desvestirte y a abañarte le dije así fue como empezó.

Ya en al ducha los dos totalmente en pelotas y yo ya con mi pija hecha un palo me largue a su entrepierna y se la empecé a chupar primero la pija luego las pelotas y terminando en la pija para que luego él me dijera date la vuelta que te quiero coger ese culo tan divino que tenes allí empezó a bombear para adentro de a poco y con ganas hasta que me dice no aguanto más en al ducha vamos que la seguimos en tu cuarto si la seguimos pero siempre y cuando me prometas que después nos terminamos de bañar juntos OK OK OK lo hacemos bueno dale.

Al llegar al cuarto se la volvía chupar ya que se le estaba bajando yo con mi pija siempre tiesa. Después me dice túmbate en la cama que te la voy a dar allí empezó con mas ganas y yo le decía sigue mi amor lo haces muy bien si y tu te bancas bien mi pija con su tamaño la verdad ni mi mujer se la banca por la concha si dale dame mas mas mas mas así dale si toma toma dale que viene donde lo queres dale adentro como la otra vez que fue divino y así quedé todo lleno de leche en mi ojete nos fuimos a la ducha nos seguimos tocando un rato hasta que nos salimos y yo le dije espero algún día poder ir a un telo con vos ya que hay uno donde dejan ir dos tipos juntos.

Pero eso todavía no paso espero algún día me pase.

Un Pedido En El Hotel

abril 22nd, 2013

Una chica entra en su cuarto, lentamente se siente en su cama, toma su teléfono y una carta y se pone a mandar un mensaje, la chica deja el teléfono al lado de la lámpara y se acuesta en su cama, se queda viendo un poster donde aparece una mujer y un hombre desnudos y se empieza a excitar, empieza a tocarse y se quita la blusa que tenia puesta, mas excitada se quita su pantalón y va lanzando toda su ropa hacia el suelo.

La chica ya estaba completamente desnuda y se masturbaba muy delicadamente, en eso tocan la puerta y la chica se asusta un poco, la chica mira el teléfono y actúa como que ya sabe quien toca la puerta, todavía desnuda camina hacia la puerta y la abre desde atrás quedando un poco escondida, en eso pasa un chico con una mesa rodante llena de platillos y expresa:

-¡Señora ya traje su pedido!

La chica sale de atrás de la puerta y cuando el chico la ve desnuda se disculpa y trata de salir pero la chica lo toma por el brazo haciéndolo devolver y diciéndole:

-¡Tranquilo!, no pasa nada.

La chica le pregunta qué fue lo que le trajo de comer y el chico nervioso va levantando los platillos y dice:

-Le traje lo que ordeno, una ensalada de lechuga y tomates, tres trozos de pan de ajo, un poco de mantequilla y para beber un té con bastante limón.

La chica le sonríe y le dice:

-¡Umm que rico, me trajiste la leche!

El chico nervioso le dice:

-Lo siento señora pero usted no ordeno leche así que no se la traje.

En eso la chica se le acerca y sonriendo le dice:

-¿En serio?, pero yo estoy viendo un lugar de donde puedo beber mucha.

La chica se agacha y empieza a acariciarle sus partes al chico que está muy nervioso pero se deja llevar porque le gusta.

Después de un rato la chica sube y besa al chico con mucha pasión mientras con sus manos acaricia su abdomen y sus partes, el chico que está nervioso aún se deja llevar y se excita, luego la chica que aun sigue besándolo toma la mano del chico y la lleva hasta su trasero para que éste se lo toque, el chico empieza a tocarle el trasero y la chica aprovecha para quitarle el corbatín y lanzarlo hacia el suelo también. La chica muy excitada para de besar y empieza a desabrocharle uno a uno los botones de su camisa al chico, logra quitársela y la lanza hacia el suelo, la chica empieza a acariciarle todo su abdomen y sus brazos mientras lo besa y se deja tocar el trasero, luego la chica se agacha y empieza a quitarle el cinturón del pantalón, luego pasa a quitarle el pantalón y después de acariciarle sus partes por encima de sus bóxers termina quitándoselos y metiéndose el pene en la boca.

El chico que ya está completamente desnudo empieza a gemir de placer dejándose llevar por la chica que es una sexy experta, la chica sigue haciéndole el sexo oral con mucha pasión y expresando a cada rato:

-¡Esto es inmenso!

El chico que no puede aguantar más las ganas por el gran traserote y los enormes senos de la chica la levanta, la abraza y se la lleva a la cama, ésta lo empuja dejándolo caer acostado boca arriba en la cama y vuelve a meter el pene en su boca, lamiéndolo con suaves movimientos mientras con su otra mano se lo acaricia.

El chico apoya sus manos en la cabeza de la chica que demuestra tener muchas habilidades.

Completamente excitados los dos intercambian posiciones y el chico le abre las piernas a la chica salvajemente, le acaricia sus partes dejándola gemir de placer y luego cuando ésta ya tiene sus partes mojaditas procede a introducir su pene lentamente, cuando ya está todo insertado empieza a sacarlo y meterlo con movimientos un poco mas rápidos y a la chica le encanta por lo que empieza a pedir que le dé mas y mas.

A la chica le gusta muchísimo y no puede parar de gemir por lo que el chico le dice:

-¡Grita fuerte! No hay nadie en el edificio y me excita muchísimo oírte.

Los senos de la chica se mueven con los movimientos salvajes del pene entrando y saliendo, la chica sonríe y le dice al chico:

-¡Eres muy bueno! Lo haces como todo un profesional.

El chico sonríe y confiesa:

-Es mi primera vez.

Después de un rato los dos vuelven a intercambiar posiciones quedando el chico acostado boca arriba y la chica se sienta sobre su pene dejándoselo introducir por la vagina y cabalgando intensamente mientras los dos respiran aceleradamente y se oyen gemir de placer.

En un momento el pene se sale completamente de la vagina y la chica aprovecha esto para voltearse y dejar que el chico vuelva a meterlo pero esta vez estando los dos viéndose cara a cara.

Mientras la chica sigue cabalgando y gritando muy fuerte de placer le toma las manos al chico llevándoselas hasta sus senos para que éste se los acaricie, el chico se los aprieta y se excita muchísimo al sentir la inmensidad de senos que tiene la chica.

Después de un rato la chica y el chico se inclinan los dos hacia sus caras y se besan apasionadamente mientras siguen dándose placer.

En eso el pene se vuelve a salir completo y la chica se levanta para volver a metérselo pero esta vez en su boca, sigue lamiéndolo y logra metérselo completo por unos segundos en su boca.

Después de un poco mas de sexo oral el chico se levanta de la cama, toma a la chica por la mano y le dice que se recuesta de la pared, la chica apoya sus dos manos de la pared y levanta su trasero, el chico completamente de pie toma su pene y lo introduce en la vagina de la chica, comienza a sacarlo y meterlo mientras el enorme trasero de la chica rebota y con sus manos se apoya en la cadera de la chica.

La chica nota dos argollas que estaban pegadas en la pared y los dos aprovechan para arrimarse y que la chica se apoye las manos de las argollas.

El chico sigue metiéndolo y sacándolo salvajemente mientras la chica pide más y mas y en su rostro se nota como lo disfruta.

La chica expresa:

-Para ser tu primera vez eres un genio, me llenas al máximo de placer.

La chica le pregunta qué edad tiene y el chico le responde:

-Tengo 20 y si, es mi primera vez y me encanta que es contigo.

El acto sigue mientras los dos sudan y disfrutan lo que hacen. El chico saca su pene y expresa:

-¡Llego el momento de que tomes tu lechita!

La chica se voltea se arrodilla y expresa:

-¡Esto me encanta!

El chico se masturba rápidamente y con un gran gemido suelta un chorro de semen que deja caer sobre la boca de la chica que queda muy satisfecha.

El chico sonríe y le agradece a la chica que le responde que más bien gracias a él.

El chico termina de vestirse y se para frente a la puerta con su mesa rodante diciéndole a la chica que ya se tiene que ir.

El chico le pregunta a la chica:

-Por cierto ¿Como te llamas?

La chica le da un gran beso apasionado y le responde:

-Es más gratificante si no lo sabes.

Terminando esta frase la chica le cierra la puerta y vuelve a la cama, en eso voltea a ver la mesa de noche y sonríe al ver que en ésta aun esta el corbatín.

Mi mejor amigo hetero

abril 22nd, 2013

Hola mi nombre es Andres, es mi primer relato y ocurrió hace unos años
todo comenzó cuando tenia unos 15 años al colegio llego un chico bastante lindo, era atlético alto moreno con un cuerpazo unas piernas y un trasero como jamas había habido en ese colegio .. el man lógicamente hetero era perseguido por muchas y envidiado al igual por otros …. en mi inspiraba un dese insaciable cada dia me lo imaginaba como seria tener algo con el como seria si pudiera saciar las ansias ke le tenia, un año mas tarde ya casi al graduarnos logre volverme muy buen amigo d el compartimos mucho el me contaba muchas historias y era de su total confianza hasta convertirse en mi mejor amigo .. la confianza era tal k se vestía y desvestía delante mio sin cero rollos ya luego d graduarnos me invito a una casa en tierra caliente que el y su padre tenían era cerca y accedí ir con ellos, nos kedariamos por una semana.

Luego d eso el sábado antes d volver a la ciudad salimos aun bar del pueblo a bailar y tomarnos unos tragos con un grupo d amigos al salir de la fiesta y regresar a casa el iba un tanto subido de copas y yo un poco menos, al llegar a casa su padre y sus invitados estaban durmiendo y en la habitación donde dormíamos, nos quedábamos el, su padre y dos amigos de su padre habían 4 camas, en ese momento me confeso que estaba muy excitado y que quera masturbarse …. yo en un tono irónico le dije que si quería le podía ayudar con eso, el se kedo callado y me dijo no mejor no ….. bueno luego fuimos a dormir y yo me dirigí hacia mi cama pero el en susurro me dijo no kedate con migo por k de pronto despiertas a las otras personas a mi me pareció muy normal y accedí a kedarme con el. Yo me voltee dispuesto a dormir cuando d repente el me llamo y sentí rozar al go en mi espalda, puse mi mano para ver que era y para mi sopresa era su gran pene erecto … yo le de dije k k keria hacer y me dijo silencio no hagas ruedo (pues en la cama de arriba estaba su pap ) asi k coji su enorme pene y decidido baje y me dispuse a mamarlo … era algo que por años habia querido y que no creia que por fin su pene estaba dentro de mi boca ,, paso mucho tiempo y cada vez a el aprecia gustarle mas, cogio mi cabeza y cada vez con mas fuerza empujaba mi cabeza hasta meter hasta lo mas profundo su gran verga mientras yo con mis manos apretaba su nalgas bien formadas .. la imagen era genial, mientras mamaba acariciaba todo eso k siempre quise coger besaba su huevos sus pocos vellos puvicos era delicioso el calor se sienta luego cuando su pene estaba lo suficiente mente humedo baje mis boxer y me voltee esta vez no apra dormir asi k que con sus manos cogió mi cintura y empujo con fuerza. la primera vez se sintio un dolor delirante pero al mismo tiempo un placer que lo recompenso todo y así dio dio y dio hasta que entre mis pernas sentí el húmedo caliente de su semen exhaustos kedamos dormidos hasta el otro dia.

ya luego ninguno comento nada pero en realidad creo k ha sido la mejor experiencia k he podido tener …. espero que les haya gustado mi correo es alxcastle@hotmail.com alli me pueden escribir o agregarme a facebook..

Chauu